Cule-Brón

Una foto de Gerard Piqué durante un entrenamiento del Barça / FCB

Una foto de Gerard Piqué durante un entrenamiento del Barça / FCB

Gerard Piqué, condenado a pagar 2,1 millones de euros a Hacienda

La Audiencia Nacional desestimó el recurso del central y deberá abonar impuestos atrasados de 2008, 2009 y 2010 por simular la cesión de sus derechos de imagen

Claudia Granja @c_granjafranch

10.07.2019 09:36h

1 min

Guerra perdida ante los tribunales. Gerard Piqué fue condenado a pagar 2,1 millones de euros después de que la Audiencia Nacional desestimara el recurso que el defensa azulgrana había presentado ante el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC).

Un caso que viene de largo y que finalmente da la razón a Hacienda que sostiene que el futbolista simuló ceder los derechos de imagen a su empresa, Kerad Project 2006, para pagar menos al fisco. El caso empezó en 2013, cuando la delegación de la Agencia Tributaria Tributaria de Cataluña revisó las declaraciones tributarias de los años 2008, 2009 y 2010 de Piqué. 

Una investigación que resaltó el uso de su empresa, Kerad Project, para desviar los ingresos percibidos por los derechos de imagen y pagar impuesto de sociedades, con un tipo del 30%, en lugar de tributar como persona física en el IRPF, con un gravamen del 45%.

El central azulgrana no fue el único en ser investigado. La mayoría de los grandes futbolistas españoles fueron sancionados y pagaron. Hacienda consideraba que la venta de sus derechos de imagen a sus sociedades era una simulación. Los extranjeros que habían usado sociedades en paraísos fiscales como Messi, Ronaldo, Falcao, Di María, Marcelo o Modric fueron denunciados en vía penal y la inmensa mayoría llegaron a acuerdos, pero el catalán decidió recurrir.

Condenado, pero no conforme

La investigación dictaminó que la cesión de los derechos de imagen a su empresa Kerad Project, de la que es único accionista, no se ajustaba a los beneficios reales. Piqué presentó alegaciones y abrió la vía judicial. En 2016 el TEAC falló en su contra y le condenó a pagar 1.457.855,61 euros por los impuestos atrasados en los ejercicios entre 2008 y 2010 y, además, añadía 678.012,59 euros en concepto de multas. Una cifra que ahora se mantiene tras perder el recurso presentado. 

Ahora, la única opción que le queda al futbolista es asumir la multa o recurrir esta decisión de la Audiencia Nacional y presentar un recurso de casación para elevar el caso al Tribunal Supremo.

 

Hoy destacamos