Cule-Brón

Una foto de Sergi Roberto, Coral Simanovich y su perro Baloo / INSTAGRAM

Una foto de Sergi Roberto, Coral Simanovich y su perro Baloo / INSTAGRAM

Sergi Roberto y Coral Simanovich se reparten así los paseos de Baloo

La pareja cuida a su pequeña mascota como si fuese su hijo

Christian Clarasó

23.01.2019 18:24h Actualizado: 23.01.2019 18:24 h.

1 min

Baloo, el perro de Coral Simanovich y Sergi Roberto, triunfa en las redes sociales. El propio futbolista fue quién le abrió una cuenta oficial de Instagram. Actualmente cuenta con más de 51.000 seguidores. Muchos más que algunas celebrities. Nadie se puede resistir a un animal tan mono como el pequeño Baloo

Baloo es un perro de la raza Poodle Toy. Gracias a sus redes sociales, los seguidores de la pareja han podido empatizar con la mascota y ser propiamente de cada uno de ellos. Le han visto crecer día a día a través de las divertidas publicaciones. Baloo es uno más de la familia y sino que se lo digan al futbolista y a la modelo israelí que lo tratan como si fuese un hijo.

De momento no tienen hijos, pero con Baloo no pueden estar más felices. Casi diariamente en sus fotografías o en sus stories encontramos a la mascota dando tumbos a su alrededor. Semanas atrás, Sergi Roberto estaba de cocinero. A veces mientras descansa del Fortnite, se prepara para triunfar en un MasterChef Celebrity. Mientras preparaba una especie de salsa, Coral Simanovich se la daba para probar a su bebé, Baloo, y siendo sinceros no parecía que le gustara mucho. Todavía le faltan horas en la cocina. 

Coral Simanovich sale a pasear con Baloo

Como cualquier persona, un animal también tiene sus responsabilidades, ellos son conscientes y no les importa lo más mínimo. Siempre están ahí, sino es uno es otro. Por la tarde, en plan sport, y por supuesto bien abrigada, Coral Simanovich se fue a pasear con Baloo. De paso aprovechó y se tomó algo en una cafetería donde dejaron entrar a la mascota. Un buen gesto. 

Coral Simanovich disfrutando con Baloo en una cafetería

Coral Simanovich disfrutando con Baloo en una cafetería 

Aunque por la noche prefirió que fuese Sergi Roberto quién pasase frío. Concretamente, el futbolista tuvo que soportar una temperatura de siete grados. Esto es lo malo. Los perros no entienden de frío ni de lluvia, cuando tienen ganas de salir hay que salir. Sergi Roberto se enfundó en su plumón, se puso la capucha y espero impaciente a que Baloo hiciese sus necesidades para volverse a casa y disfrutar del calor familiar.  

 

 
Hoy destacamos