Culemaníacos

Nasser Al Khelaifi une fuerzas con la UEFA contra la Superliga / EFE

Nasser Al Khelaifi une fuerzas con la UEFA contra la Superliga / EFE

El PSG invierte en cracks el dinero que tenía reservado para Messi

El club parisino se rinde en su intento de fichar al argentino y dedica el dinero a otros fichajes

Carlos Vázquez

16.07.2021 01:52h

3 min

Desde este miércoles parece que el culebrón Messi está cada vez más cerca de resolverse: club y jugador tendrían un acuerdo para renovar por cinco años, y el acuerdo podría ser inminente. La noticia comporta que Leo Messi ha decidido pasar los últimos años de su carrera como culé, y que el resto de equipos europeos que le pretendían pueden quitarse la idea de la cabeza.

Leo Messi, junto a Mbappé en el PSG-Barça / EFE

Leo Messi, junto a Mbappé en el PSG-Barça / EFE

Uno de los que más deseaba este fichaje, si no el que más, era el Paris Saint-Germain. Con la capacidad y seguridad económica propia de un club Estado, el PSG era el mejor colocado para ofrecer una alternativa suculenta al argentino: la prioridad era reunirle con su gran amigo Neymar y varios argentinos como Di María o Paredes, ofrecerle una plantilla competitiva y poner en la mesa una oferta económica irrechazable. Pero no pudo ser.

La rendición de París

Las informaciones de las últimas semanas habrían hecho que, definitivamente, el PSG se olvide de Leo Messi y pase a la ofensiva con otros fichajes. Como analizábamos este miércoles en Culemanía, el club parisino ha empezado a reforzarse, y lo hace con vía libre después de la negativa de Messi, que echa al traste todo lo diseñado por el PSG con tal de traerle, incluyendo tratos con Qatar.

Las primeras llegadas lo hacían a finales de mes de junio y principios de julio: se trata de los jugadores con carta de libertad como Georginio Wijnaldum, Sergio Ramos o Gianluigi Donnarumma, campeón de la Eurocopa que fue presentado este mismo miércoles. Todos ellos, pese a llegar gratis, tendrán una alta ficha que aumenta considerablemente la masa salarial parisina.

Si hablamos de traspasos, de momento el Paris Saint-Germain ha realizado dos. Danilo Pereira ha llegado procedente del Porto por 16 millones de euros, pese a que ya compitió bajo las órdenes de Pochettino como cedido esta última temporada, y Achraf Hakimi es, por el momento, el otro gran traspaso de esta ventana de fichajes después del de Jadon Sancho. El marroquí llega del Inter de Milán, en el que ha estado a un gran nivel, por la friolera de 60 millones de euros.

Presentación de Donnarumma con el PSG / Redes (@PSG_inside)

Gianluigi Donnarumma, héroe italiano en la Eurocopa, ya posa como jugador del PSG / Redes (@PSG_inside)

El Paris Saint-Germain no estaría contento con estos movimientos, que le colocan como, posiblemente, la mejor plantilla de toda Europa. Nasser Al-Khelaifi también estaría interesado en hacerse con los servicios de Theo Hernández, lateral izquierdo del AC Milan.

Pese a todos estos movimientos, L’Équipe informa de que el conjunto parisino necesitaría, en concepto de salidas de jugadores, unos 180 millones de euros. El PSG ha colocado en la lista de transferibles a jugadores como el exculé Rafinha, Julian Draxler, Pablo Sarabia o Layvin Kurzawa. La única venta que ha realizado el Paris Saint-Germain, de momento, es la del lateral Bakker, que ha recalado en el Bayer Leverkusen a cambio de 7 millones de euros. Muy bien va a tener que negociar Al-Khelaifi para llegar a la cifra necesaria.

La prioridad se llama Mbappé

Si en algo se centra la directiva del Paris Saint-Germain es en crear una plantilla que atraiga a Kylian Mbappé, y que le haga quitarse de la cabeza el que siempre ha sido su sueño: jugar en el Real Madrid. De momento, el delantero francés solo tiene ojos para el club español, y ha generado una situación tensa en el club en el que juega.

Kylian Mbappé en un partido con el PSG la pasada temporada / EFE

Kylian Mbappé en un partido con el PSG la pasada temporada / EFE

Kylian termina contrato el próximo verano, y el PSG ve este mercado de fichajes como clave: o consigue renovarle, o podría plantearse sacar algo por el jugador ahora, y así ahorrarse ver como se marcha en doce meses sin dejar un euro en las arcas del club. Apartarle del equipo por no renovar, dado su rol y salario en el equipo, no es una opción.

 
Hoy destacamos