Culemaníacos

Imagen de archivo de los Boixos Nois

Imagen de archivo de los Boixos Nois

Cierra el bar La Jarra, el cuartel general de los Boixos Nois

Los seguidores radicales del FC Barcelona pierden su punto de encuentro antes de los partidos

Redacción Culemanía @culemanias

31.05.2019 22:54h Actualizado: 31.05.2019 22:54 h.

2 min

Lección de dignidad y valentía por parte de los vecinos y vecinas del barrio de Les Corts. Este viernes 31 de mayo el bar La Jarra, local donde se congregan los Boixos Nois antes, durante y después de los encuentros, echó el cierre gracias a las denuncias de todas aquellas personas que malvivían día a día con un ambiente insoportable.

Se hartaron del ruido hasta altas horas de la madrugada, de los petardos, las bengalas, las peleas, los orines y los vómitos en la calle. La situación era insostenible y finalmente se ha impuesto la razón. La principal damnificada, aparte de los ultras, es la dueña del bar, Beatriz Pérez, que en declaraciones a Antena 3 echó la culpa a las víctimas: "Si os molesta, no os compréis una casa cerca del Camp Nou".

Una imagen del ambiente en la puerta del bar 'La Jarra' / TWITTER EL PAÍS

Una imagen de los aledaños del bar 'La Jarra' en un día de partido / TWITTER EL PAÍS

Los vecinos han estado mucho tiempo luchando, pero finalmente ha valido la pena. Lo intentaron todo: reuniones de distrito, quejas al Ayuntamiento, conversaciones con los Mossos y la Guardia Urbana... Se abrieron varios expedientes contra el bar por temas administrativos, pero hasta este viernes no lograron que La Jarra cerrase.

Cuartel general

Este bar ya fue noticia el pasado día 9 de marzo. Por aquel entonces, los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo una redada gracias a la cuál encontraron todo un arsenal: desde porras extensibles hasta navajas, pasando por palos, martillos, puños americanos y un saco de escombros lleno de ladrillos.

En ese momento, los cuerpos policiales catalanes sospechaban que los Boixos Nois pretendían encontrarse con los Bukaneros, grupo radical del Rayo Vallecano, cuyo encuentro debía celebrarse unos días después de la redada. Y es que en el encuentro de ida, que se celebró en noviembre, los sectores ultras de ambas aficiones protagonizaron una batalla campal.

Meses fatídicos

La redada del 9 de marzo y el cierre del bar La Jarra se han producido, casualmente o causalmente, después de los incidentes que protagonizaron los Boixos en el estadio del Olympique de Lyon el pasado 19 de febrero. El propio FC Barcelona fue multado por dichos incidentes y algunos socios y peñas fueron castigados.

Pancartas de los 'Boixos Nois' en el campo del Olympique de Lyon / TWITTER

Pancartas de los 'Boixos Nois' en el campo del Olympique de Lyon / TWITTER

Desde ese encuentro, el club azulgrana y los cuerpos policiales, en especial los Mossos d'Esquadra, han actuado juntos para reducir y aislar a los Boixos. Aparte de las acciones ya mencionadas, el mes de marzo fueron calificados como grupos radicales violentos, mención que les impide acceder a cualquier estadio de España.

Los últimos meses están siendo fatídicos para los seguidores radicales del FC Barcelona. Encadenan una mala noticia tras otra y cada vez están más cerca de ser reducidos al mínimo.

 
Hoy destacamos