Culemaníacos

Gerard Piqué y Rique Puig durante un entrenamiento en las instalaciones del club /FC BARCELONA

Gerard Piqué y Rique Puig durante un entrenamiento en las instalaciones del club /FC BARCELONA

Los casos en que el Barça se ha saltado los protocolos de prevención

Los errores son puntuales y el club está contento con la aplicación del protocolo

Cristina Balaguer

22.05.2020 10:48h

2 min

Después de dos meses entrenadose en casa, los jugadores volvían al trabajo bajo estrictas medidas de seguridad. El protocolo de la liga incluye muchas nuevas normas: el uso de mascarillas, guantes, no utilizar el gimnasio, ir vestido de casa para entrenar...Los equipos van adaptando sus rutinas a esta nueva normalidad. 

El Barça no ha sido ajeno a los cambios y se han cometido algunos errores. El protocolo es estricto para asegurar todo lo posible la salud de jugadores, técnicos y trabajadores y los clubes se van adaptando para cumplirlo pero durante los primeros días de vuelta se han cometido algunos errores, no graves, pero sí se han dado dos situaciones que la Liga quería evitar. 

Errores en el protocolo

El primer fallo fue de Arthur Melo. Los jugadores deben ir a trabajar siempre en el mismo vehículo y el brasileño llegó en un Range Rover un día y en un Ferrari al día siguiente. El coche de Arhur sufrió una avería y se vió obligado a cambiar de coche. A pesar de que parece un error, el inspector de LaLiga conocía la situación y por ello no fue un problema. 

Un error que sí que se cometió y del quefue culpable el club fue que coincidiesen 20 jugadores dentro de las instalaciones deportivas. El nuevo protocolo exigía que durante la fase dos, cuando los entrenamientos eran aún individuales, no coincidiesen más de doce jugadores en las instalaciones. Seis en cada campo. Aunque el riesgo fue bajo porque solo coincidieron, fue un error. 

Otro problema más grave surgió cunado un jugador acudió vestido de calle a la Ciudad Deportiva cuando deben llegar vestidos con ropa de entrenamiento. Según 'El club de Mitjanit' de Catalunya Ràdio uno de los futbolistas llegó en camiseta de tirantes y aunque no es seguro, es de suponer que se cambió en el coche, ya que no pueden utilizar las instalaciones. 

Desde La Liga también se propuso que un inspector estuviese presente en las instalaciones para comprobar si se cumplían los protocolos durante los entrenamientos pero el Barça no estaba de acuerdo en tener a alguien asegurandose constantemente de quien llevaba mascarilla o guantes. El club azulgrana ha logrado no tener a un inspector en los entrenamientos aunque sí hubo uno durante el proceso de desinfección y cuando se realizaron las pruebas médicas. 

En cualquier caso, el club está contento y por ahora se está haciendo todo lo posible por cumplir con el protocolo. Tanto los futbolistas, como los técnicos y los trabajadores están poniendo todo de su parte para asegurar la seguridad de todos. 

 
Hoy destacamos