Culemaníacos

Uno de los cambios introducidos en esta nueva edición de la Champions League no ha sentado bien a los aficionados / EFE

Uno de los cambios introducidos en esta nueva edición de la Champions League no ha sentado bien a los aficionados / EFE

La última cantada de la UEFA provoca la indignación del culé

Uno de los cambios introducidos en esta nueva edición de la Champions ha sentado muy mal al aficionado blaugrana

Redacción Culemanía @culemanias

18.09.2018 14:55h

3 min

Este martes arranca la fase de grupos de la Champions League. Un momento especial para cualquier aficionado al fútbol en todo el mundo. Resulta difícil encontrar otra competición, de este u otros deportes, y con carácter anual, que suscite tanta expectación en los cinco continentes.

La UEFA, organizadora del evento, es consciente de esto. Sabe que entre manos tiene un producto de altísimo valor, heredero de la extinta Copa de Europa que solía reunir a todos los campeones de las ligas europeas.

Hoy la Champions ha mutado en un torneo que reúne a las máximas estrellas del fútbol mundial y a los equipos más potentes de las grandes ligas del continente, con preponderancia de los torneos español, inglés, alemán e italiano, entre otros.

Un negocio millonario

El campeonato de la orejona, por tanto, es una máquina de hacer dinero. Un evento subastado entre los grandes grupos audiovisuales de todo el mundo a precio de oro. También en lugares como Asia o Norteamérica, donde este deporte tenía un seguimiento menor hace pocos años. Hoy en cambio el interés es mayúsculo en todo el planeta.

Con el ánimo de seguir exprimiendo este maná de dinero, la UEFA ha decidido este año introducir algunos cambios en la Champions. Entre los principales figura uno más de carácter deportivo, con el ánimo de al menos aparentar, que permitirá a los equipos realizar un cuarto cambio de jugador en la prórrogas del torneo. Igual que ocurrió ya durante el pasado Mundial a partir de octavos.

El otro, en cambio, se enmarca dentro de la estructura de negocio en un fútbol cada vez más globalizado e implica un cambio de horarios en los partidos.

Leo Messi celebrando un gol en un partido de Champions / EFE

Nueva hora para el fútbol europeo

Este año la hora oficial de la mayoría de los encuentros será las 21.00 (hora española), incluidas las eliminatorias finales por el título. Pero durante la fase de grupos dos partidos del martes y otros dos del miércoles se disputarán a las 18.55, lejos del tradicional horario de fútbol europeo a última hora de la tarde (desde hace años la Champions tenía en las 20.45 su horario fetiche).

Se da la casualidad que este experimento, vendido por la UEFA como una bendición para los aficionados porque “podrán ver más partidos” al no coincidir siempre los horarios, será estrenado por el Barça, uno de los máximos aspirantes al título.

El conjunto de Ernesto Valverde se estrena a las 18.55 en el Camp Nou frente al PSV holandés. El otro partido de este martes será el también muy interesante Inter de Milán – Tottenham. 

Indignación

La medida ha levantado una gran indignación entre una mayoría de aficionados culés. El motivo es que el nuevo horario dificultará enormemente a muchos aficionados poder acudir a tiempo al estadio o simplemente llegar a sus casas para ver el partido desde casa. Y es que dados los horarios laborales en España, muchos trabajadores a las 19.00 siguen en la oficina o todavía regresando camino a casa.

Este revés al aficionado ha causado incluso una gran preocupación en el seno del club blaugrana, en donde preocupa que el Camp Nou no presente el mejor de sus aspectos en las noches (tardes, perdón) de Champions. Empezando en el encuentro de estreno que se disputa este martes.

Muchos aficionados culés están que echan humo en las redes sociales. Algunos incluso califican como “basura” este nuevo horario. Y es que la última decisión de la UEFA vuelve a olvidarse y dejar de lado a una de las partes fundamentales del mundo del fútbol. El seguidor de a pie que solo aspira a llegar a tiempo para poder ver a su equipo.

 
Hoy destacamos