Culemaníacos

Luis Figo en su primer clásico como merengue / FC BARCELONA

Luis Figo en su primer clásico como merengue / FC BARCELONA

20 años del regreso de Figo al Camp Nou en vísperas del clásico

La primera vez que el portugués volvió vestido de blanco al Camp Nou se suele confundir con la segunda

21.10.2020 14:25h Actualizado: 21.10.2020 21:21 h.

2 min

A pesar de que la segunda vez hace olvidar la primera, cuando Luis Figo regresó al Camp Nou vestido de blanco tras su marcha del FC Barcelona el 21 de octubre del 2000 llovió a mares y el Barça ganó 2-0. De hecho, uno de los dos goles lo marcó Luis Enrique, al que muchos madridistas también consideran un traidor.

Este miércoles hace 20 años del retorno del portugués a la que un día fuera su casa futbolística vistiendo la camiseta del Real Madrid, del eterno rival y enemigo. Y no, no fue la noche de la cabeza de cochinillo. Esa fue la segunda vez que volvió, a pesar que lo mediático de la segunda ocasión eclipse la primera y casi haga que se fundan la una con la otra en el imaginario colectivo culé.

Durante aquel partido, el entrenador del Barça era Llorenç Serra Ferrer, dirigiendo a Abelardo, Carles Puyol, Cocu o Reiziger entre otros. Por su parte, a Figo le acompañaban en el Madrid jugadores como Raúl, Guti o Makelelé. En el primer partido, el portugués estaba bastante crecido. Lanzó una falta con peligro, quitándole el protagonismo a Roberto Carlos e incluso vio una tarjeta amarilla.

Pero Puyol no quería que el portugués se luciera en su estreno en el campo del máximo rival y su antiguo exequipo. Por eso, marcó a Figo sin descanso durante todo el partido, mientras las gradas del Camp Nou le pitaban, le insultaban y le lanzaron objetos (a pesar de que el icónico cochinillo decapitado fue en su segundo regreso en 2002).

La segunda vez fue aún peor

La imagen icónica e inolvidable del cochinillo y la botella de whisky JB alteró la memoria colectiva de los culés, que se sentirán sorprendidos al redescubrir el verdadero primer regreso de Figo al Camp Nou, mucho menos mediático que el segundo. ¿La prueba? Su marcha aún era muy reciente -- había sido presentado en Madrid en julio de ese año – y algunos de sus excompañeros azulgranas (Sergi Samper, Abelardo y Rivaldo) le abrazaron tras la victoria, hecho que fue visto simplemente como un acto de compañerismo.

Luis Figo y Luis Enrique celebran un gol del Barça contra el Real Madrid / EFE

Luis Figo y Luis Enrique celebran un gol del Barça contra el Real Madrid / EFE

 Pero, tras este primer aviso en el Camp Nou, Figo no hizo nada para redimirse. Más bien, todo lo contrario, por lo que la segunda vez recibió por parte de la afición culé una salvaje y feroz muestra de rechazo.

20 años después, los cánticos antimadridistas de Figo en el balcón de la Generalitat de Catalunya se recuerdan como una ofensa a la historia azulgrana. El engaño del Judas azulgrana mimado por Florentino que ni siquiera sintió respeto por los colores del Barça. Pero, ya en la primera noche que este miércoles cumple 20 años, Figo se fue con las orejas calentitas a su casa, sin saber lo que le esperaría cuando volvería la siguiente temporada.

 

 
Hoy destacamos