Culemaníacos

Cory Higgins en la final de Supercopa ante el Real Madrid / EFE

Cory Higgins en la final de Supercopa ante el Real Madrid / EFE

El Barça de Jasikevicius regala la Supercopa al Real Madrid (otra vez)

El Barça tira por la borda en el último cuarto un partido que tenía hecho

Carlos Vázquez

12.09.2021 20:35h Actualizado: 13.09.2021 12:05 h.

4 min

Real Madrid y FC Barcelona se veían las caras este domingo en la final de la Supercopa de España tras vencer en las semifinales del sábado. El Barça de Jasikevicius llegaba tras arrollar al Valencia, mientras que el Real Madrid tuvo que sufrir hasta el final contra el Lenovo Tenerife. El partido, que ha terminado con victoria blanca por 83-88, ha dejado una actuación vergonzosa del Barça, que en el tercer cuarto ha llegado a ganar de 19 puntos. Mucho a corregir si se quiere llegar a algo esta temporada.

El conjunto catalán saltaba con Oriola, Mirotic, Calathes, Higgins y Hayes-Davis, mientras que el conjunto entrenado por Pablo Laso lo hacía con Yabusele, Taylor, Poirier y los dos exbarcelonistas Heurtel y Hanga.

Cory Higgins en una acción ante el Real Madrid / EFE

Cory Higgins en una acción ante el Real Madrid / EFE

Ligera superioridad en la primera parte

El Barça empezaba el partido con dos triples de Hayes y Oriola, que ponían seis puntos en el marcador culé nada más empezar, a lo que el Madrid contestaba con dos mates de Poirier y un triple que mantenían el marcador igualado. El Barça insistía con los triples, y metía el tercero de 3. Efectividad perfecta para empezar el partido. A los cinco minutos, los de Jasikevicius se ponían cinco puntos por arriba (16-11), y el lituano daba entrada a Nico Laprovittola, jugador madridista el año pasado.

El Real Madrid reaccionaba con un Carlos Alocén que, tras perderse la semifinal, conectaba dos triples consecutivos para poner el 20-18 en el marcador. El resto del primer cuarto estuvo protagonizado por la solidez defensiva de ambos equipos, y los diez minutos iniciales se cerraban con un 23-22 para el Barça.

Sarunas Jasikevicius ante el Real Madrid / EFE

Sarunas Jasikevicius ante el Real Madrid / EFE

En los primeros minutos del segundo cuarto, la igualdad se ha mantenido y el encuentro ha llegado al 35-34 con 7 pérdidas por equipo. A minuto y medio para el final de la primera parte, los árbitros señalaban una técnica a Poirier, que protestaba ostensiblemente unos pasos de Brandon Davies. Un arreón de los de Jasikevicius en la recta final les colocaba con un 46-37 tras un parcial de 11 a 3 que también suponía la mayor diferencia a favor de los culés, un +9. Un triple de Heurtel maquillaba el marcador justo antes del descanso, al que se ha llegado con un 46-40.

Reinicio aplastante y clave

El Barça, liderado por un valioso Oriola con 11 puntos y 4/4 en tiros (con tres triples), salía al campo dispuesto a aumentar su ventaja y llevarse el partido. Los de Jasikevicius han salido enchufados, y han firmado un parcial de 6-0 para ponerse 12 arriba, momento en el que el cuadro arbitral señalaba una técnica a Fabien Causeur. Otro de los franceses blancos, el exblaugrana Thomas Heurtel cometía una falta antideportiva que permitía al Barça colocarse, triple de Mirotic mediante, con el 59-44.

Con tan solo 3 minutos y medio del tercer cuarto disputados, los de Jasikevicius habían pasado de los 6 a los 15 puntos de diferencia. Máxima ventaja, y las cosas pintaban bien. Calathes no planeaba parar, y aumentaba todavía más la distancia: 61-44. Un mate de Poirier parecía despertar al Madrid, mientras que un colosal Brandon Davies dominaba el aro blanco. Sergio Llull arreaba a los suyos y colocaba a los de Laso a diez con un triple. Pero el Barça es mucho Barça.

Pablo Laso ante el Barça en la Supercopa de básquet / EFE

Pablo Laso ante el Barça en la Supercopa de básquet / EFE

Cory Higgins contestaba el triple con otro inmediatamente, pero bajo la bocina era Llull quien volvía a anotar tres y mandaba el encuentro al último cuarto con un 71-62. El estadounidense insistía, y se posicionaba como jugador más valioso de los culés en el segundo tiempo. Tras unos ataques frenéticos en ambos lados del campo, el cansancio empezaba a hacer mella, especialmente en los blancos.

Nick Calathes se ha sacado de la chistera una de las mejores asistencias del torneo, pero el Madrid mantenía la presión y ponían el 79-72 en el marcador. A siete puntos y entrando en la recta final del partido. Con tan solo 3:30 en el reloj, el Madrid firmaba un parcial brutal gracias a Alocén y Poirier y se colocaba a tan solo un punto del Barça.

Sergio Llull y Alex Abrines en la Supercopa de básquet / EFE

Sergio Llull y Alex Abrines en la Supercopa de básquet / EFE

Los culés firmaban 3 de 14 en tiros de campo en el cuarto cuarto, y a menos de 2 minutos para el final, los blancos empataban el encuentro a 81. Alta tensión y el pabellón vibrando. El Madrid, con dos tiros libres, se ponía dos arriba, pero Davies empataba rápidamente. Poirier cumplía desde la línea de un punto, y Davies fallaba en suspensión: 5 de 17 en tiros de campo. Tras otra falta de Mirotic, Alocén ponía el 83-86 y con 9 segundos, el Barça se la tenía que jugar con un triple que no ha entrado.

El Barça ha caído estrepitosamente en un partido que tenía ganado, en el que ha liderado el marcador durante más de 37 minutos. Primera final del año, primera final perdida para los de Jasikevicius, que solo pueden mejorar de cara al inicio de la Liga la próxima semana.

En estadísticas, Higgins ha liderado al Barça con 16 puntos, seguido de Davies (13), Mirotic (12) y Oriola (11, todos en el primer cuarto). Nick Calathes ha liderado en valoración al Barça, con un 18, mientras que Sergio Llull, MVP del partido, ha liderado en valoración (27) y puntos (14). A destacar la actuación del blanco Poirier, con 26 de valoración y 16 puntos.

 
Hoy destacamos