Culemaníacos

Ansu Fati en un entrenamiento con el Barça / EFE

Ansu Fati en un entrenamiento con el Barça / EFE

Las cláusulas secretas del contrato de Ansu Fati

El delantero guineano renovó con el Barça el pasado mes de julio

Pau Beya Acero @pbeya96

17.09.2019 18:51h Actualizado: 17.09.2019 19:10 h.

2 min

Ansu Fati ha tenido suficiente con tres encuentros para convertirse en una de las grandes 'perlas' del fútbol mundial. Con solo 16 años está teniendo un impacto sorprendente en un equipo como el FC Barcelona, poniéndose el equipo a la espalda en momentos complicados y sin esconderse en ningún momento. No es que no desentone, sino que destaca por encima del resto.

Desde que llegó era una de las grandes promesas de La Masia. Aunque su rendimiento es completamente inesperado, el club siempre trató su renovación como una de las prioritarias. Tras cerrar un acuerdo con Ilaix Moriba, la entidad se puso manos a la obra para atar a Ansu Fati. Y tras meses de negociaciones, el delantero guineano fue renovado.

La fórmula del 3+2

La joven 'perla' quedó ligada al FC Barcelona hasta el año 2022, con opción de ampliar el contrato por dos temporadas más. Tiene una cláusula de rescisión de 100 millones de euros y cobró una prima de renovación de 700.000 euros. En un principio el club zulgrana ofrecía, como máximo, 600.000 euros. Pero la aparición de Rodrigo Messi, hermano de Leo, como nuevo representante, elevó la cifra y aceleró las negociaciones.

Una foto de Ansu Fati celebrando su gol ante el Valencia / FCB

Una foto de Ansu Fati celebrando su gol ante el Valencia / FCB

A nivel de salario, se trata de un contrato escalonado, según informó El Club de la Mitjanit el pasado lunes. En caso de que Ansu baje al filial (o al juvenil) cuando se recuperen Dembelé Messi, cobraría 300.000 euros este curso, 350.000 el segundo, 400.000 el tercero, 500.000 el cuarto (en caso de que se concretara la opción de renovación) y 600.000 el quinto.

Si, por el contrario, se estableciera en el primer equipo de forma definitiva, cobraría un millón de euros esta campaña, 1,25 'kilos' la segunda y 1,5 la tercera. Son cantidades que pueden parecer desorbitadas para un jugador de 16 años, pero si no se lo ofrece el FC Barcelona, otro club se encargará de hacerlo.

Braima Fati, clave

Más allá de las cifras, otro de los aspectos que desatascó la negociación fue la continuidad del hermano de AnsuBraima, en el club azulgrana. Llegó a La Masia de la mano de su hermano y el pasado mes de julio, cuando se estaba negociando la renovación de la joven 'perla', se cerró también la suya por las próximas tres temporadas.

Braima Fati en un partido con el Barça

Braima Fati en un partido con el Barça

Tiene 21 años y este curso está jugando como cedido en el Calahorra. No juega en el FC Barcelona desde hace tres años porque los técnicos no consideran que tenga el nivel suficiente para jugar en el juvenil o en el filial. Estuvo en el Sabadell, el Vilafranca y en Bélgica. Es decir, que un jugador que no viste de azulgrana desde hace tres años, renovó por tres campañas más.

Al final, el gran objetivo de la entidad catalana era asegurarse el futuro de Ansu Fati y, como un plus de la negociación, tuvo que renovar a su hermano Braima. Un caso que recuerda al del hijo del representante de De JongMike van Beijnen, que llegó a La Masia este pasado verano. Los verdaderos objetivos eran Ansu Frenkie, pero para lograrlo el FC Barcelona se vio obligado a cargar con dos futbolistas que, a juzgar por su rendimiento previo, jamás podrán ser importantes en Can Barça.

 

 
Hoy destacamos