Culemaníacos

Frenkie de Jong lamenta la derrota de Holanda en la final de la Nations League / TWITTER

Frenkie de Jong lamenta la derrota de Holanda en la final de la Nations League / TWITTER

La maldición de Holanda con las finales

La 'oranje' ha llegado a cinco finales internacionales a lo largo de su historia: ha ganado una y ha perdido cuatro

10.06.2019 15:09h Actualizado: 10.06.2019 15:09 h.

3 min

La historia se volvió a repetir. Holanda llegó a una final internacional, en este caso la de la UEFA Nations League, tras ser netamente superior a su rival en semifinales, Inglaterra. Tras el nivel mostrado el jueves, la oranje parecía partir con cierto favoritismo respecto a su rival, Portugal, que tenía en Cristiano Ronaldo a su mayor argumento para llevarse el campeonato.

En la final los de Koeman empequeñecieron y los lusos les pasaron por encima. Dominaron el encuentro durante los 90 minutos, en la primera mitad con una presión asfixiante que impedía a los holandeses salir con el balón jugado, y en la segunda sin tomar tantos riesgos y esperando a los contrataques para crear peligro. Con el marcador favorable se limitaron a esperar atrás y los neerlandeses apenas pudieron acercarse a la portería de Rui Patricio.

De esta manera, Holanda se quedó por enésima vez a las puertas de levantar un título de selecciones cuando parecía ser su año. Una tradición que inauguró la Naranja Mecánica de CruyffNeeskens y compañía en los Mundiales de la década de los 70.

Dos de dos

En la Copa del Mundo de 1974 la oranje presentó el mejor equipo de su historia y uno de los mejores combinados nacionales de todos los tiempos. Su juego destacaba por el llamado entonces "fútbol total", un sistema en el que todos defendían y atacaban. Pasaron la fase de grupos sin apuros y en las eliminatorias destrozaron a todos los equipos que se pusieron por delante: primero Argentina (4-0), luego la RDA (2-0) y finalmente Brasil (2-0).

En la final aguardaba la Alemania Federal de Beckenbauer, anfitriona del campeonato. Los de Rinus Michels se adelantaron con un gol de penalti de Neeskens, pero los tantos de Breitner, también desde los 11 metros, y de Müller dieron a Holanda el primer revés de su historia.

Johan Cruyff en la final del Mundial de 1974

Johan Cruyff en la final del Mundial de 1974

Cuatro años después, sin Cruyff en el equipo por la situación política de Argentina, país anfitrión del Mundial, volvieron a caer en la final con un guión similar. Sufrieron en la primera fase pero se exhibieron en la segunda: vencieron a Austria (5-1), empataron ante la Alemania Federal (2-2) y ganaron a Italia (2-1).

En la final, como había sucedido en el anterior Mundial, aguardaba el equipo anfitrión. Los argentinos se adelantaron con un gol de Mario Kempes y los neerlandeses empataron gracias a Nanninga cuando faltaban ocho minutos para que el encuentro finalizara. Rensenbrink pudo romper el empate en el 90', pero su remate dio en el palo. En la prórroga, Bertoni Kempes acabaron con las esperanzas neerlandesas (3-1).

Precedente positivo

La redención para los neerlandeses llegó en la Eurocopa de 1988 con un bloque radicalmente distinto al de la década de los 70. En la fase de grupos empezaron con mal pie tras caer ante la Unión Soviética (0-1), pero las victorias frente a Inglaterra (3-1) e Irlanda (1-0), valieron la clasificación para semifinales. Allí remontaron el gol inicial de Alemania Federal para lograr el acceso a la final (2-1). En el duelo definitivo se volvieron a encontrar con la URSS pero, esta vez sí, los goles de Gullit Van Basten dieron a Holanda el primer y único título de su historia.

El gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial 2010 / EFE

El gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial 2010 / EFE

El último precedente antes de la Liga de Naciones también era negativo, cómo no. En el Mundial de 2010, la selección de Países Bajos llegó como una de las aspirantes, aunque no estaba entre las favoritas. Ganaron los tres partidos de la fase de grupos y supieron sufrir para superar las eliminatorias. Vencieron a Eslovaquia (2-1), Brasil (2-1) y Uruguay (3-2) por la mínima. En la final esperaba España, gran favorita para llevarse el título. Fue un encuentro muy equilibrado con ocasiones para ambos bandos, pero finalmente Iniesta dio el primer Mundial de su historia a La Roja.

Lo positivo para Frenkie de JongMatthijs de Ligt, Virgil van Dijk y compañía es que su rebosante juventud les permitirá optar a romper esta maldición en el futuro. Su primera final fue decepcionante, pero tendrán tiempo para recuperarse de este golpe y dejarlo en una mera anécdota.

 
Hoy destacamos