Culemaníacos

Adama Traoré en el Wolves / Twitter

Adama Traoré en el Wolves / Twitter

Adama Traoré, el Hulk de España que dejó escapar el Barça

Siete años después la apariencia débil y esmirriada del veloz exazulgrana Traoré se ha convertido en puro musculo

Alba Cabrera

09.10.2020 11:07h Actualizado: 09.10.2020 13:07 h.

2 min

Cuenta la leyenda que Adama Traoré, exjugador del FC Barcelona, iba a todas partes corriendo. Pues bien, tras siete años de su marcha del club azulgrana hacia la liga inglesa, el extremo de Malí nacionalizado en España se ha convertido en todo un portento físico.

Adama asegura que no hace pesas, sino entrenamientos específicos con máquinas. “Mi genética me hace ganar volumen muy rápido. Mi mentalidad es mejorar día a día, si soy igual que ayer es un día perdido”, insiste el extremo es azulgrana.

Adama Traoré jugando con el Wolves frente al Vila / EFE

Adama Traoré jugando con el Wolves frente al Vila / EFE

Pero el Barça no tuvo la paciencia que el jugador ha necesitado para alcanzar su máximo nivel. A base de velocidad, Adama fue saltando escalones en la cantera del Barcelona hasta llegar al primer equipo en 2014.

El problema es queTraoré solo jugó cuatro partidos en el primer equipo azulgrana (un gol) y 63 en el Barça B (ocho). Al final de la temporada 2014-2015, el club, ya con Josep María Bartomeu como presidente, traspasó lo traspasó al Aston Villa por 10 millones de euros, con una opción de recompra que la entidad azulgrana nunca llegó a usar.

7 años después, Traoré se convierte en el ‘Hulk’ de la selección

Jugador del Wolverhampton de la Premier League en la actualidad, el extremo vive con su entrenador físico --a quién contrato cuando jugaba con el Barça B, de domingo a jueves--. “Tenía muy claro que quería ser profesional. Se cuidaba mucho y era consciente de que su gran potencial estaba en el físico”, explica Eusebio Sacristán, quién fue el técnico de Adama cuando jugaba en el filial azulgrana.

Tras el partido amistoso sin goles (empate a 0) entre España y Portugal de este jueves, Traoré se ha convertido en una de las grandes sensaciones de La Roja, y, para el Barça, en un caso de jugador que se ha escapado como el del defensa Éric García del Manchester City de Pep Guardiola: exjugadores del club que muy deseables para compensar el 'talón de Aquiles' de la plantilla azulgrana desde hace años; un extremo que refuerce la línea defensiva.

Pep Guardiola, junto a Éric García en un partido del City | EFE

Pep Guardiola, junto a Éric García en un partido del City | EFE

Más allá de lo futbolístico, el nuevo Hulk de la selección española afirma que “nunca me han hecho la prueba de los 100 metros, pero me gustaría hacerla. A los preparadores físicos les sorprende mi velocidad cuando compito dentro del terreno. Es parte de mí y parte de mi juego que intento explotar”, asegura Adama.

En el entorno del Barça, le recuerdan como un chico humilde pero decidido, simpático y trabajador, y, sobre todo, rápido como una gacela. Pues bien, el tiempo ha hecho justicia. Siete años después, la apariencia débil y esmirriada de Traoré se ha convertido en puro musculo, toda una apisonadora para cualquier lateral. Por eso, el exazulgrana Luís Enrique ha decidido hacerle un hueco en el 11 de España, evidenciando que quién sabe esperar, siempre obtiene recompensa.

 
Hoy destacamos