Cule-Brón

leo messi y antonella roccuzzo de vacaciones

leo messi y antonella roccuzzo de vacaciones

Leo Messi, pillado en la Costa Brava después de ser abducido por una nave alienígena

El astro argentino se tomó un descanso antes de su derrota contra el Osasuna

Christian Clarasó

17.07.2020 09:00h

3 min

¿Qué haríamos sin Leo Messi? El astro argentino ya piensa en su retirada. ¿Y si nos lo quitaran ahora mismo y para siempre? El futbolista es el mejor jugador del mundo hasta la fecha y uno de los más cotizados, conocido alrededor del mundo, incluso si hay vida extraterrestre en otro planeta. Precisamente son estos los que han maquinado un plan para llevárselo a su planeta. No, no nos hemos vuelto locos. 

Con la fusión de Qatar y Barça, Leo Messi ha grabado un anuncio para la compañía de telefonía Ooredoo. En la publicidad el astro argentino es secuestrado por un OVNI y una voz en off, en árabe dice: "Hola Messi. Venga para el Internet mas rápido en Qatar". Y al final le dicen: "Una Internet lenta te hará perder el tiempo. Disfruta nuestra Internet".

leo messi abducido por un ovni

Tras este anuncio y antes la triste derrota contra el Osasuna que hizo proclamar al Real Madrid ganador de la Liga, Messi apareció en la Costa Brava. Entre la Liga y la Champions, los jugadores no tienen tiempo para vacaciones, por este motivo aprovechan cualquier día de descanso para pasarlo junto a sus familias y hacer algún plan diferente. 

La familia al completa con el hermano del futbolista estuvieron en un lujoso yate en Portopí, en cala Llorell, cerca de Lloret de Mar. El astro argentino alquiló un yate Aicon, un barco de 27 metros de eslora, con capacidad para alojar a ocho personas en cuatro camarotes. Aunque Messi y compañía pasaron la noche en el hotel Santa Marta. El día en el yate les costó unos 6.000 euros, ya que alquilar semejante embarcación en temporada alta cuesta unos 36.000 euros. 

Leo Messi hace autocrítica tras perder el título de Liga 

Precisamente esta mini escapada le va a salir muy caro a Leo Messi y es que muchas aficionados se lo van a echar en cara tras sus declaraciones. Toda la prensa internacional se ha hecho eco de ellas. Leo Messi ha hablado alto y claro tras perderlo todo, una vez más. Sin embargo no se hace autocrítica. 

Cada vez que Messi habla tiemblan los cimientos del Camp Nou. No deja a nadie en pie. Se siente decepcionado con su equipo por perder el título de Liga. Hace una profunda reflexión y advierte que la última esperanza es ganar la Champions. 

"No esperábamos acabar de esta manera, pero marca todo lo que fue el año. Somos un equipo débil al que le ganan por intensidad y ganas. Perdimos muchos puntos donde no deberíamos haberlo hecho. Fuimos muy irregulares", reconoce.

"El Madrid hizo lo suyo. Después del parón no ha perdido ningún partido. Perdimos muchos puntos que no deberíamos haber cedido y tenemos que hacer autocrítica, empezando por los jugadores, pero también global. Somos el Barcelona y estamos obligados a ganar todos los encuentros", opina respecto a sus eternos rivales. 

"Lo dije que si seguíamos de esta manera era difícil ganar la Champions y queda claro que no nos daba ni para LaLiga. Necesitamos un poco de aire y pensar en la Champions. Es una competición de cero. Hay que cambiar muchísimo y hacer mucha autocrítica y no pensar que perdimos porque el rival fue mejor", se sincera. 

Leo Messi saca a relucir que en el vestuario no hay una buena relación y entiende perfectamente a aquellos aficionados que se sienten dolidos. "Lo malo es que hemos dejado una imagen muy mala para lo que viene. Jugando de esta manera no vamos a llegar a ningún lado". "La gente del club está muy enojada y es normal porque nosotros también lo estamos. La gente se está quedando sin paciencia y es normal porque no le damos nada".

La mayoría de jugadores aprovecharon el día de descanso para salir y disfrutar junto a sus familiares y amigos en un año con unas vacaciones atípicas. A los futbolistas se les exige rendir al máximo en el campo y no lo han hecho. Les faltaba ilusión y ganas. La afición siente pena por su rendimiento y rabia por malgastarlo en otras actividades externas al fútbol, como dar un paseo en yate o hacer Wakesurf como Piqué. El catalán también recibió duras críticas porque aparte de no estar entrenando podría haberse lesionado con un deporte tan extremo. El Barça lleva tiempo a por otras cosas. 

 

 

 

 
Hoy destacamos