Culemaníacos

Clément Lenglet en el partido contra el Real Betis / EFE

Clément Lenglet en el partido contra el Real Betis / EFE

Los despreciables cánticos del Villamarín a Lenglet serán duramente castigados

La Liga ha denunciado las ofensas a la Comisión Antiviolencia

Pau Beya Acero @pbeya96

12.02.2020 17:35h Actualizado: 13.02.2020 11:06 h.

2 min

Betis y FC Barcelona protagonizaron un duelo intenso y caliente en el Benito Villamarín. Fue un partido con muchas alternancias, tanto en el resultado como en el juego, y con polémica arbitral. Sánchez Martínez no pudo controlar el encuentro y eso provocó que la grada del feudo verdiblanco se caldeara.

Algo que no justifica, en absoluto, los cánticos que se escucharon contra Clément Lenglet tras su expulsión. El central francés, con pasado sevillista, fue despedido entre abucheos e insultos: "Lenglet, cabrón, puta del Nervión" le cantaron al zaguero galo, recordándole su etapa en el otro equipo de la ciudad.

A Competición

Este miércoles, la Liga presentó un informe al Comité de Competición de la RFEF en el que denunciaba esas ofensas y otros episodios deleznables que se produjeron en el encuentro. Antes siquiera de que empezara el choque, un grupo de 500 aficionados insultó a un aficionado que llevaba la camiseta del Sevilla: "gafas, cabrón, puta de Nervión". Cuando le reubicaron, fue despedido al grito de "adiós, hijo puta, adiós".

Umtiti y Lenglet, en el partido ante el Betis | EFE

Umtiti y Lenglet, en el partido ante el Betis | EFE

Más tarde, ese mismo sector de la grada entonó el cántico "llega la peste, la peste sevillista, con esos cuernos que sacan a la vista, el sevillista, hijo de puta, su puta madre por el culo lo disfruta". Asimismo, la Liga denuncia también el lanzamiento de varias botellas de plástico tras la expulsión de Nabil Fekir. El Betis ha sido multado con 301 euros por ello.

En relación a los cánticos, la Liga los engloba en el marco de la detección de "comportamientos relacionados con la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte".

Cánticos contra Ramos

El Benito Villamarín no fue el único estadio que ofreció una imagen deleznable esta última jornada. Horas antes, en El Sadar, Sergio Ramos también era víctima de cánticos ofensivos por parte de la afición de Osasuna: "Ramos muérete", le cantaron después de anotar el gol con el que daba la vuelta al marcador.

Ramos celebrando su gol contra el Osasuna / EFE

Ramos celebrando su gol contra el Osasuna / EFE

La cosa no quedó ahí, sino que mientras el camero celebraba el tanto, desde la grada se lanzó un mechero que no llegó a impactarle. Tanto los cánticos como el lanzamiento del objeto han sido reflejados en los informes de la Liga y han sido trasladados al Comité de Competición de la RFEF.

Ante los insultos, las ofensas y las faltas de respeto, tolerancia cero. Los estadios de fútbol deben ser un sitio para disfrutar del espectáculo, no para que los aficionados desprecien a los verdaderos protagonistas.

 
Hoy destacamos