Culemaníacos

Joan Gamper y sus once amigos, en la fundación del Barça | FCB

Joan Gamper y sus once amigos, en la fundación del Barça | FCB

Aquellos lejanos años en que el Barça no celebraba elecciones a la presidencia

Hasta 1978, el club blaugrana contemplaba otras opciones menos democráticas para elegir al presidente

Redacción Culemanía @culemanias

11.02.2021 19:07h

3 min

El próximo 7 de marzo, los socios elegirán al nuevo presidente del FC Barcelona. Toni Freixa, Víctor Font y Joan Laporta lucharán por ser el 41º presidente del club culé. Lo harán de forma democrática, y por primera vez en la historia de la entidad, con votaciones en diferentes sedes e incluso por correo. Diferentes alternativas que el Barça planteó para asegurar el derecho a voto de todos los socios, y a la vez reforzar su seguridad en medio de la pandemia. 

Serán solo las decimocuartas elecciones que se celebrarán en los 121 años de historia del club. Y es que hay que recordar que antes del 1978, no se contemplaba la elección de forma democrática de la nueva junta directiva, y se apostaba por alternativas acordes a la época y al contexto del momento . 

Imagen de archivo del primer partido del FC Barcelona / Redes

Imagen de archivo del primer partido del FC Barcelona / Redes

Todo empezó el 29 de noviembre de 1899 cuando Joan Gamper y once amigos fundaron el FC Barcelona y tuvieron que designar a un presidente para la nueva entidad. Gamper propuso a su hombre de confianza, Walter Wild, y todo el mundo estuvo de acuerdo. A partir de entonces se estableció una suerte de rotación presidencial amistosa y pactada. Este sistema, el de la aclamación en asamblea general, fue durante un largo periodo el procedimiento de elección de los presidentes del Club. Fue así como llegaron a la presidencia Bartomeu Terrades, Paul Haas, Arthur Witty, Josep Mª Soler, Juli Marial y Vicenç Reig.

Intervención del Estado durante la dictadura de Primo de Rivera

Poco a poco, y no sin encontrarse piedras por el camino, el Barça fue creciendo hasta convertirse a principios de la década de 1920 la gran entidad deportiva de Cataluña. La figura del presidente se seguía escogiendo en asamblea hasta el inicio de la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930), cuando el gobernador civil de Barcelona, Joaquín Milans del Bosch, decretó la clausura del club durante seis meses después de una pitada generalizada a la Marcha Real durante un partido contra el Júpiter en homenaje al Orfeó Català.

La entidad blaugrana quedaró clausurado, y Gamper fue “invitado” a dejar la presidencia y marchar al exilio. Únicamente la intercesión de Arcadi Balaguer –muy bien relacionado con la monarquía– consiguió salvar el club de la desaparición. Arcadi Balaguer fue el primer presidente del club impuesto por las autoridades, y ejerció el cargo hasta el 1929, prácticamente hasta el final del régimen.

Imagen de archivo de Arcadi Balaguer, expresidente del Barça | FCB

Imagen de archivo de Arcadi Balaguer, expresidente del Barça | FCB

Este intervencionismo del Estado en la dirección de la entidad finalizó con el debilitamiento de la dictadura. Durante las presidencias de Tomàs Rosés, Gaspar Rosés, Antoni Oliver, Joan Coma y Esteve Sala se tuvo que lidiar con las difíciles circunstancias de la época; un momento en el que la llegada de la Segunda República y la politización social coinciden con un declive de la entidad.

El fin del franquismo

Posteriormente, en 1932 se planteó una nueva versión de los Estatutos de 1932, impulsada durante la presidencia de Joan Coma, donde se instauraba un consejo directivo de once miembros elegidos por la Asamblea General Ordinaria con la posibilidad de ser reelegidos. Un planteamiento por el que pasaron presidentes como Josep Suñol o Francesc Xavier Casals. 

No obstante, el final de la guerra civil y la instauración del franquismo supuso un punto y aparte en la historia del Club y en la su gobernanza. El Estado se otorgó la atribución, mediante la Delegación Nacional de Deportes, de la redacción de los estatutos de los clubs, del nombramiento de sus presidentes y de la depuración de sus dirigentes, empelados y deportistas no afines al nuevo orden. El socio no tenía derecho a nada, ni tan sólo a reunirse en asamblea. Bajo estas premisas, en 1939 se nombró a Enrique Piñeyro, Marqués de la Mesa de Asta, nuevo presidente. En cambio, los directivos eran escogidos por la Federación Catalana de Fútbol, pero evidentemente también debían ser afines al régimen. 

Agustí Montal, expresidente del Barça | FCB

Agustí Montal, expresidente del Barça | FCB

La situación continuará hasta que una fisura en la normativa permita que el 20 de septiembre del 1946 sean los propios directivos barcelonistas quienes elijan nuevo presidente a Agustí Montal i Galobart, y con ello se comience a experimentar un cierto aperturismo en el seno del Club. Montal i Galobart convocó una primera asamblea de compromisarios en julio de 1948, por bien que el régimen únicamente permitiera la presencia de 1% del total de socios.

El FC Barcelona se rehacía social y deportivamente. Se pasa de 3.486 socios en 1939 hasta los 30.000 a final del mandato de Montal. Se dará impulso a la creación de un consejo consultivo, se restaurará la figura de Joan Gamper en la memoria del Club, se experimentará un distanciamiento de los postulados del régimen y se celebrará con éxito el 50 aniversario de la entidad. Montal fue reelegido por aclamación y en 1952 traspasa el poder al directivo Enric Martí Carreto.

 
Hoy destacamos