Culemaníacos

Una foto de Philippe Coutinho durante un partido con el Bayern de Munich / Instagram

Una foto de Philippe Coutinho durante un partido con el Bayern de Munich / Instagram

Coutinho se entrega en cuerpo y alma al Bayern

El astro brasileño recupera su mejor versión en la Bundesliga y cautiva a afición y compañeros

Claudia Granja @c_granjafranch

16.09.2019 16:17h

2 min

Philippe Coutinho ha recuperado la sonrisa en Alemania. Y no solo eso. También su mejor fútbol. Recuerda de nuevo al mediapunta que lideraba al Liverpool, dotado de una visión de juego y un control de los tempos envidiables. El astro brasileño abandonó el Camp Nou tras una temporada y media en la que fue de mal en peor y en la que solo algunos destellos de su innegable calidad conquistaron  la afición culé. 

Intermitente, sin confianza, sin continuidad y triste. Unas características que han desaparecido. Nada del Coutinho que conocimos en la capital catalana existe en Alemania. Se trasladó a Munich en busca de un nuevo reto y dejó todos sus miedos en la capital catalana. Una cesión que alivia al club catalán y que pese a no contar con el consenso total de la afición alemana, sus apariciones están empezando a cambiar la opinión pública.

En su presentación se mostró cauto, pero feliz de llegar a las filas del actual campeón bávaro: “Pueden pasar muchas cosas en el fútbol. Estoy muy feliz de estar en Munich y quiero hacer un gran año" para "ser el mejor Coutinho que pueda ser”.

Cautivados

Nuevo reto, nuevo club y nueva figura. De momento, sus primeras dos apariciones con la entidad bávara han desatado la ilusión en el campeón germano. Cuatro jornadas, dos victorias y dos empates en lo que Coutinho ha tenido un papel más que relevante como creador del juego del conjunto que dirige Niko Kovac. Son cuartos con ocho puntos, pero tiene a la afición en el bolsillo y también al vestuario. 

Coutinho en un partido con el Bayern de Múnich / EFE

Coutinho en un partido con el Bayern de Múnich / EFE

Apoyo total

Sus compañeros le recibieron con los brazos abiertos y poco ha tardado en devolverles el gesto: con galones en el verde. Esos mismos que no tuvo de azulgrana. Su compañero y lateral del Bayern, Benjamin Pavard, ha sido una de las últimas figuras del equipo en rendirse a su calidad. En una entrevista concedida a Sky, el francés tildó al carioca de "pequeño mago”. “Es una persona buena, discreta y agradable, además de buen jugador”, espetó el vigente campeón del mundo. 

Se ha ganado al vestuario, aunque el mismo Pavard reconoció que todavía no está en su mejor versión: “Todavía no está al 100 por cien, probablemente necesite más partidos porque se unió al equipo muy tarde. Estoy seguro de que en unas semanas conoceremos al futbolista de talla mundial que es. Marcará la diferencia en los partidos cruciales.

Lo conozco ahora por algunas sesiones de entrenamiento y no tengo dudas al respecto. Tiene una calidad increíble y se lo mostrará a todos”, sentenció.

 
Hoy destacamos