Culemaníacos

Nolito, jugador del Celta / EFE

Nolito, jugador del Celta / EFE

Escándalo con Nolito en el Celta-Barça

El delantero pudo haber sido expulsado por sus choques con la defensa azulgrana

Redacción Culemanía @culemanias

29.06.2020 14:06h Actualizado: 29.06.2020 14:11 h.

2 min

En las últimas semanas el VAR ha dado mucho que hablar. Uno de los grandes problemas de esta tecnología es que a lo largo de su implantación, o incluso según cada árbitro, tiene un criterio de actuación u otro. De este modo, se acaban generando muchas dudas que acaban suplantando aquellas acciones donde ha resultado beneficioso.

En el partido del Celta Barça hubo distintas jugadas en las que el VAR no intervino y lo podría haber hecho, o en otras en las que Cuadra Fernández también habría podido sancionar a algún jugador. En este caso, Nolito entró en la segunda parte y tuvo algunos encontronazos.  El primero fu en el minuto 71 cuando Rafinha quiso poner un balón en el área y el exazulgrana le endosó un codazo a Jordi Alba.

El árbitro no vio la acción y el VAR tampoco entró en una jugada en la que podría haberse interpretado como agresión y, por lo tanto, tarjeta roja. Esta situación también sorprende cuando hace escasamente unas semanas Bernardo, del Espanyol, fue expulsado por un golpe totalmente involuntario y de menor intensidad sobre Damián.

Asimismo, unos minutos más tarde Nolito fue protagonista de otra jugada con la defensa azulgrana. Aspas llegó hasta línea de banda y en su intento de centrar, el delantero arrolló a Umtiti cuando quería entrar a rematar. La acción quedó impune.

Las dudas de los pisotones

Otra de las acciones en la que el VAR también ha ido modificando su criterio es en los pisotones. El caso más claro es el de aquellos que se producen en el talón. A inicios de temporada estas entradas se castigaron duramente con tarjeta roja aunque hubiera sido involuntario. Luka Modric, por ejemplo, fue expulsado por este motivo en la primera jornada.

Últimamente, en cambio, se ha dejado más margen y el VAR ya no interviene tanto. En el Espanyol – Madrid vimos como Pedrosa pisó claramente a Carvajal y solo fue castigado con tarjeta amarilla.

En el Barça también se han producido algunas de estas acciones similares en las que se han visto beneficiados o perjudicados. Contra el Athletic, Messi fue a disputar un balón en la frontal del área y pisó sin querer a Yeray. A pesar de que no fue voluntario, lo cierto es que era una jugada punible de tarjeta roja pero Messi no fue amonestado.

Por otro lado, frente al Leganés, Piqué y Assalé fueron a por un balón dividido que acabó con los tacos del marfileño en la rodilla del central azulgrana. En aquel caso el árbitro tampoco mostró la tarjeta en una acción que podría haber sido roja.

De este modo, se observa como de forma general el VAR ha dejado de intervenir incluso en aquellas jugadas en las que era evidente el error del árbitro. Unos hechos que chocan con la idea inicial de la tecnología y que alberga muchas dudas.

 
Hoy destacamos