Culemaníacos

El jugador del Barça Lassa Jaka Blazic penetra ante la defensa de Xavi Rabaseda / EFE

El jugador del Barça Lassa Jaka Blazic penetra ante la defensa de Xavi Rabaseda / EFE

El Barça Lassa vuelve a la senda de la victoria y acaricia los cuartos de final

Los azulgranas vencieron cómodamente en el Palau (93-64) ante el Herbalife Gran Canaria

Pau Beya Acero @pbeya96

19.03.2019 23:13h Actualizado: 25.03.2019 13:38 h.

2 min

Pocos equipos en Europa necesitaban tanto la victoria como el Barça Lassa. Los azulgranas llegaban al encuentro de anoche tras dos derrotas consecutivas en Turquía. La primera, ante el Anadolu Efes, dolió doblemente: por el resultado pero sobretodo porque acabó con las opciones de lograr el factor cancha en cuartos de final. En la segunda, ante Fenerbahçe, los catalanes desperdiciaron un parcial favorable en el último cuarto.

El escenario para acabar con la mala racha era ideal: el FC Barcelona recibió en el Palau Blaugrana a un Herbalife Gran Canaria que ya no se jugaba nada más que el honor, pues con siete victorias y 19 derrotas no tiene ninguna opción de clasificarse para la siguiente fase. Los de Pedro Martínez tenían una sola ventaja: la tranquilidad de no tener presión por el resultado, pues actualmente están más pendientes de consolidar su permanencia en la Liga Endesa.

Los catalanes, en cambio, tenían mucho más en juego. Una nueva derrota los acercaría a los puestos sexto, séptimo y octavo de la fase regular. O dicho de otra manera, se verían obligados a cruzarse con CSKA de Moscú, Real Madrid Fenerbahçe en cuartos de final, tres equipos que actualmente están muy por delante.

Primera mitad igualada

La diferencia de presión se notó durante los primeros 20 minutos. El Barça Lassa no pudo distanciarse en ningún momento de un Herbalife Gran Canaria que pese a la gran defensa de los azulgranas veía el aro como una piscina. Los locales, comandados por Singleton Seraphin, terminaron el primer cuarto ligeramente por delante en el marcador (22-19).

Dj Strawberry intenta superar al alero Víctor Claver / EFE

Dj Strawberry intenta superar al alero Víctor Claver / EFE

Fue en el segundo cuarto cuando el conjunto catalán pegó un acelerón y llegó a lograr una máxima ventaja de diez puntos (33-23) desbaratada por un gran parcial de los visitantes (0-7). Kuric, que estuvo pletórico ante su exequipo (14 puntos, 4 de 4 en triples) volvió a distanciar a los azulgrana con el 38-30. Antes de llegar al descanso los de Pedro Martínez volvieron a acortar diferencias y pusieron el miedo en el cuerpo a la afición azulgrana (38-35).

Susto y reacción

Aunque era evidente que, observando la primera mitad, el Barça Lassa no se podía confiar, tuvo que verse por detrás en el marcador para poner la sexta marcha. El detonante fue la canasta de dos de Eriksson (curiosamente exazulgrana) que puso el 38-39 en el electrónico del Palau Blaugrana.

Pau Ribas supera a Oriol Paulí / EFE

Pau Ribas supera a Oriol Paulí / EFE

Desde ese momento los catalanes sumaron acierto en ataque y dureza en defensa, la fórmula perfecta para cualquier deporte de equipo. Los triples de Ribas, Singleton Pangos y la siempre inestimable lucha bajo el aro de Oriola Tomic provocó un parcial de 26-7 en los últimos ocho minutos del tercer cuarto. Faltaba una cuarta parte del partido, pero el encuentro ya estaba sentenciado (64-46).

Los últimos 10' fueron una fiesta en un Palau que ya saborea la clasificación de su equipo para cuartos de final. Si mañana el Baskonia vence al Panathinaikos, los azulgranas estarán entre los ocho mejores equipos de Europa tres temporadas después. Pesic gustará más o menos, pero sus resultados son incuestionables.

 

Hoy destacamos