Culemaníacos

Johan Cruyff en el banquillo / EFE

Johan Cruyff en el banquillo / EFE

Cuatro años sin Johan Cruyff

El holandés que cambió la mentalidad del Barça falleció un 24 de marzo de 2016

Guillem Andrés

24.03.2020 17:16h Actualizado: 25.03.2020 11:57 h.

3 min

Ahora hace cuatro años el Barça perdió una de sus leyendas que transformó al club y lo convirtió en un equipo ganador. Johan Cruyff murió el 24 de marzo de 2016 y dejó un gran vació a los más románticos de su idea de fútbol. Una manera de ver este deporte que lo llevó a ganar la primea Copa de Europa del Barça y que más tarde Guardiola subió a otro nivel y formó el mejor equipo del mundo.

La modernidad llega a Barcelona

Johan Cruyff llegó en 1973 en un club en plena depresión que hacía 13 años que no ganaba el título de Liga. El Ajax había llegado a un acuerdo con el Real Madrid, pero en una decisión marca de la casa de Johan, el holandés ya había decidido que quería jugar con el Barça.

A su vez, España se encontraba en una dictadura que vivía sus últimos años, pero aún muy retrasado de los nuevos movimientos que se estaban desarrollando en Europa. De esta manera, Cruyff representó esa modernidad y rebeldía que carecía en el país. Todo eso, además, acompañado de un jugador de primer nivel mundial y referencia de una selección holandesa que brillaría en las próximas competiciones internacionales. Con todo eso, Cruyff fue recibido como un auténtico ídolo en Barcelona.

Johan Cruyff en un partido en el Camp Nou / FC Barcelona

Su impacto en el Barça fue inmediato y el equipo consiguió dos grandes gestas. En enero arrollaron al Madrid en el Bernabéu (0-5) y unos meses después el club azulgrana consiguió su primer título de Liga desde el 1960. Asimismo, marcó un gol contra el Atlético de Madrid que aún es recordado como el holandés volador. Los siguientes años no fueron tan buenos para el club y en 1978, evidenciando una mala relación con la directiva, Johan Cruyff dejó el Barça habiendo conseguido una Liga y una Copa del Rey.

El creador del Dream Team

En 1988 Cruyff volvió al Barça, pero esta vez como entrenador con el Barça en plena crisis después del ‘motín del Hesperia’ en el que toda la plantilla a excepción de Schuster, Lineker y López López pidió públicamente la dimisión del presidente, Josep Lluis Núñez. De esta manera, solo 10 jugadores de aquel equipo se mantuvieron la próxima temporada.

Desde buen inicio Cruyff intentó emprender su filosofía de fútbol con el control del balón como pieza fundamental, pero sus primeros años no fueron fáciles y su primer gran éxito fue la Liga de la temporada 1990/91. Pero sin lugar a dudas, la culminación del proyecto fue la Copa de Europa de Wembley en 1992, del que se conoció como el Dream Team con jugadores como Koeman, Laudrup, Stoichkov o Guardiola entre otros.

Cruyff y Reixach, en el banquillo culé | FCB

A partir de allí el equipo siguió brillando en los próximos años con las Ligas de este mismo 1992 y los dos siguientes cursos. La dinámica de este equipo, sin embargo, se rompió tras la final de Atenas contra el Milan en la que el Barça perdió estrepitosamente (4-0). Finalmente Cruyff fue destituido a dos jornadas de terminar la temporada 1995/96, nuevamente con mala relación con Núñez.

El legado de Cruyff

Más allá de los títulos que consiguió, Cruyff dejó una huella incalculable y su manera de ver el fútbol ha quedado impregnada en el Barça. Evidencias que él dijo como que si tú tienes el balón él otro equipo no lo tiene han quedado en el ADN de éste club.

El siguiente escalón se produjo con la llegada de Guardiola al banquillo culé que perfeccionó la idea de Johan y encandiló a todo el mundo. Además, su legado también se demuestra en otros entrenadores que coincidieron con él en el Barça como Oscar García, Eusebio o Unzúe entre otros.

Jordi Cruyff en la inauguración de la estatua en homenaje a Johan / EFE

Fuera de los estadios, Cruyff se posicionó claramente a favor de Joan Laporta e incluso se convirtió en presidente de honor del Barça en 2010. Sin embargo, Sandro Rosell le retiró esta distinción y fue el propio Johan quien devolvió la insignia. Su huella también se demostró cuándo en 2009 fue designado seleccionador de Cataluña en un cargo que sostuvo hasta 2013.

Finalmente en marzo de 2016, a causa de un cáncer de pulmón, Johan Cruyff murió a sus 68 años siendo una de las leyendas más grandes que han pasado por el Camp Nou. Una clara muestra es que recientemente el nuevo estadio de la Ciutat Esportiva Joan Gamper lleva su nombre, así como la Fundación Johan Cruyff que desarrolla proyectos deportivos para niños y niñas con necesidad.

 

Hoy destacamos