Culemaníacos

Moussa Ndiaye, en su presentación con el Barça B | FCB

Moussa Ndiaye, en su presentación con el Barça B | FCB

El central tapado para la defensa culé hasta que llegue Éric García

Ronald Koeman tendrá que hacer malabares para el eje de la zona defensiva

Redacción Culemanía @culemanias

07.10.2020 17:58h

2 min

Ronald Koeman finalmente se quedó sin su gran deseado para reforzar la defensa. El técnico holandés ya avisó de que incorporar un central era prioritario, ya que solo contaba con tres en la plantilla de su confianza: Gerard Piqué, Clemente Lenglet y Ronald Araujo. Por tanto, descartó públicamente a un Todibo que finalmente salió cedido al Benfica, y Samuel Umtiti

La gran apuesta del nuevo entrenador del Barça era Éric García, por el que llevaba meses pactando el club culé. Sin embargo, las negociaciones con el Manchester City se rompieron en el último momento del mercado. El FC Barcelona estuvo dispuesto a pagar cerca de 18 millones de euros por el canterano azulgrana, que además acaba contrato en 2021. No obstante, los citizens no cedieron y no le dejaron salir por menos de dos millones de diferencia. 

Eric García en un partido del Manchester City / EFE

Eric García en un partido del Manchester City / EFE

Ahora, se le abre un panorama aterrador a Koeman. Deberá sobrevivir hasta enero, cuando volverán a lanzarse por el internacional español, con pocas opciones en defensa. Cualquier contratiempo le obligaría a contar con un Umtiti que no es seguro de nada, o buscar en el filial, donde cuenta con alternativas interesantes pero sin experiencia. Sin duda, no es precisamente el escenario que esperaba el holandés.

La opción del filial

En este sentido, a Koeman le gusta especialmente Santiago Ramos, que ya ha entrenado incluso con el primer equipo esta pretemporada. Llegó en febrero procedente del Boca Juniors como uno de los centrales con más proyección del fútbol argentino, pero el coronavirus le dejó sin opciones de jugar con el filial. Ahora, podría tener su gran oportunidad con los mayores. 

Santiago Ramos, en su presentación con el Barça | EFE

Santiago Ramos, en su presentación con el Barça | EFE

Por otra parte, el gran tapado con el que podría contar el técnico holandés es Moussa Ndiaye, reciente fichaje del Barça B este verano. Ndiaye es un joven defensa zurdo, que puede jugar tanto de central como de lateral izquierdo, que mide 1,78 metros de altura y destaca por su potencia y velocidad tal y como demostró con su país, Senegal, en la Copa de África Sub-20 disputada en 2019. Con solo 18 años, se ha formado en la Academia Aspire, donde no ha dejado de demostrar una progresión constante. 

En tres meses se vuelve a abrir el mercado de fichajes, y en ese momento, el Barça se volverá a lanzar a por Éric García. En este tiempo, el equipo tendrá que sobrevivir con lo que tiene. La posición de central es la que más preocupa, y ante cualquier contratiempo, Koeman no dudará en recurrir al filial, donde cuenta con dos opciones prácticamente desconocidas pero fiables, para salvar al equipo. El resultado de una planificación ineficiente. 

 
Hoy destacamos