Culemaníacos

Messi y otros jugadores de la plantilla en la previa de un partido en el Camp Nou /REDES

Messi y otros jugadores de la plantilla en la previa de un partido en el Camp Nou /REDES

El precedente que desvela una ayuda económica de los jugadores al Barça

A causa de la crisis provocada por el COVID-19 la plantilla ha reducido su sueldo al 70% pero no han esquivado la polémica

Cristina Balaguer

31.03.2020 12:48h Actualizado: 31.03.2020 13:26 h.

3 min

Cuando en los años sesenta se edificó el Camp Nou el club quedó gravemente endeudado. Esto sumado a una época especialmente negativa a nivel deportivo terminó con el Barça en una situación difícil. En aquel momento la plantilla tuvo un gesto inesperado que ayudó al club a salir del problema. 

Uno de los directivos azulgranas de la época, el economista Fabián Estapé contó una anécdota sobre la reacción de los jugadores al problema en un programa especial de televisión sobre el centenario del FC Barcelona. “Estábamos reunidos con el presidente en funciones, Julià de Capmany [se hizo cargo del club tras la dimisión de Francesc Miró-Sans en febrero de 1961], y el gerente, Joan Gich. Entonces entró un empleado, Carbonell, y nos dijo que un grupo de jugadores quería hablar con nosotros...”.

La ayuda de la plantilla

“Ahí estaban, eran cinco, todos de la casa: Ramallets, Juanito Segarra, Gràcia, Torres i Vergés. Aunque no era el capitán, quien habló fue Ramallets. ‘Sabemos que el Barça está pasando apuros económicos y queremos decirles que todo el dinero que hemos ganado lo hemos ganado gracias al Barça. Si creen que ahora lo necesitan, se lo prestamos, ya nos lo devolverán cuando puedan’, nos dijo” contaba Estapé sobre este generoso gesto de los futbolistas del que nadie supo nada por entonces. 

Aunque la intención era buena, no se podía hacer publico o el Barça se vería en una situación complicada: “Pero les pedimos que sobre todo aquello no podía saberse. ‘Que no salga de estas cuatro paredes’, les dije. Porque si corría la voz la gente iba a pensar que estábamos en quiebra y eso podía ser muy perjudicial para el Barcelona”.

 “El momento económico era muy delicado, pero a nosotros nunca se nos dejó de pagar cuando tocaba. No sabría decir de quién fue la idea, pero nos pusimos de acuerdo los cinco enseguida. Era preciso que el club atendiera a otros pagos más importantes y vimos que nosotros podíamos esperar”, contaba Ramallets en una entrevista concedida en 2006 a la revista oficial del club. “Creo que hoy en día pasaría tres cuartos de lo mismo. Es evidente que todo ha cambiado mucho y que los momentos no son comparables, entre otras cosas porque entonces de los 25-30 jugadores de la plantilla 20 o 22 éramos de casa”, decía Ramallets. 

Actualmente, la situación es muy distinta

Aunque ahora mismo el club pasa por una situación difícil a causa de la crisis mundial provocada por el COVID-19, la economía del club no puede compararse a la de aquella época. El reparto de gastos es completamente distinto. Actualmente el 60% del presupuesto del club se destina a los salarios. La plantilla ha acordado rebajarse al 70% el sueldo para que el impacto económico en el club sea menor y garantizar que los empleados puedan cobrar el 100%. 

Bartomeu y Messi conversando durante la gala del Balón de Oro / EFE

Bartomeu y Messi conversando durante la gala del Balón de Oro / EFE

Josep Maria Bartomeu declaraba después del acuerdo estar contento con cómo han sucedido las cosas: “Desde el primer momento quería que fuera algo acordado y no impuesto, aunque lo pudiéramos hacer por ley. Se ha conseguido como yo quería y no de manera impuesta. Hubo predisposición desde el primer día, desde el minuto uno”. A pesar de esto desde la directiva se esperaba más de los jugadores, que han tardado mucho en decidir qué hacer. Además se esperaba que se fuese más allá del 70% que marca la ley, los directivos pensaban que los jugadores se rebajarían más el sueldo pero no ha sido así. 

El presidente no ha escondido que la situación económica es delicada incluso con con la rebaja de sueldos aprobada:  "Evidentemente no se conseguirá llegar a los 1.050 millones de ingresos, pero hasta febrero estábamos en línea de récord muy por encima de los previstos. Esto se ha parado y no podemos ingresar de muchas partidas como he dicho antes". Aunque la economóia del club  no es la mejor estas medidas solo se toman por la crisis del COVID-19 y no porque no haya dinero: "Hay quien dice que ahora debemos tomar estas medidas porque la situación económica del club es muy mala y eso no es verdad. La bajada de ingresos afecta a todos los clubs y todas las empresas salvo las farmacias y los que aún pueden operar. Y tenemos ejemplos en el fútbol, con el Bayern y la Juventus o el Lyon haciendo reducciones muy importantes. No es un tema desesperado, sino que tratan de adaptarse a las nuevas condiciones". 

 
Hoy destacamos