Culemaníacos

Fernando Simón compareciendo ante los medios / EFE

Fernando Simón compareciendo ante los medios / EFE

¿Quién es Fernando Simón?

Cada día comparece el médico epidemiólogo a actualizar las cifras de contagios por coronavirus

Oriol Quintana @urikingkat

20.03.2020 13:32h Actualizado: 24.03.2020 12:31 h.

2 min

El coronavirus ha sembrado el pánico en España. Cada día miles de españoles se sientan delante del televisor para escuchar la comparecencia pública de Fernando Simón que actualiza las cifras de esta pandemia: el número de contagios, los fallecidos y los que han recibido el alta. Pero, ¿quién es el doctor a quien todos escuchan atentamente?

Este médico zaragozano de 57 años es uno de los mayores especialistas en epidemiología de nuestro país y es director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad desde 2012, una unidad que él mismo montó -con nombre diferente- en el año 2003 cuando Ana Pastor era ministra de Sanidad.

Fernando Simón lleva 17 años trabajando entre los medios de comunicación y las enfermedades. Se licenció en Medicina en Zaragoza y viajó por medio mundo aprendiendo de pandemias. Estuvo durante mucho tiempo en continentes como África y Latinoamérica estudiando graves enfermedades.

Imagen de Fernando Simón dando cuenta de los contagios y los muertos por coronavirus en España / EP

Imagen de Fernando Simón dando cuenta de los contagios y los muertos por coronavirus en España / EP

También se formó en Londres en la prestigiosa School of Hygiene and Tropical Medicine y participó en el equipo del Instituto de Vigilancia Santiaria en París antes de encargarse de las emergencias sanitarias de España. Ya explicó en el pasado otras epidemias que inquietaron a los ciudadanos.

Aunque el coronavirus ha hecho que Fernando Simón sea un habitual en nuestras pantallas cada día, no es la primera vez que está en primera línea mediática. Ya afrontó la batalla contra la listeriosis de la carne mechada de Mafrudis de hace uno meses. También informó a la prensa en 2014 durante la crisis del ébola.

Tranquilidad y facilidad de palabra

Fernando Simón se caracteriza por su posado desgarbado y la tranquilidad de sus palabras, no por el mensaje sino por como lo dice. Trata un tema que despierta tanto miedo como es el coronavirus de una manera puramente profesional, con gran frialdad y dando respuesta a aquellas preguntas que tienen los periodistas.

Fernando Simón compareciendo ante los medios de comunicación / EFE

Fernando Simón compareciendo ante los medios de comunicación / EFE

Quizás por ese motivo, por la transparencia que transmite, es él escogido del Gobierno español para actualizar los datos antes que otros miembros del ejecutivo, como a quien teóricamente le correspondería este trabajo, al ministro de Sanidad, el catalán Salvador Illa.

Episodios polémicos

Durante la crisis del ébola, ya protagonizó algunos episodios polémicos por los que tuvo que pedir perdón. La comunidad evangélica se le tiró encima cuando, ante las preguntas de los periodistas, aclaró que algunos de los contagios en Torrejón de Ardoz partían de una iglesia evangélica. Desde entonces, nunca precisa informaciones sobre los afectados.

Con el coronavirus ha vuelto la polémica. El 24 de enero, cuando los casos invadían en China e Italia, comentó que en España “la posibilidad de infección era muy baja”. Lo estuvo repitiendo hasta principios de marzo, cuando aparecieron los primeros casos. A fecha 20 de marzo los datos ya se había disparado a los 1.002 muertos y 19.980 contagiados.

El parecido con Griezmann, en clave de humor 

En los últimos días, el sanitario más mediático de España también ha sido tema de debate por su aspecto, su característico tono de voz o por un parecido razonable en clave Barça que se ha viralizado en las redes sociales. La broma que circula por las redes es que antes del virus, Simón era Antoine Griezmann. Aquí, la prueba. 

El parecido razonable de Griezmann con Fernando Simón / REDES

El parecido razonable de Griezmann con Fernando Simón / REDES 

 
Hoy destacamos