Culemaníacos

Ernesto Valverde protagoniza la serie 'Matchday', producida por Piqué / FCB

Ernesto Valverde protagoniza la serie 'Matchday', producida por Piqué / FCB

El Barça estrena 'Matchday', la serie que deja a Valverde como una marioneta

Luis Suárez, Piqué y el clásico son los principales protagonistas del primer capítulo

Víctor Malo @VMalo8

28.11.2019 15:04h Actualizado: 20.01.2020 11:19 h.

3 min

El FC Barcelona estrenó este jueves de forma oficial para los medios de comunicación la serie Matchday (día de partido). El club catalán escogió los Bosque Multicines para presentar ante la prensa el primero de una serie compuesta por ocho capítulos de unos 45 minutos cada uno.

Producido por Kosmos y Producciones del Barrio, de Gerard Piqué y Jordi Évole respectivamente, el documental cinematográfico se estrenará de forma íntegra para el público a partir de las 12 de la noche de este mismo jueves (ya viernes), de forma gratuita a través de Rakuten TV.

Con la voz de John Malkovich en la narración original (en inglés), el primer capítulo de Matchday consigue llegar al público por su acertada combinación de historias humanas con la tensión del día a día del jugador y las interioridades del vestuario.

La mezcla funciona y ayuda al aficionado a sentir más de cerca al equipo y conocer mejor a sus ídolos, ya sea desde una vertiente más personal, introspectiva o íntima, como desde la faceta más cercana y bromista.

El primer capítulo empieza con una conversación cotidiana entre Messi y Luis Suárez, pero resume el clásico que disputaron Barça y Real Madrid el pasado 28 de octubre de 2018 en el Camp Nou. Los pupilos de Valverde endosaron una manita (5-1) al conjunto entonces entrenado por Lopetegui, que terminó siendo despedido.

Luis Suárez fue el protagonista de aquella noche al anotar un hat-trick y también es uno de los protagonistas de este capítulo del documental. Entre otras cosas se emociona cuando habla sobre su mujer, Sofía, y la amenaza de cortar con él cuando tenían solo 15 años, o cuando recuerda la ausencia de la figura paterna en su vida: “Algo que no quería para mis hijos”.

Un dato revelador, que apuntó la periodista Marta Carreras, es que Luis Suárez marcó un gol cuando nació su primera hija, Delfina, anotó dos cuando nació el segundo, Benjamín, y aquella noche mágica contra el Madrid metió tres, coincidiendo con el nacimiento del pequeño Lautaro.

El otro gran protagonista del capítulo es Piqué, donde muestra su lado más tierno y cercano con la familia, especialmente en una videollamada con su hijo Milan, y su lado más gamberro y provocador en el vestuario con vaciladas a Denis Suárez, Arthur o Jordi Alba.

Piqué deja muy mal a Valverde

Sin embargo, y pese a los muchos aciertos de la producción, lo más destacado es la imagen de falta de autoridad que se desprende de Ernesto Valverde. El técnico extremeño queda retratado.

Valverde irrumpe de entrada en la presentación, con un posado entre divertido y nervioso que ya provoca alguna que otra risa en la sala. De manera que alguien que no sepa que se trata del entrenador del Barça pensaría que puede ser cualquier cosa menos el líder de un vestuario.

Sin embargo, la escena donde el Txingurri pierde definitivamente cualquier atisbo de jerarquía tiene a Piqué como protagonista. El central del Barça conversa con Hiroshi Mikitani, propietario de Rakuten, en un restaurante de Barcelona después del clásico. Durante la conversación hablan sobre una fiesta a la que quieren asistir juntos y que se celebra en Nueva York.

Piqué se ríe mientras lo explica: “Me costó mucho convencerlo, no había manera, me reuní hasta en cinco ocasiones con él para hablar del tema y aún así me decía que no lo veía claro, no entendía esa necesidad de acudir a la fiesta todos los jugadores”, comenta en palabras aproximadas.

Pero al final cedió, total, íbamos a ir a la fiesta sí o sí”, asegura entre risas el capitán y productor del documental a Mikitani. Un episodio más que no hace sino alimentar la falta de mando de Valverde y la teoría de que los jugadores hacen lo que quieren, por mucho que el propio Piqué se enfade luego con la prensa. Estas cosas no le ayudan. Ni a él, ni mucho menos al entrenador.

 
Hoy destacamos