Cule-Brón

ter Stegen

ter Stegen

El nuevo peinado de Ter Stegen que llevaron Forrest Gump, Kim Jong-un (y Messi)

El guardameta del Barça vuelve a los entrenamientos con un renovado look

Christian Clarasó

11.05.2020 09:40h Actualizado: 11.05.2020 11:16 h.

9 min

A mediados de la semana pasada los futbolistas volvían al trabajo después de someterse al test para detectar síntomas de coronavirus y tomando en todo momento las medidas de seguridad para garantizar su salud y la de los suyos. Por el momento han empezado con los entrenamientos individuales. Barcelona no pasa todavía a la fase I donde ya se permiten los ejercicios en un grupo de 10 personas. 

Los jugadores han pasado encerrados en casa un total de dos meses. En todo este tiempo no han dejado de entrenar su cuerpo para no perder la forma física. Todos ellos son muy reservados, sin embargo ha sido Ter Stegen quién ha contado en primera persona como ha sido su día a día. 

La carta de ter Stegen sobre su confinamiento 

“A finales de febrero pasado, viajábamos a Nápoles para jugar un partido de Champions Leagu e cuando todo comenzó a ocurrir. Ya se habían registrado casos de coronavirus en el sur de Italia y se nos tomó la temperatura tras llegar a ese país: todos estábamos bien. En líneas generales, permanecía en el ambiente la sensación de que la pandemia que nos afectaba seguía lejos de nosotros. Qué poco sabíamos. El virus tocaba nuestra puerta.

El coronavirus fue incontrolable. Poco después, la enfermedad había llegado a España. La gente sentía temor, pero nadie se imaginaba una situación como la que vivimos actualmente.

Dos semanas después, específicamente el 7 de marzo, jugábamos en el Camp Nou contra la Real Sociedad. A la semana siguiente, La Liga fue suspendida. Nadie esperaba que la paralización se produjera tan rápido, pero los directivos del circuito tomaron la decisión correcta al detener los partidos de fútbol. Ya se producían decesos en nuestras ciudades.

Proseguimos con los entrenamientos como de costumbre hasta el 13 de marzo, pero tras la suspensión del partido de vuelta de nuestro cruce de octavos de final contra el Napoli, se nos envió a casa después de sostener una reunión con el cuerpo médico del club y un epidemiólogo. Nos explicaron la gravedad de la situación y las medidas que debíamos tomar, incluyendo la importancia del distanciamiento social. Lo importante era que todos nos mantuviéramos a buen resguardo.

Nuestro primer pensamiento nos hizo preguntar: ¿cómo podemos ayudar? Sabemos bien que el fútbol no es solo fútbol: tiene que ver con todos los elementos que giran en torno a él. Muchas personas trabajan ligadas a este deporte o mantienen relación indirecta con él y ganan dinero al celebrarse un partido en Barcelona. El fútbol no es lo más importante en la vida, pero juega un rol importante dentro de la economía y la sociedad. Para nosotros, era obvio que la pandemia causaría que mucha gente terminara luchando por sus vidas.

Queríamos ayudar a los más cercanos a nuestro hogar, dentro de lo posible. El Barça tiene un significado especial para todos nosotros y como jugadores, queríamos hacer algo positivo por el club

Queríamos ayudar a los más cercanos a nuestro hogar, dentro de lo posible. El Barça tiene un significado especial para todos nosotros y como jugadores, queríamos hacer algo positivo por el club. Lo mismo con Alemania. Pienso que el Barça y la selección de mi país tomaron buenas decisiones. Me siento contento de que nunca se produjo un debate con respecto a si debíamos ayudar. La única pregunta era cómo hacerlo. Eso me hace sentir muy orgulloso.

Tampoco era una cuestión económica. Los futbolistas contamos con millones de seguidores. Si elegimos los mensajes correctos, podemos ayudar a concienciar a muchos. Un ejemplo: acepté el reto por parte de Alisson Becker, portero del Liverpool, y publiqué un video lavándome las manos con la técnica apropiada, buscando disminuir las probabilidades de contraer y propagar el virus. Siendo sincero, no había pensado en ello antes que Alisson me lo propusiera. Eso puede surtir influencia en la gente... ¡Influyó en mí!

España se ha visto especialmente afectada por el coronavirus. No se nos permitió salir de casa durante aproximadamente ocho semanas y apenas ahora comienzan a levantarse finalmente las restricciones. A pesar de todo, no podemos ver las cosas con negatividad. Estas circunstancias nos hacen valorar las cosas realmente importantes de la vida.

