Culemaníacos

Hanga contra el Maccabi / EFE

Hanga contra el Maccabi / EFE

El Barça de Jasikevicius deja escapar un partido que tenía ganado

El Maccabi asaltó el Palau tras unos minutos finales pésimos de los culés

18.12.2020 23:13h Actualizado: 21.12.2020 23:51 h.

2 min

El Palau Blaugrana ha dejado de ser un pabellón inexpugnable para los rivales del Barça de Jasikevicius. El equipo azulgrana cosechó una nueva derrota en casa, esta vez frente al Maccabi Tel Aviv, en un partido frenético (67-68). Los tres últimos reveses de los culés se han producido en la capital catalana: primero ante Valencia, luego frente a Olympiakos y este viernes, contra el Maccabi.

El conjunto de Giannis Sfairopoulos planteó un partido muy complejo al FC Barcelona desde el salto inicial. Los israelíes llegaron al Palau como decimoterceros clasificados de la competición continental, pero exhibieron un nivel más digno de un equipo de playoffs que de uno que se encuentra en la parte media-baja de la tabla.

Telaraña

La telaraña defensiva diseñada por Maccabi complicó la vida al Barça en el primer cuarto. Los culés sudaron sangre para encontrar posiciones de tiro óptimas. Los cambios constantes de la defensa israelí ahogaron a los de Jasikevicius, que no encontraron la forma de llegar al aro. Al final del primer cuarto, los israelíes mandaban 12-17 gracias al trabajo sin balón y también a la actuación del ex NBA Dragan Bender.

Nikola Mirotic contra el Maccabi / EFE

Nikola Mirotic contra el Maccabi / EFE

El FC Barcelona reaccionó en el segundo cuarto. Tanto en defensa como en ataque. Kuric lideró la resurreción culé con dos triples soberbios y empató el marcador (20-20). La velocidad en la circulación del balón creció y con ella, el acierto. Los de Saras se fueron encontrando más cómodos mientras Maccabi empezaba a sufrir.

Los azulgranas se fueron al descanso con ventaja en el marcador (32-30) después de mantener a raya a los visitantes en defensa. Bender, a quien le salía todo este viernes, era el único con habilidad para penetrar el entramado defensivo blaugrana. Fue Mirotic quien, con un palmeo, dio la victoria parcial a los locales.

Colapso

El nivel de los ataques de un equipo y otro aumentó considerablemente tras la reanudación. El tercero fue el único parcial en el que los ataques se impusieron a las defensas. La igualdad se mantuvo. A falta de diez minutos para el final, el Barça vencía 54-53, resultado que hacía presagiar un último cuarto frenético.

Ronalds Smits frente a Bender / EFE

Ronalds Smits frente a Bender / EFE

Los minutos finales cumplieron con el pronóstico. El 59-63 a 5' del final parecía definitivo, pero Calathes, con cinco puntos, y Kuric, con tres, dieron la vuelta al resultado (67-63). Entonces, el FC Barcelona entró en colapso, fue incapaz de anotar tiros que normalmente irían dentro. Maccabi se fue acercando y a pocos segundos del final, Hunter dio la vuelta al marcador con un mate.

El 67-68 fue definitivo. Hunter erró el tiro libre del 2+1 y Higgins no pudo convertir in extremis. Con esta derrota, el Barça queda relegado a la segunda posición de la tabla de la Euroliga.

 
Hoy destacamos