Cule-Brón

Shakira llora abrazada a su padre

Shakira llora abrazada a su padre

La profunda reflexión de Shakira con agradecimiento a su padre

La cantante colombiana recuerda la celebración del 90 cumpleaños de William Mebarak

Christian Clarasó

17.09.2021 00:06h

2 min

Shakira ha dado un giro radical en sus redes sociales y no le importa compartir detalles de su vida personal. Eso ha hecho que sus fans la vean más humana y cercana. La semana pasada compartió con sus seguidores una bonita dedicatoria a su padre, William Mebarak, quién cumplía 90 años de edad. La colombiana cogió su avión privado y acudió a Miami en compañía de sus dos hijos, Milan y Sasha. Allí se reunió con toda la familia. 

Shakira emocionó a todos sus seguidores con una emotiva dedicatoria para su padre. “Papá lindo, has impulsado mis pasos y has iluminado mi camino. Me has mostrado que la vida es abierta y profunda como un mar y así, le has dado sentido a la mía inundándola de tu alegría”, escribió la barranquillera en la primera parte de una publicación en Instagram.

Shakira con su padre bailando

“Eres mi inspiración, mi cómplice y todo. Mi mejor amigo. ¡Felices 90 años espectacularmente vividos! Te amo con todo mi ser. Tu niña, Shakira”, concluyó la cantante colombiana su emotivo texto, que acompañó de una hermosa foto de ella junto a sus padres.

La colombiana, ya en Barcelona, muy nostálgica, ha recordado alguno de los momentos vividos en la fiesta. Además de volverle a regalar unas hermosas palabras. Se puede ver a la de Barranquilla bailando junto a su padre, muy animados y felices. El boomerang acumula ya más de 300.000 likes en una hora. 

La profunda reflexión de Shakira 

Este 6 de septiembre he visto a mi padre, llegar a sus 90 años.

Recordar cuan querido y celebrado es por todos los que le rodean me ha hecho reflexionar sobre mi propia vida, y preguntarme si algún día, como él, podré llegar a una edad avanzada, arropada de tanto y sincero amor.

No por las canciones que he escrito, o las ideas que se me hayan ocurrido, no por mi huella artística sino por mi legado humano.

Habré escuchado a los otros lo suficiente cuando una pena les afligía? Celebrado sus alegrías, entendido y perdonado sus limitaciones?
Les habré dado mi atención ininterrumpida cuando la necesitaban o habré estado demasiado ocupada, consumida en mis propias preocupaciones, ausente en el móvil o absorbida por mis pequeñeces?

Dicen que la vida es un estornudo, pero quizá uno con él se puede contagiar de alegría a muchos.

Una alegría no perecedera, esa que nos hace asomar una sonrisa cuando se recuerda a alguien entrañable, a personas como mi padre, quien a lo largo de su vida ha repartido incansablemente su luz como una lámpara de inagotable aceite.

Los que le conocemos sabemos como hace sentir únicas y especiales a cada una de las personas que encuentra a su paso.
Les mira a los ojos, les escucha, les aconseja, conecta, ama.

Ha sido un escritor, un alma creativa, dueño de una vastísima riqueza literaria, e intelectual, pero no es aquello precisamente lo que celebramos en su día entre boleros, globos y bebidas.
A su edad las palabras puede que se hagan cada vez más esquivas o que en su fértil mente, las ideas brillantes se asomen cada vez con menos frecuencia.

Suele ocurrir que con los años, nos abandona primero aquello que ocupa nuestra periferia.
Pero ante todo pronóstico, en un ser irrepetible como él, sé que permanecerá lo intrínseco, lo primario;
su capacidad de expresar y sentir el amor,
su alegría, su luz, su carisma, y sobre todo su ritmo!
Porque lo verdaderamente importante no se lo devoran ni las fauces del tiempo.
Nada ni nadie nos quita lo bailao!
Ni el material del que estamos hechos y sino que se lo pregunten a Don Wi!
Ay cosita linda papá!❤️

 

 

 
Hoy destacamos