Culemaníacos

Luis Enrique felicita a Messi, tras ganar la Champions de 2015 en Berlín / EFE

Luis Enrique felicita a Messi, tras ganar la Champions de 2015 en Berlín / EFE

La crisis de Luis Enrique que también se resolvió contra Simeone

El Barça, tras tocar fondo, ganó la Liga, la Copa y la Champions en 2015

Lluís Regàs @LluisRegas

07.02.2022 20:02h

1 min

El Barça fulminó el sábado al Atlético y Xavi Hernández espera que la meritoria victoria sea el punto de inflexión para un equipo con muchas urgencias. Mucho más solvente, pero también inmerso en tensiones internas, era el Barça de la temporada 2014-15, que también recibió al club rojiblanco en una situación muy delicada.

El 11 de enero de 2015, el Camp Nou asistió al resurgir de la MSN, la mítica delantera formada por Messi, Suárez y Neymar. Una semana antes, en San Sebastián, el Barça perdió contra la Real, Luis Enrique sentó en el banquillo a Messi, el argentino se saltó un entrenamiento, Andoni Zubizarreta fue despedido como director deportivo y Josep Maria Bartomeu anunció que convocaría elecciones al acabar la temporada. La crisis era sonada.

De la crisis al triplete

El Barça estaba muy tocado y algunas encuestas apuntaban que Laporta ganaría las elecciones si se celebraban entonces. No fue así. Los socios acudieron a votar en julio, medio año después. Sorprendentemente, el equipo que entonces dirigía Luis Enrique ganó la Liga, la Copa del Rey y la Champions. De la catástrofe se pasó a la euforia en seis meses.

Suárez, Neymar y Messi celebran el tercer gol del Barça al Atlético, el 11 de enero de 2015 / REDES
Suárez, Neymar y Messi celebran el 3-1 del Barça al Atlético, gol marcado por el argentino el 11 de enero de 2015 / REDES

La reacción del equipo fue contundente. Contra el Atlético, en un partido trepidante, el Barça se impuso por 3-1 con goles de Neymar, Suárez y Messi. Tras el tercer tanto, los tres atacantes se dirigieron eufóricos hacia la Tribuna principal y su alegría fue inmortalizada en muchas fotos.

Messi, Suárez y Neymar

Ese día, Luis Enrique encontró la tecla para que el Barça funcionar. Messi regresó a la banda derecha y Luis Suárez jugó por el centro. Neymar, en estado de gracias, firmó un curso increíble. En el centro del campo, Iniesta era el amo, muy bien secundado por Sergio Busquets y Rakitic, mientras que Xavi era suplente.

Siete años después, el Barça ha ganado otra vez al Atlético en el mejor partido de esta temporada. Falta por ver si Xavi ha encontrado la fórmula del éxito, aunque su equipo dista mucho del que ganó el triplete en 2015. El actual, con suerte, ganará la Europa League. 

 
Hoy destacamos