Culemaníacos

Xavi Hernàndez con los tres títulos que cosechó el FC Barcelona en la temporada 2008-09 / EFE

Xavi Hernàndez con los tres títulos que cosechó el FC Barcelona en la temporada 2008-09 / EFE

Los momentos históricos de Xavi Hernández en el fútbol

El de Terrassa anunció este jueves que colgará las botas cuando acabe la presente temporada

Pau Beya Acero @pbeya96

03.05.2019 02:43h

3 min

El jueves 2 de mayo Xavi Hernández anunció que cuelga las botas. El futbolista lo ha hecho a través de un artículo para los medios desde Doha, que dice así: "Esta es mi última temporada como jugador, pero estoy deseando ver qué me depara el futuro como entrenador". Al de Terrassa le quedan como mucho cuatro partidos: dos de copa y dos de Champions.

Su retirada definitiva se producirá el 20 de mayo. Los terrenos de juego perderán a uno de los futbolistas que más sentido le han dado a este deporte. Siempre con el ADN Barça por bandera, Xavi ha labrado un palmarés de auténtica leyenda a lo largo de sus 21 años de carrera: cuatro Champions, ocho Ligas, tres Copas del Rey, dos Eurocopas y un Mundial son algunos de los grandes logros que constan en su currículum.

Xavi Hernàndez celebrando la Champions de 2015 con el FC Barcelona / EFE

Xavi Hernàndez celebrando la Champions de 2015 con el FC Barcelona / EFE

Xavi es un ídolo del barcelonismo por lo que logró sobre los terrenos de juego y por ser un futbolista made in La Masia. Sus inicios con el primer equipo no fueron fáciles por la presión añadida de ser el relevo de Pep Guardiola, como podría serlo también en el banquillo. Louis van Gaal le dio sus primeras oportunidades y con Rijkaard se consolidó, pero fue con el de Santpedor como entrenador cuando se convirtió en un mito.

Cuatro años para la historia

Con GuardiolaXavi se convirtió en el segundo capitán, solo por detrás de Puyol, y era el futbolista que trasladaba las ideas del técnico al verde. Con Pep en el banquillo y Xavi en el centro del campo llegó la época más gloriosa en la historia del FC Barcelona. No solo por los títulos, sino por las exhibiciones que daba ese equipo cada fin de semana.

En 2009 llegó el primer triplete. Con Xavi en los mandos, el conjunto azulgrana fue terriblemente superior al resto de equipos, tanto españoles como europeos. Para el recuerdo quedarán recitales como el 2-6 en el Santiago Bernabéu (del que se cumplieron diez años el jueves) o la final de Roma contra el Manchester United donde el club catalán aplastó a los red devils y logró la tercera Champions de su historia.

En las temporadas siguientes llegarían la manita al Real Madrid, en la que Xavi anotó el primer gol, la masterclass en la final de Wembley en 2011 ante el mismo Manchester United o la exhibición contra el Santos de Neymar en la final del Mundial de ClubesXavi orquestaba el juego de un equipo que maravilló al mundo. Solo le faltó el Balón de Oro en 2010, que acabó ganando Messi.

Xavi Hernàndez celebra su gol en la manita del Barça al Madrid / EFE

Xavi Hernàndez celebra su gol en la manita del Barça al Madrid / EFE

La importancia de la figura de Guardiola en la trayectoria de Xavi solo se ve equiparada por el gran papel de Luis Aragonés al frente de la selección española. Con el sabio de Hortaleza en la selección española, Xavi se erigió como el líder de la Roja sobre el terreno de juego. Él dio el temple, la calma y el sentido a un juego con el que llegaron los mayores éxitos del combinado nacional. En 2008 España deslumbró al mundo con su fútbol en la Eurocopa de Austria Suiza, en 2010 llegó el preciado Mundial, y en 2012 la segunda Eurocopa consecutiva, con exhibición ante Italia en la final incluida.

Recta final

Con el paso de los años las piernas le empezaron a pesar. Tras la marcha de Guardiola siguió siendo imprescindible y tuvo una gran importancia en los éxitos colectivos del equipo, pero nunca volvió a alcanzar ese nivel de juego exhibido entre 2008 y 2012 que, casualmente o causalmente, coincidió con la etapa del de Santpedor al frente del banquillo azulgrana.

Xavi se saluda con Luis Enrique / EFE

Xavi se saluda con Luis Enrique / EFE

Con Luis Enrique en 2015, el FC Barcelona consiguió su segundo triplete, pero Xavi no alcanzó a tener el impacto que tuvo en el primero. Tenía 35 años y Rakitic le arrebató la titularidad. Su colaboración en las segundas partes fue inestimable, y su despedida al final de dicha temproada, emotiva pero algo rara debido a que se marchaba siendo actor secundario cuando en anteriores temporadas le había discutido el protagonismo a Leo Messi.

La guinda del pastel

Como tantos otros futbolistas de la era moderna, el de Terrassa se marchó a Catar a rubricar una carrera legendaria. Con el Al-Sadd ha conseguido una Copa del Príncipe, una Copa del Emir, una Liga y una Supercopa y ha redondeado un fabuloso palmarés.

El mundo del fútbol dice adiós a uno de sus mayores genios. Ahora solo queda esperar que plasme esa idea de juego, ese ADN Barça, sentado desde el banquillo. Y no son pocos los que esperan que eso ocurra en el Camp Nou.

 

Hoy destacamos