Culemaníacos

El Barça, intentando defender una jugada del Real Madrid | EFE

El Barça, intentando defender una jugada del Real Madrid | EFE

El coraje del Barça no es suficiente ante un imperioso Real Madrid

El conjunto azulgrana pagó demasiado caros sus errores y perdió el liderato en la Euroliga

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

14.11.2019 23:01h Actualizado: 14.11.2019 23:17 h.

3 min

Pese a la apuesta del club por la sección de baloncesto, el Barça sigue estando un paso por debajo del Real Madrid (86-76). El conjunto entrenado por Pesic, pese a demostrar un coraje colosal y remontar una renta de hasta 20 puntos, finalmente pagó demasiado caro sus errores en los momentos críticos del partido y no pudo superar a los bancos en un atronador Wizink Center. Mirotic, con todo el pabellón en contra por su pasado madridista, fue el mejor de los azulgranas pero, en los momentos decisivos, tampoco estuvo especialmente inspirado y no pudo evitar que el Barça perdiese el liderato en la Euroliga. 

Giro copernicano en la primera mitad

A este Barça no se le puede dar por muerto nunca. Un mensaje que tendrán que grabarse con fuego todos sus rivales en lo que resta de temporada. Y es que Stevislav Pesic tiene este año un equipo no solo con muchísima calidad, sino también con orgullo de equipo campeón.  

El primer cuarto hacía presagiar una exhibición y una victoria histórica del Real Madrid ante su eterno rival. Los blancos empezaron el encuentro enchufadísimos, sobre todo desde la línea de 3, ante unos culés poco acertados en ataque y sin ninguna opción de obstaculizar en defensa a la locomotora merengue. Un Barça aturdido recibió en los primeros 10 minutos la barbaridad de 32 puntos. A este ritmo, se antojaba un partido muy largo para los azulgranas.

Sin embargo, el baloncesto es un deporte donde el aspecto psicológico cobra una importancia fundamental. Y el Barça, tras recibir la bronca de Pesic en el banquillo, reaccionó en el segundo cuarto como un equipo campeón. Los azulgranas, comandados por un inspirado Delaney, consiguieron protagonizar un giro copernicano en el segundo cuarto y se metieron de nuevo en el partido ante la incredulidad blanca. Así, el conjunto azulgrana, que llegó a ir hasta 20 puntos por debajo, sacó una garra inverosímil y consiguió remontar y marcharse al descanso por delante (48-50).

Delaney comandó la remontada del Barça en la primera mitad | FCB

Delaney comandó la remontada del Barça en la primera mitad | FCB

Se repite la historia

No obstante, el paso por los vestuarios no hizo ningún bien a un equipo culé que estaba practicando un nivel excelso de baloncesto en el segundo cuarto. El mismo desorden y dispersión del inicio de partido del Barça volvió a aparecer en los primeros minutos de la segunda mitad, lo que permitió al Madrid conseguir una destacada ventaja de diez puntos en pocos minutos.

Pero esta vez, los blancos aprendieron de los errores de la primera mitad y, pese al empuje y el apretón final de los hombres de Pesic, el conjunto madrileño, apoyado por un fervoroso ambiente en el Wizink Center, fueron capaces, esta vez sí, de defender la ventaja y llevarse el encuentro. El juego coral del equipo entrenado por Pablo Laso, comandado por Randolph y Campazzo, fue demasiado para un Barça que dio muestras de equipo campeón en muchos momentos del encuentro, pero que pagó demasiado caro sus errores en los momentos clave y acabó derrotado ante el eterno rival. 

El regreso de Mirotic a Madrid

Una de las grandes polémicas de cara al primer Superclásico de la temporada era conocer el recibimiento que el Wizink Center haría a Nikola Mirotic. El montenegrino creció y defendió la camiseta blanca del 2008 al 2014. Pero, tras su paso por la NBA, decidió volver a Europa a vestir la camiseta del máximo rival, el Barça.

Mirotic tuvo un duro recibimiento en Madrid | FCB

Mirotic tuvo un duro recibimiento en Madrid | FCB

Así, tanto en la presentación como cada vez que recibía el balón, los silbidos se hacían presentes en todo el pabellón. Mirotic fue el mejor jugador de los azulgranas con 19 puntos. Sin embargo, anotó fruto de su inspiración pero no consiguió protagonizar grandes acciones de forma regular durante todo el partido. Además, en los últimos minutos se le vio claramente superado por un Wizink Center que disfrutó de la derrota del Barça, y sobre todo, de Mirotic. 

 

 
Hoy destacamos