Culemaníacos

Mingueza hace una jugada con muchas gradas vacías en el Camp Nou durante el Barça-Alavés / EFE

Mingueza hace una jugada con muchas gradas vacías en el Camp Nou durante el Barça-Alavés / EFE

La afición da la espalda a Laporta: el peor dato de asistencia en el Camp Nou

El público del Barça muestra su hartazgo tras la marcha de Messi, el mal juego del equipo y los vaivenes del presidente

Víctor Malo @VMalo8

31.10.2021 02:07h Actualizado: 31.10.2021 17:19 h.

3 min

Malas sensaciones en el Camp Nou. Ronald Koeman ya no se sienta en el banquillo del FC Barcelona, pero su marcha no ha servido ni para recobrar el mejor nivel de la plantilla, ni para devolver la ilusión al barcelonismo. En una fecha señalada por representar el debut de Sergi Barjuan como entrenador interino del primer equipo, la afición dio la espalda al equipo y a su presidente, Joan Laporta

Motivos que explican la desafección

Solamente 37.278 gargantas se agruparon en el anticuado coliseo blaugrana para presenciar un decepcionante Barça-Alavés. Los jugadores volvieron a mostrar más corazón que fútbol, algo que también hacían con Koeman, pero evidenciaron que la decisión de prescindir de dos bestias como Leo Messi y Antoine Griezmann --autores de 50 goles el curso pasado-- es un lastre para la competitividad de un equipo sin pólvora. 

Xavi Hernández se despide del Barça en una época en que el Camp Nou se llenaba / EFE

Xavi Hernández se despide del Barça en una época en que el Camp Nou se llenaba / EFE

Precisamente, la marcha del astro argentino es uno de los principales motivos que explican la desafección del público este curso. Son muchos los socios y aficionados molestos con esa decisión que han optado por no acudir al estadio. Otros han dejado de ir hartos del juego del equipo. Y otros ya están hartos de los vaivenes del nuevo presidente, que se ha cargado a Ronald Koeman después de devaluarlo públicamente y ante el vestuario en reiteradas ocasiones. Ahora, la gran esperanza para recuperar a la afición es el fichaje de Xavi Hernández. Su debut, vistos los problemas para habilitar su salida del Al-Sadd, está previsto para el 20 de noviembre contra el Espanyol, justo después del parón de selecciones. 

La falta de asistencia ya se registró el pasado domingo en el Barça-Madrid, donde por vez primera en muchos años no se alcanzaron los 90.000 espectadores. Fueron solamente 86.240 fans y abonados los que presenciaron un espectáculo que también fue negativo para los intereses culés. Los precios estaban disparados y a última hora se buscaron medidas desesperadas para vender entradas. Un precio que se siguió manteniendo muy elevado para el Barça-Alavés, lo que sumado al negativo contexto ayuda a explicar el vacío generalizado. 

Otros precedentes nefastos

Lo cierto es que no se veía una entrada tan baja en partido de Liga desde hace muchísimos años. En eliminatorias primerizas de Copa del Rey sí que es frecuente que acudan entre 30.000 y 40.000 espectadores al campo, pero en Liga difícilmente se pueden encontrar entradas tan bajas, al menos en la última década. Una de las peores registradas estos años data del Barça-Levante de Copa del Rey que se jugó el pasado 30 de enero de 2020. Entonces acudieron 43.216 espectadores, rebajando la que hasta ese día suponía la peor entrada del curso 2019-20, contra el Valladolid: 59.896 personas

Jordi Alba, en una acción del Barça-Alavés donde hay muchos asientos vacíos en la grada / EFE

Jordi Alba, en una acción del Barça-Alavés donde hay muchos asientos vacíos en la grada / EFE

En la temporada inmediatamente anterior, la 2018-19, también se registró la peor cota de audiencia en los meses de enero y febrero, coincidiendo con el frío. Entonces, el Camp Nou encadenó tres entradas dolorosas donde se firmó una media de 52.000 espectadores. Frente al Sporting de Portugal hubo una asistencia de solo 48.336 personas, ante el Deportivo, ascendió a 53.607 y contra el Levante tan solo acudieron 56.380 aficionados para ver el primer partido del año en casa justo después de haber goleado al Real Madrid por 0-3 en el Bernabéu.

Tres veces menos que antes del Covid

Estas son las peores entradas que se recuerdan en los últimos años. Pero hay datos extremadamente demoledores como un Barça-Cultural Leonesa de Copa del Rey donde acudieron 76.738 espectadores o la asistencia media al estadio durante el curso 2011-12: 75.825 aficionados.

En los años previos al Covid, la asistencia media siempre ha rondado los 70.000 aficionados. Tan solo un año se quedó por debajo: la temporada 2017-18, con 68.591 personas. En cambio, las siguientes fueron al alza: 76.747 (2018-19) y 72.438 hinchas (2019-20). El doble de los que acompañaron este sábado a Sergi Barjuan en su estreno como interino tras el despido de Koeman

 
Hoy destacamos