Culemaníacos

Unai Simón, villano primero y luego héroe en el Croacia-España / EFE

Unai Simón, villano primero y luego héroe en el Croacia-España / EFE

El error garrafal de Unai Simón contra Croacia a pase de Pedri

El portero de la selección española se come un balón muy fácil en octavos de final de la Eurocopa

Redacción Culemanía @culemanias

28.06.2021 20:31h

1 min

Unai Simón cometió un error imperdonable este lunes con la selección española. El portero del Athletic Club tuvo un fallo clamoroso, flagrante, en el Croacia-España de octavos de final de la Eurocopa 2021

Fue en una acción del primer tiempo, minuto 20, cuando Pedri González decidió dar un potente pase atrás ante la falta de alternativas para carburar ese ataque. Era un pase muy largo y Unai tuvo todo el tiempo del mundo para recibirlo, pero el balón iba un poco pasado de potencia y eso jugó en contra el guardameta vasco, que buscó un control orientado en lugar de frenar la pelota en seco, se les escapó y fue incapaz de llegar a detenerla. 

La acción fue muy dolorosa y el propio Pedri quedó cabizbajo, aunque Unai recibió apoyo de todos sus compañeros en todo momento. Especialmente de su rival en la portería, David de Gea. Tanto fue así que, a partir de ese momento, Unai comenzó una completa exhibición de paradas.

La mejor versión de Unai 

El portero del Athletic fue clave en un encuentro muy ajustado y repleto de goles. Acabó encajando otros dos tantos y podrían haber sido unos cuantos más de no ser por sus paradas. De hecho, estuvo impresionante en la acción del segundo gol de Croacia, cuando España ya había logrado voltear el luminoso con tres goles (1-3). Entonces, en el minuto 85, Orsic recortó distancias con un disparo a bocajarro precedido de un rechace en boca de gol. Unai llegó a sacar el lanzamiento de Orsic, pero la tecnología de gol desveló que el balón había entrado, haciendo subir al marcador el gol fantasma

En el tiempo de prolongación, España encajó el tercero y el partido se marchó a la prórroga (3-3). Fue en el tiempo extra donde resurgió la mejor versión de Unai, que evitó otros dos lanzamientos a bocajarro con unos reflejos de felino. Sus paradas dieron aire a los de Luis Enrique, que se habían dormido con los cambios, pero despertaron con otros dos goles vitales (Morata y Oyarzábal). 

 
Hoy destacamos