Culemaníacos

Imagen de archivo de la página 'Rojadirecta' / REDES

Imagen de archivo de la página 'Rojadirecta' / REDES

Adiós Rojadirecta: el golpe final de la Liga a la piratería

La patronal lleva años luchando contra la visualización de partidos a través de canales ilegales

Redacción Culemanía @culemanias

24.04.2021 03:15h Actualizado: 24.04.2021 11:02 h.

3 min

Los derechos de la televisión son una de las fuentes de ingresos más importantes para los clubes de la Liga y para la propia patronal. En el caso de los equipos grandes, generan dinero a través de otras vías como los patrocinios, las ventas de jugadores, el ticketing o el merchandising, pero en los clubes más modestos el dinero de las televisiones supone una parte considerable del presupuesto.

Es por eso que tanto la institución dirigida por Javier Tebas, como las propias entidades que forman parte de la Liga y las compañías de televisión llevan años luchando contra la piratería. Aunque ha disminuido con el paso de los años, la visualización de fútbol a través de canales ilegales todavía es un problema real.

El fin de Rojadirecta

La caída de Rojadirecta, web de referencia para todos aquellos que no podían o no querían pagar las plataformas para ver fútbol, supuso un antes y un después en la guerra contra la piratería. El creador de la página, Igor Seoane, fue detenido en 2015, cuando tenía 31 años, junto a cinco de sus socios.

Imagen de archivo de la web de 'Roja directa' / EFE

Imagen de archivo de la web de 'Roja directa' / EFE

Mediapro y BTS, distribuidora de Movistar Plus y anteriormente Canal Plus, llevaron a Seoane ante la justicia por infringir la apropiación de los derechos audiovisuales del fútbol. Más tarde, el gallego fue acusado de delitos contra la propiedad intelectual, blanqueo de capitales y fraude contra la Agencia Tributaria.

No fue hasta 2017 cuando Rojadirecta fue condenada definitivamente a cerrar, y Seoane tuvo que indemnizar a Movistar Plus. La página no bajó la persiana hasta 2019, cuando la Audiencia Provincial de A Coruña desestimó el recurso que había presentado Puerto 80 Projects, la sociedad mercantil responsable del canal. Sin embargo, el nombre de Rojadirecta se ha seguido utilizando por múltiples sites que siguen haciendo una competencia desleal a la Liga que repercute directamente en los ingresos televisivos. En la actualidad todavía se encuentran en buscadores páginas vinculadas a ese sello: rojadirectatv.tv, rojadirectaenvivo.club, rojadirecta.fr y rojadirecta-tv.es. Los últimos resquicios tras el golpe más letal del organismo que preside Javier Tebas

Cifras destacables

La Liga trabaja desde hace más de un año con herramientas como Marauder, Lumière y Blackhole que están ayudando a reducir la piretaría. De hecho, durante la temporada 2019-2020 detectó y retiró más de un millón de vídeos en Youtube, más de 800 aplicaciones y más de 800.000 páginas web.

Además, según datos que publicó la Unión Europea en noviembre del año pasado gracias a una encuesta de la Oficina de Propiedad Intelectual (EUIPO), el 54% de los consumidores en España utilizan plataformas legales. Puede parecer poco, pero es una cifra superior a la media europea, que se sitúa en el 42%.

A la baja

De acuerdo con el último informe del Observatorio de la Piratería, la visualización de fútbol a través de canales ilegales bajó drásticamente en 2019, último año del que se tienen datos. Los 87 millones de accesos a contenidos ilícitos supusieron un 19% menos que en 2018. Esta cifra todavía supone un perjuicio de 293 millones de euros.

Benzema celebra su gol contra el Barça / EFE

Benzema celebra su gol contra el Barça / EFE

Con Rojadirecta fuera de la ecuación desde hace años, y aunque todavía hay páginas web que ofrecen el fútbol de forma ilegal, la Liga está atenta a muchos otros focos: redes sociales, aplicaciones móviles, cardsharing (a través de satélite), IPTV (a través de un decodificador) y mercados de compra-venta como Wallapop o Milanuncios.

Erradicar por completo la piratería es extremadamente complicado, por no decir imposible, pero la Liga se ha puesto manos a la obra para que las cifras bajen con el paso de los años. Por el momento, lo está logrando, pero todavía queda mucho trabajo por delante.

 
Hoy destacamos