Los futbolistas contamos con millones de seguidores. Si elegimos los mensajes correctos, podemos ayudar a concienciar a muchos

En mi caso, eso significó tener la posibilidad de sumergirme en mi condición de padre. Mi hijo Ben tiene cuatro meses. Mi esposa Dani suele despertarse con él en la mayoría de las noches previas a un entrenamiento o partido. ¡Sin duda, ella ha dormido mucho menos que yo! Pero en medio del confinamiento, las cosas han sido distintas. Podemos alternarnos.

ter Stegen con su hijo Ben

Ben es súper fácil de llevar. Ha sido maravilloso. Crece tan rápido y es tan bonito poder estar con él. Puedo ver muchas cosas cuando estoy a su lado todos los días. Es muy activo con sus manos, pies y ojos, siguiendo y reaccionando a todo. Es gracioso porque, mientras estamos pendientes de él, parece que fuera él quien nos vigila a nosotros. Cuando duerme de día, todo se convierte en un juego de revisar lo más rápido posible esos correos electrónicos y mensajes que responder. Debo confesar que puedo ser desorganizado a la hora de enviar mis respuestas. Y si Ben pide mi atención, intento estar a su lado durante el mayor tiempo posible.

Mi hijo Ben, la lectura, volver a ver La Casa de Papel por segunda vez y la cocina se han llevado gran parte de mi tiempo

Al igual que la lectura y volver a ver La Casa de Papel (Netflix) por segunda vez (¡mi esposa no la había visto!), la cocina se lleva gran parte de mi tiempo. Todos los días, mi esposa y yo preparamos alimentos frescos y buscamos recetas nuevas. Hemos preparado algunos platos realmente buenos; por ejemplo, el otro día cocinamos un dal de lentejas. ¡Wow! Fue asombroso. Quizás un poco pesado, pero quedó realmente bien.

Todos los jueves, recibimos un despacho a domicilio de frutas y vegetales frescos. Se ha convertido en un día que esperamos con ansias... ¡aunque lavar todos los alimentos y separarlos es mucho trabajo! La calidad es asombrosa y me gusta la cercanía que tenemos con los vendedores, quienes nos recomiendan las novedades y los productos de temporada. En estos momentos, no ingerimos mucha carne y pescado. No diríamos que somos veganos o vegetarianos, aunque sí puedo contar con una mano las veces que hemos comido carne o pescado en los últimos seis meses.

Todos los jueves, recibimos un despacho a domicilio de frutas y vegetales frescos; no diría que seamos veganos, aunque puede contar con una mano las veces que hemos comido carne o pescado en los últimos seis meses

También intento mantenerme informado. En el caso de Alemania, la situación es completamente diferente y las decisiones que se toman allí no son las mismas que en España. Es interesante. Creo que es necesario estar al día con los últimos sucesos.

Las cosas están mejorando en España. La tasa de mortalidad ha llegado a su pico y actualmente, experimenta un descenso. Ojalá se mantenga esa tendencia. Ojalá la gente respete las restricciones impuestas en todas y cada una de las cuatro fases establecidas en el país, para que pronto podamos volver a la normalidad.

Definitivamente, hemos aprendido mucho sobre nosotros mismos. Hay muchas cosas negativas, pero esta situación también nos ha enseñado cosas sobre las cuales quizás hagamos reflexión. La gente se ha dado cuenta de lo bien conectado que se encuentra el mundo de hoy y que quizás no sea normal viajar de un lado a otro todo el tiempo. Es un lujo. Quizás no lo apreciábamos tanto como debemos.

Siento curiosidad por ver cómo las personas se comportarán entre ellas una vez se levanten las restricciones. ¿Estrecharán manos? ¿Intentarán evitar el contacto directo? Quizás lo hagan al principio, pero ¿a largo plazo?

Siento curiosidad por ver cómo las personas se comportarán entre ellas una vez se levanten las restricciones. ¿Estrecharán manos? ¿Intentarán evitar el contacto directo? Quizás lo hagan al principio, pero ¿a largo plazo? No soy aficionado a estrechar manos. También puedo ser respetuoso y amable con la gente al decirles “hola” y verlos a los ojos. En España, por ejemplo, es muy normal que la gente se salude con besos en ambas mejillas. La gente suele acercarse mucho cuando se comunica entre ella. Quizás esto llegue a cambiar. No estoy muy seguro de ello. Nadie sabe cómo será la vida después del coronavirus, pero estoy curioso por saberlo.

Lo que más extraño es la espontaneidad para desplazarse como uno desee. Si quieres ir a la playa, pues ve. Si deseas ir a la ciudad, hazlo. Antes de la pandemia, era algo tan normal y uno ni se daba cuenta. La semana pasada, fuimos a la consulta del pediatra para vacunar a Ben y se sentía como todo un acto de libertad.

