Culemaníacos

Una imagen de archivo de una asamblea de compromisarios en Can Barça / Redes

Una imagen de archivo de una asamblea de compromisarios en Can Barça / Redes

Dignitat Blaugrana busca influir en la próxima asamblea de compromisarios

A un año de las elecciones a la presidencia del Barça ya son muchos los movimientos con intereses electorales

Redacción Culemanía @culemanias

08.07.2020 08:59h

2 min

Salvo sorpresa en mayúsculas, queda un año aproximadamente para que se celebren las elecciones en Can Barça. Josep Maria Bartomeu termina mandato, no se podrá volver a presentar y dejará paso a un sucesor. Poco a poco ya hemos ido viendo movimientos de futuros candidatos --como Font, Benedito, Farré o Fernández Alà-- y otras acciones de grupos de socios que se entienden en clave electoral.

A finales de la semana pasada vimos un ejemplo más. Se trata de la creación de CompromissarisFCB, “una plataforma formada por socios y socias del FC Barcelona, algunos miembros de diferentes colectivos y grupos activos”. Buscan influir en uno de los poderes de decisión más importantes del club: la asamblea de compromisarios, donde se aprueban y se discuten los temas más relevantes.

Publicación de CompromissarisFCB / Redes

Publicación de CompromissarisFCB / Redes

Sin ir más lejos, el curso pasado estaban convocados 4.478 socios compromisarios, una pequeña muestra con gran poder de decisión. Algunos, como los miembros más veteranos del Senat, son unos fijos; mientras que los otros se determinan por sorteo entre todos los socios. A quien le toque, puede asistir a la asamblea durante los dos siguientes años.

Dar voz al socio

El principal objetivo de este grupo es “crear una plataforma de compromisarios para que se puedan coordinar. Y es que para la gran mayoría de actuaciones los estatutos requieren que sea un grupo de compromisarios. Individualmente no podéis ni formular una propuesta”.

También ofrecen “asesoramiento técnico en todos los asuntos clave para que podáis contrastar la versión de la junta con la que eventualmente puedan ofreceros expertos en diferentes materias”. Por ese motivo se organizan en cuatro ámbitos especializados: económico, jurídico, protección de datos e innovación y deportivo.

¿Qué grupos hay detrás?

La iniciativa la firman varios socios que empiezan a influir en el entorno institucional del club. Destacamos la presencia de Dignitat Blaugrana (a través de Ricard Faura), Penya Barcelonista (Pere Avellà) y Cor Blaugrana (Roger Carné); tres grupos muy críticos con la actual junta directiva de Josep Maria Bartomeu.

Aunque el propio Faura destacó en Culemanía que su grupo no tiene aspiraciones electorales ni está vinculado a otros candidatos con un “detrás de nuestro grupo no hay ningún movimiento electoralista o partidista de ningún tipo, solo somos un grupo de amigos del Camp Nou que nos hemos sentido molestos”, su objetivo parece ir más allá de pedir explicaciones sobre el Barçagate.

Fragmento de la denuncia de Dignitat Blaugrana / Dignitat Blaugrana

Fragmento de la denuncia de Dignitat Blaugrana / Dignitat Blaugrana 

En el caso de las redes sociales Dignitat Blaugrana está influyendo y mucho. Se admitió a trámite la denuncia contra la junta directiva por el Barçagate acusados de administración desleal y corrupción entre particulares por el contrato con I3Ventures. Consecuencia directa de eso es que la semana pasada un grupo de Mossos d’Esquadra asistió al Camp Nou en busca de información sobre contactos, precio, controles y filtro con los que funciona el club.

Reacción a la auditoría

Ricard Faura, primer firmante y portavoz de Dignitat, valoró en RAC1 los resultados de la auditoría: “No me ha convencido. Además, por alguna noticia que he leído, parecía que la junta daba por cerrado este caso, lo que aún me ha sorprendido más, y más viendo las conclusiones. Hay una denuncia en marcha y quien decidirá si el caso se da por cerrado es la juez”.

 “Tenemos que estudiar primero la auditoría. La auditoría la podremos leer porque somos parte de la causa y nos lo han de entregar, los 195 folios. Aquí vamos a sacar más conclusiones que estos cinco puntos. No debería ser así, que el socio tuviera que leer 5 puntos de una auditoría que consta de 195 folios”, añadió.

 
Hoy destacamos