Culemaníacos

Barça y Madrid empataron a nada tras diecisiete años, en un duelo inédito con tintes políticos/ EFE

Barça y Madrid empataron a nada tras diecisiete años, en un duelo inédito con tintes políticos/ EFE

El Barça-Madrid dejó una imagen inédita en los últimos 17 años

Uno de los duelos más esperados del año terminó con empate a cero, ante el desencanto de un Camp Nou a reventar

Diana Velasco Silgado @missVel11

19.12.2019 13:14h

2 min

El Barça-Madrid dejó una imagen inédita en los últimos 17 años

Muchos eran los que esperaban con ansia la celebración del primer duelo de la temporada entre Barça y Madrid, un partido que nunca deja indiferente a nadie y entorno al que se crea una expectación a nivel mundial.

En esta ocasión, los planes reivindicativos de Tsunami Democràtic durante el desarrollo del encuentro en el Camp Nou, avivaron aún más el interés de los aficionados e incluso de aquellos a los que ni siquiera les gusta el fútbol.

Sin embargo, la tención terminó dirigiéndose al terreno de juego ante un espectáculo de lo más inusual entre catalanes y madrileños. Ni unos ni otros terminaban de abrir la lata y aunque las ocasiones se sucedían, el marcador permaneció intacto durante los 95 minutos de juego.

Messi y Benzema se saludan tras el partido/ EFE
Messi y Benzema se saludan tras el Barça-Madrid/ EFE

Tras 17 temporadas, el Barcelona y Madrid empataron a cero en la disputa de un clásico, que estuvo marcado por los acontecimientos políticos que se viven actualmente en España.

Un cero a cero que nada gustó ni a culés ni a madridistas, quienes abandonaron el estadio entre quejas, aunque cada cual por sus respectivas razones. Pero el empate no parecía tan mal resultado en medio del caos político que se vive en Catalunya y en todo el país.

Tsunami Democràtic cumplió su amenaza de lanzar balones amarillos al terreno de juego en pleno partido, sin embargo, la repercusión fue poco más que anecdótica. Tan sólo unas 40 pelotas alcanzaron el césped del Camp Nou y fueran rápidamente retirados, por lo que en términos generales, el partido se desarrollo con total normalidad.

Primer empate a nada en casi dos décadas

En un inicio, el Barça fue quien presionó primero y quien mantuvo al real Madrid en su área durante varios minutos. Más tarde, los papeles se intercambiaron y el Barça recibió el asedio merengue en los tal vez fueran los mejores minutos del Madrid.

Gerard Piqué salvó un gol cantado apenas cumplido el 16 de juego, cuando de cabeza despejó un remate sobre la misma línea de gol. Esa fue tal vez la opción más obvia por parte de los merengues, sin contar el contar el gol de Bale, que fue correctamente anulado por fuera de juego.

Ter Stegen tampoco falló en sus labores bajo palos y muy acertado estuvo tras blocar un peligroso disparo por parte Benzema. El despeje acabó en saque de esquina y el guardameta alemán hizo lo propio para alejar el peligro de la portería azulgrana.

De Jong y Casemiro durante el clásico en el Camp Nou/ EFE
De Jong y Casemiro durante el clásico en el Camp Nou/ EFE

Entre idas y venidas se desarrolló el enfrentamiento entre catalanes y madrileños, pero sin que ninguno encontrara definitivamente el camino hacia los tres puntos. Ambos conjuntos saltaron al verde con la intención de colocarse como líderes en solitario, sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, parecía que tanto a unos como otros el empate les estaba bien.

Ni los cambios en un equipo y otro sirvieron para decantar la balanza y tras 95 minutos sobre el terreno de juego, el colegiado señaló el final del encuentro. Un cero a cero en el marcador que muy pocos se esperaban y cuyo antecedente más cercano se remonta nada menos que a 17 años atrás.

Con este resultado, Barça y Madrid se mantienen en lo más alto de la clasificación, ambos con 36 puntos, aunque los azulgrana cuentan con el gol average a favor. 

 

Hoy destacamos