Durante la primera semana, no parecía difícil retroceder y relajarse; pero a medida que ha pasado el tiempo, ha sido diferente y difícil para todos. En Barcelona, nos hemos mantenido conectados mediante reuniones ocasionales del equipo a través de Zoom. Hemos conversado sobre algunas cosas y nos mantenemos al tanto de lo que nos sucede a todos, pero es difícil seguir en contacto regular. No nos comunicamos todos los días para ver cómo nos va. Para todos nosotros, éste también es tiempo para estar con la familia (algo que frecuentemente no podemos disfrutar) y respetamos el espacio de todos.

Todos esperan que terminemos la temporada pero, por supuesto, dependemos de las instrucciones del gobierno. Haremos todo lo posible por seguirlas y respetarlas. Estoy entusiasmado por volver a jugar

ter stegen vuelve a los entrenamientos

Con algunos compañeros tengo mayor contacto; con otros no tanto. Es agradable tener el ritmo de jugar partidos y disfrutar del círculo íntimo de nuestro vestuario... es algo que extraño. Es una familia. Pasamos muchísimo tiempo juntos.

Finalmente reanudamos los entrenamientos individuales en la sede de entrenamientos del club el viernes. Es fabuloso regresar al trabajo. Todos esperan que terminemos la temporada pero, por supuesto, dependemos de las instrucciones del gobierno. Haremos todo lo posible por seguirlas y respetarlas. Estoy entusiasmado por volver a jugar. Cuando me necesiten voy a estar presente, aunque puede que tome algo de tiempo para recuperar el estado físico para jugar partidos. No se pueden comparar los ejercicios individuales que hemos estado haciendo en casa con el trabajo especializado en la cancha, pero, ¡denme el balón y haré lo mejor posible!

He hecho lo mejor posible por mantenerme en forma, estar saludable y listo para el día en que tuviésemos que regresar a los entrenamientos. Seguí la rutina que me dio el Barça. También me inspiró el ex portero del Barça José Pinto para empezar a saltar la cuerda, mientras que mi esposa y yo hemos estado todos los días en el gimnasio de nuestra casa. Es bueno tener a alguien que te acompañe. Facilita las cosas y te mantiene motivado.

Nos encontramos en la etapa final de la temporada y es una lástima que todo haya tenido que detenerse. Pero en este momento, el fútbol no es prioridad. Tenemos que respetar las restricciones. No somos una excepción. Nadie lo es.

En ciertas ocasiones me hacía falta tener el balón a los pies -- ¡sin el balón me vuelvo loco! Cuando sucedía eso, me iba al jardín para patear el balón un rato. Solo quería tener esa sensación.

Ejercitarme ha ayudado a desconectarme de la situación que estamos viviendo. Son dos horas al día en las que solo estás haciendo deporte, y aunque estás trabajando duro, estás recargando las baterías. Es bueno para la mente.

Por supuesto que también extraño el fútbol. La gente siempre se ríe cuando les digo que no tengo idea de lo que ocurre en el mundo del balompié. Eso se debe a que no veo mucho fútbol, excepto cuando hay partidos importantes o se produce un encuentro de interés para mí, porque un amigo mío participa en él. Pero sinceramente, extraño el olor del césped.

Me gustaría volver a la cancha y jugar al fútbol, haciendo lo que más amamos y luchando por lo que tengamos que luchar. Nos encontramos en la etapa final de la temporada y es una lástima que todo haya tenido que detenerse. Pero en este momento, el fútbol no es prioridad. Tenemos que respetar las restricciones. No somos una excepción. Nadie lo es.

Si respetamos y seguimos las instrucciones impartidas por el gobierno, en poco tiempo volveremos a la normalidad.

¡Manténganse sanos!”

El nuevo look del guardameta del Barça 

La ausencia de peluquerías durante estos dos meses de confinamiento ha llevado a muchos a hacer auténticas locuras. Las mujeres han esperado hasta la apertura de los centros, mientras que los hombres, mucho más simples, han optado por pasarse la máquina de afeitar, algunos con más suerte que otros. 

No es el caso de ter Stegen. El joven siempre lleva el pelo corto y como ya le estaba empezando a crecer decidió arreglárselo, por lo menos por los laterales, a su manera. El resultado ha sido muy parecido al mismo que lleva Kim Jong-un, Forrest Gump o el mismísimo Messi. 

el nuevo corte de pelo de ter stegen
corte de pelo de messi

 

 

 
Hoy destacamos