Culemaníacos

Asientos vacíos en el gol norte del Camp Nou en la zona de la grada de animación en el Barça-Cádiz / EFE

Asientos vacíos en el gol norte del Camp Nou en la zona de la grada de animación en el Barça-Cádiz / EFE

La grada se rebela contra Laporta y deja helado el Camp Nou

El mal juego del Barça tampoco ayudó a que los aficionados apoyaran al equipo

Lluís Regàs @LluisRegas

18.04.2022 22:31h Actualizado: 18.04.2022 23:46 h.

2 min

El Camp Nou parecía más un cine que un campo de fútbol. Al menos, durante muchos minutos. Sin la grada de animación, el coliseo barcelonista es un estadio muy frío, cómodo para los rivales, que en los últimos años había perdido a sus clientes habituales para dar paso a muchos turistas que pagaban altos precios por un asiento. El problema, detectado y denunciado por muchos socios, estalló el pasado jueves contra el Eintracht de Frankfurt cuando el Camp Nou parecía más blanco que azulgrana. Contra el Cádiz no hubo duelo de aficionados, pero sí gritos contra Joan Laporta y pitos contra el equipo.

La afición del Barça tardará mucho tiempo en olvidar la noche del Eintracht. Una noche horrible. Con derrota y unos 25.000 hinchas alemanes en las gradas que silenciaron a los barcelonistas. Antes del partido, unos 50 seguidores gritaron "Barça sí, Laporta no" en la explanada del Camp Nou, antes de acceder al interior del estadio. Durante el partido, los aficionados expresaron su malestar tras el gol de Lucas Pérez.

Sin animación orquestada

Este lunes de Pasqua, contra el Cádiz, el Camp Nou registró una floja entrada, apenas 57.495 espectadores, pero la afición estuvo más tranquila. Tal vez demasiado. La ausencia de las cuatro peñas (Almogàvers, Front 532, Nostra Ensenya y Supporter Barça) que integran la Grada d'Animació se notó mucho. No hubo animación orquestada en un partido ya de por sí frío tras la última victoria del Real Madrid en el campo del Sevilla.

Camp Nou

Vista panorámica desde el gol norte de la grada de animación vacía / REDES

De manera improvisada, algunos aficionados asumieron el liderazgo de la animación. Pasado el minuto cinco pudo escucharse la canción Un dia de partit sin demasiado entusiasmo. Minutos después también se entonó el clásico Barça, Barça, Barça. El juego del equipo tampoco ayudaba a crear un clima cálido en el Camp Nou. 

Camp Nou contemplativo

Dembelé y Jordi Alba, con sendas ocasiones de gol, agitaron un poco el partido en un Camp Nou mucho más contemplativo que participativo, como en tantos y tantos años. La afición, poco después, palideció en un contraataque gaditano que no supo culminar Lucas Pérez.

El Barça generó muy poco en la primera parte y da la sensación de que el final de temporada se le hará largo al equipo de Xavi. Solo Dembelé rompía la monotonía generalizada. La segunda empezó peor, con el gol de Lucas Vázquez, y algunos pitos en el Camp Nou que tuvieron continuidad a medida que pasaban los minutos y la afición temía por otra derrota en la Liga.

El intento de Elena Fort

La respuesta de la afición no debió gustar mucho a la directiva que preside Joan Laporta. Horas antes del partido, Elena Fort, vicepresidenta institucional, pidió a los grupos de animación que reconsideraran su boicot. No hubo respuesta y el Camp Nou vivió una noche triste.

 
Hoy destacamos