Culemaníacos

Kylian Mbappé, lamentándose tras una ocasión fallada ante el Mónaco / EFE

Kylian Mbappé, lamentándose tras una ocasión fallada ante el Mónaco / EFE

El PSG vuelve a ser humillado... y ojo al feo gesto de Mbappé

Los de Pochettino tocan fondo en Mónaco y su gran estrella reacciona con un cabreo tremendo

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

20.03.2022 15:51h

2 min

El Paris Saint-Germain no tuvo suficiente en el Bernabéu. El conjunto presidido por Nasser Al-Khelaifi no se cansa de hacer el ridículo, y este domingo hemos vuelto a vivir un nuevo capítulo en el estadio del AS Monaco. El antiguo equipo de Kylian Mbappé ha goleado al PSG (3-0) gracias a un doblete de Ben Yedder y a otra diana de Volland, que han bastado para airear aún más las vergüenzas del cuadro capitalino.

Sin Leo Messi (baja por enfermedad), Wijnaldum completó el tridente de Pochettino junto a Neymar y Mbappé en ataque, y no pudo elegir peor día para tener protagonismo en el once. Con Donnarumma bajo palos tras el impás de Keylor Navas en el partido anterior, el PSG fue dominado por un Mónaco que hizo lo que quiso. Los locales ahogaron la salida de balón de Kimpembe y Marquinhos, y la primera diana llegó antes de la media hora de partido.

La frustración de Mbappé

Kylian Mbappé, visiblemente cabreado, protagonizó un feo gesto al quitarse la camiseta térmica en mitad del partido. Posiblemente ya se veía venir lo que podía suceder, y en tal caso no se equivocó lo más mínimo: el nuevo ridículo parisino estaba escrito.

Después de los dos goles que sirvieron para culminar el desastre en la segunda mitad, Mbappé atendió a los medios y lanzó un mensaje muy claro, que puede entenderse como una súplica hacia sus compañeros: "Hay que seguir siendo profesionales", dijo, asegurando que "debemos respetarnos", sentenció.

Kylian Mbappé, doliéndose tras una fuerte entrada / EFE

Kylian Mbappé, doliéndose tras una fuerte entrada / EFE

Para colmo, Donatello vio cómo Ben Yedder se distancia de él en la lucha por el Pichichi de la Ligue 1, al sacarle dos goles de ventaja (17 a 15). Un mal menor, teniendo en cuenta la grave crisis que está sufriendo su equipo desde hace semanas, y que hace que Mbappé ya cuente los días que faltan para terminar la temporada, finalizar contrato y poder volar de París.

Tocados y hundidos

El golpe anímico que recibieron los de Pochettino tras la eliminación en octavos de Champions frente al Real Madrid ha calado muy hondo. Tanto, que la peligrosa dinámica en la que ha entrado el equipo galo hará que sufra una auténtica penitencia hasta que llegue junio. La imagen del líder de la Ligue 1 está por los suelos, independientemente de que siga liderando con una amplia ventaja el campeonato.

La plantilla parisina ya no tiene ningún tipo de motivación esta temporada, y ganar la Ligue 1 no es un aliciente ni tampoco un consuelo. De hecho, a partir de ahora el PSG tiene mucho más a perder que a ganar. Porque, a pesar de que consiga sacar adelante los próximos partidos, nada servirá para contentar a una afición tremendamente dolida (y cabreada) por el devenir del equipo. ¿Ha tocado ya fondo el PSG? ¿O continuará el espectáculo?

 
Hoy destacamos