Culemaníacos

Los jugadores del Barça B, celebrando su gol contra el Badajoz | FCB

Los jugadores del Barça B, celebrando su gol contra el Badajoz | FCB

Los penaltis clasifican al Barça B para la final del playoff de ascenso

El filial azulgrana se coloca a un solo triunfo de ascender a la categoría de plata

Redacción Culemanía @culemanias

23.07.2020 22:47h Actualizado: 23.07.2020 22:58 h.

3 min

El Barça B está a un solo paso de cumplir la gesta, y ascender a Segunda División. Pese a las bajas y contar con muchos efectivos del juvenil, los hombres de García Pimienta siguen demostrando que merecen un hueco en la categoría de plata del fútbol español. 

Los culés dominaron gran parte del encuentro. Sin embargo, su primer error de todo el choque en la salida de balón, lo aprovechó el Badajoz para adelantarse. En la segunda mitad, el técnico azulgrana apostó por un cambio de formación, dando más peso al juego por las bandas. Y no tardó en dar resultados. A pocos minutos para el final, Rey Manaj empató el choque y llevó el partido a la prórroga. 

Monchu, en una acción contra el Badajoz | FCB

Monchu, en una acción contra el Badajoz | FCB

Ninguno de los dos equipos buscó en exceso el gol en el tiempo suplementario, fruto del cansancio. Dejaron todo su futuro en manos de la tanda de penaltis. Y esta vez, el filial culé sí supo certificar su dominio en el terreno de juego, desde los 11 metros. No fallaron ni un solo lanzamiento, y se clasificaron para la final del Playoff de ascenso. A un paso de la gloria. 

La mala suerte se ceba con el Barça B

Los de García Pimienta llegaron a su choque contra el Badajoz con el objetivo de certificar su pase por la vía rápida, y dar un paso de gigante para el ascenso a la categoría de plata del fútbol español. Los culés empezaron el encuentro con un dominio aclaparador de la posesión del balón, pero con ocasiones claras especialmente tras acciones de Akieme por la banda. 

Ante la encerrada defensa extremeña, el conjunto azulgrana apostó por los centros y los disparos fuera del área para adelantarse en el marcador. Y no estuvo lejos de hacerlo. Sin embargo, la gran actuación de Kike Arroyo privó al filial del Barça de poder marcharse al descanso con ventaja. 

Los jugadores del Barça B, en una acción de ataque contra el Badajoz | FCB

Los jugadores del Barça B, en una acción de ataque contra el Badajoz | FCB

Pero no solo eso, sino que además la mala fortuna acabó de cebarse con el cuadro catalán, cuando un error del capitán Monchu, facilitó el primer gol del partido, obra de Guzmán. Primer error, primer gol en contra. Los jóvenes de García Pimienta se marcharon cabizbajos al vestuario, después de ver como, pese a dominar por completo el juego y las ocaciones, un fallo les condenó.

Rey Manaj premia la valentía de García Pimienta

El guión no cambió de forma excesiva tras el descanso. Los jugadores del Badajoz se limitaron a defender, cerrar espacios y ceder el balón al filial azulgrana. El Barça B siguió intentándolo con paciencia. Una serenidad que se fue perdiendo con el paso de los minutos, y la necesidad de un gol para meterse en el encuentro. 

Un acoso total por parte de los culés, pero de momento, sin derribo. Akieme, de nuevo, estuvo cerca de empatar el choque con un tremendo disparo que se estrelló en la cruceta. Sin embargo, los de Munitis sobrevivieron. No obstante, llegó la pausa de hidratación de la segunda mitad, y todo cambió para el filial del FC Barcelona. 

Rey Manaj, en una acción ante el Badajoz | FCB

Rey Manaj, en una acción ante el Badajoz | FCB

García Pimienta apostó por un cambio de sistema, con delanteros rematadores y una aglomeración mucho más grande en el centro del campo. Incluso incluyó a Araujo en la medular. Y a los pocos minutos, este cambio de estrategia le dio buenos resultados. Centró desde la izquierda de Konrad al punto de penalti y, libre de marca (pues se la llevó Araujo), Rey Manaj colocó un cabezazo prodigioso picado al palo largo e imposible para Kike Royo. El cuadro catalán alcanzó las tablas a pocos instantes para el final.

Tras ese tanto, los jugadores culés respiraron tranquilos. Lucharon hasta el último segundo para conseguir otro gol que les diese la victoria, pero finalmente no llegó. Y no les preocupó en exceso. Llegaban mucho más enteros a la prórroga que un Badajoz exhausto, y que acumulaba dos tiempos suplementarios seguidos en prácticamente cuatro días. 

Los penaltis dictan sentencia

No obstante, el cuadro catalán no aprovechó su superioridad física durante los 30 minutos extra. Ambos conjuntos se mostraron exhaustos durante la prórroga, y prácticamente ni siquiera se lanzaron al ataque. Resignados, dejaron pasar los minutos y que los penaltis dictasen sentencia. 

Y esta vez, la diosa de la fortuna sí sonrió al Barça B. Los jugadores azulgrana sellaron su superioridad en el terreno de juego, también desde los 11 metros. No fallaron ni un solo lanzamiento, y solo una parada de Iñaki Peña fue suficiente para certificar el triunfo de los culés, y permitirles seguir soñando con la gesta de subir a Segunda Divisón. El domingo, la eliminatoria final. 

 

Hoy destacamos