Culemaníacos

Álvaro Morata, cabizbajo tras otro mal partido de España, esta vez contra Polonia / EFE

Álvaro Morata, cabizbajo tras otro mal partido de España, esta vez contra Polonia / EFE

Ni Morata, ni Moreno: la España de Luis Enrique se pega otro porrazo en la Eurocopa

A España solamente le vale la victoria contra Eslovaquia para llegar a octavos

Jonathan Mondéjar

19.06.2021 23:03h Actualizado: 19.06.2021 23:22 h.

2 min

Otro empate. Luis Enrique sacó a Moreno junto a Morata. Se bajó del burro sí. Pero a España le ha faltado ese punch que conecte a los jugadores. Con un penalti fallado, el partido se le fue a la selección, que acabó con un once desordenado y que parecía improvisado sobre la marcha. Solo le queda una oportunidad a La Roja. Queda una final. Estos fueron los once futbolistas por los que el asturiano apostó para saltar a La Cartuja: Unai Simón, M.Llorente, Laporte, Pau Torres, Alba, Rodri, Koke, Pedri, Gerard Moreno, Morata y Dani Olmo. 

El partido comenzó muy tranquilo aunque con cierta inquietud. España estaba bien situada en el campo, pero delante tenía a un equipo muy rocoso. Los polacos, lejos de echarse atrás desde un principio, mordieron mucho a los españoles, que no se esperaban ese arranque. Sin embargo, minutos después y con el partido asentado, los Lewandowski y compañía decidieron esperar atrás para salir a la contra. Esa fue la dinámica de la primera parte.

El gol de Morata, sanador

Después de haberse llevado los palos más grandes que se recuerdan de un jugador de la selección nacional, Álvaro Morata, que salió de titular junto a su competencia más directa Gerard Moreno, tuvo una ocasión de oro que no desaprovechó. Gol sanador. Gol revitalizador. El jugador de la Juventus pudo resarcirse de su flojo partido ante Suecia hace unos días. La jugada fue de auténtico killer: Álvaro aprovechó un balón filtrado de Gerard Moreno para rematar en el borde del área pequeña de primeras para cruzar la pelota ante Szczęsny. Por lo tanto, los dos delanteros de La Roja fueron protagonistas del tanto que hacía que se asegurasen una victoria momentánea.

Gerard Moreno cabecea un centro / EFE

Gerard Moreno cabecea un centro / EFE

La primera parte, en cambio, tuvo dos caras, ya que Polonia tuvo las suyas. De hecho se toparon con la madera en una jugada en la que Świderski remató primero al palo y Lewandowski después se encontró con un Unai Simón, que hizo una gran parada. Como si no hubiera debate en la portería. Además, el final del primer tiempo tuvo pues varios momentos de incerteza debido a una serie de intercambio de golpes, con Gerard Moreno rozando el gol.

Segunda parte vibrante

Un segundo tiempo que no dio tiempo a pestañear si quiera. Lewandowski  remató un centro desde la derecha ajustando el balón al palo lejos del alcance de Unai Simón. Imposible para el meta español. Empate. Con las tablas en el marcador, el ritmo frenético no paró. Gerard Moreno, el otro 9 de La Roja aunque más escorado en banda, provocó un penalti tras recibir un pisotón clarísimo. Fue claro pero el árbitro tuvo que ir a revisarlo al VAR, que lo validó. El penalti fue errado por Moreno, que envió el balón al palo derecho del meta polaco provocando un rechace. Rechace que Morata envió a las nubes, reviviendo así viejos fantasmas acerca de su puntería.

Morata contra Portugal / EFE

Morata decepcionado con España / EFE

Luis Enrique, después del penalti fallado, decidió quitar a Moreno y Koke en lugar de Fabián y Sarabia. Castigo a Gerard. Vuelta al esquena inicial. Recordaba al primer partido ante Suecia. España tuvo ocasiones para marcar. Morata, sustituido en el 84 por Oyarzábal, tuvo la más clara pero chutó al muñeco como pudo tras recibir de Sarabia. Los centros de Jordi Alba fueron lo más peligroso arriba. Mal sabor de boca para España, que ve como pierde otra oportunidad de dar un golpe de autoridad. Luis Enrique por su parte revolucionó el once sin una idea de fútbol clara. O al menos confusa. A España solo le vale ganar para estar en octavos. Dos empates en dos partidos. Queda una final.

 
Hoy destacamos