Culemaníacos

Una imagen de Griezmann en el partido contra el Barça / EFE

Una imagen de Griezmann en el partido contra el Barça / EFE

Griezmann y su irritante peloteo al Barça

El delantero francés se empeña en lisonjear al club azulgrana como remedio a su traición

Yago González

26.11.2018 12:23h

2 min

Antoine Griezmann muestra un talante irritante con el Barça. Un tanto hipócrita. Contradictorio. Porque en el fondo lo que pretende el futbolista es dulcificar la realidad después de su traición. Dejó tirado al club azulgrana el pasado verano. Eso es un hecho. A partir de ahí, si quiere enmendar su error que lo haga cuando se presente la ocasión. Pero no por medio de un peloteo constante que no viene al caso. Y que ya resulta empalagoso.

De entrada, el delantero francés se deshizo en elogios hacia Messi y Luis Suárez antes y después del partido. Aunque más que elogios sinceros lo suyo eran lisonjas. Pura zalamería. Los tres podrían haber sido compañeros en la ofensiva azulgrana. Un tridente implacable. Pero Griezmann se achantó. De nada sirven ahora las palabras. Importan los hechos. Y estos evidencian que el francés no quiere compartir la gloria. La quiere toda para sí mismo.

Al final del partido en el Wanda MetropolitanoGriezmann se dedicó a abrazar a todos y cada uno de los jugadores del Barça. Como si fuera un acto protocolario. Una obligación para guardar las formas de puertas hacia fuera. Para quedar bien. Nada más. Pura pantomima. Decoro impostado. Lo cierto es que Griezmann se las da de distinguido caballero. Pero en verdad es un petimetre.

Falso señorío

Durante el partido Griezmann fue protagonista de una escena cuando menos curiosa. En el fragor del momento pasó desapercibida, pero el repaso detenido de las imágenes da lugar a una situación casi cómica. Porque Diego Costa se encaró con él en pleno rifirrafe con Umtiti.

Las imágenes ofrecidas por Movistar+ muestran la siguiente secuencia de los hechos. Umtiti se encaró con Diego Costa por una de las habituales jugarretas sucias del delantero colchonero. Enseguida acudieron los jugadores de ambos equipos para poner paz. Y lo curioso fue que Griezmann se preocupó más por Umtiti que por Diego Costa. Ambos son amigos íntimos, tanto que en alguna ocasión se han ido juntos de vacaciones.

Diego Costa se encara con Umtiti / EFE

Diego Costa se encara con Umtiti / EFE

Sin embargo, a Diego Costa no le gustó la actitud de su compañero. Y se lo echó en cara: “Tu compañero soy yo, no Umtiti”, captaron las cámaras de Movistar+. Griezmann se lo miró perplejo y le contestó llevándose el dedo a la sien, como pidiéndole tener cabeza.

El encontronazo no fue a más y al cabo de unos minutos Diego Costa marcó el gol que adelantaba a los colchoneros. Lo celebró con efusividad y se fundió en un abrazo con Griezmann, poniendo fin a toda disputa.

No habrá redención

Pero lo que subyace en todo esto es que Griezmann se empeña en fingir que su relación con el Barça es correcta. La defensa de Umtiti, el protocolo al final del partido, las lisonjas hacia Messi… Son esfuerzos por poner un tupido velo en la realidad que yace de fondo: Griezmann traicionó al Barça.

Tal vez el futbolista quiera mantener la puerta abierta por si en un futuro se replanteara la decisión. Y a lo mejor piensa que todo este paripé le servirá de redención. Pero necesitará algo más para recibir el perdón del Barça.

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.