Culemaníacos

Quique Setién, en un partido con el Barça | EFE

Quique Setién, en un partido con el Barça | EFE

Quique Setién, en 'shock' después de pasar por el Barça

El entrenador español detalla sus vivencias tras pasar por el club azulgrana

Ángel Álvarez

12.08.2021 17:37h Actualizado: 12.08.2021 17:38 h.

3 min

El ciclo de Quique Setién puede catalogarse como atropellado. Llegó a mitad de temporada, no consiguió implementar completamente su filosofía, ocurrió la pandemia y finalizó con esa traumática derrota con el Bayern en aquella noche de Champions League. Tras culminar esa etapa, el entrenador decidió tomarse un respiro de los banquillos.

Quique Setién, durante el partido contra el Bayern en Lisboa | EFE

Quique Setién, durante el partido contra el Bayern en Lisboa | EFE

En una entrevista con Jot Down, el cántabro afirmó que ha recibido algunas ofertas para dirigir fuera del territorio español, pero que ninguna lo ha convencido lo suficiente para salir de este período de descanso. “El fútbol que yo he estado viviendo en los últimos años no es el fútbol que a mí me gustaba. A mí lo que me ha gustado siempre ha sido jugar al fútbol. De hecho, jamás pensé que fuera a ser entrenador. Ahora mismo no me veo entrenando otra vez, he perdido todo el interés”, manifestó.

Figura de Messi

Al igual que muchas personas relacionadas al entorno del FC Barcelona, el director técnico también quiso compartir su opinión acerca de lo conseguido por Lionel Messi en el 2021 con Argentina y si esto cambia la valoración del jugador. “Ya he dicho muchas veces que Messi es el mejor jugador de todos los tiempos o al menos de los tiempos que yo he visto, porque a Pelé no le pude seguir en su esplendor. A Messi he tenido la suerte de verle catorce o quince años durante los cuales estaba deseando que jugara el Barcelona para encender la televisión y verle jugar”.

Setién, junto a Leo Messi en un partido del Barça | EFE

Setién, junto a Leo Messi en un partido del Barça | EFE

Su paso por el Barça

Uno de los temas que más conversaron en dicha entrevista fue la etapa en la que dirigió al cuadro azulgrana y de las dificultades que tuvo para entrenar a ese grupo de jugadores. “Nunca he vivido un vestuario así, ni en la selección ni en el Atlético de Madrid. Era otra cosa. Y eso sí que me ha provocado un shock. Hay muchas cosas que es imposible que puedas controlar. Te encuentras un vestuario que no es feliz. Es que lo que yo me encuentro ahí, ya te digo, no me lo he encontrado en cuarenta años que llevo metido en el fútbol”, detalló Setién.

Por otra parte, también indicó algunos de los puntos claves que impidieron que el FC Barcelona conquistara la Liga en esa temporada. Desde el famoso partido contra el Madrid en el Santiago Bernabéu, hasta el polémico cierre de campeonato. “Lo del Bernabéu, a ver... Me puedes echar porque perdemos 2-0 en el Bernabéu, pero es que tenemos tres manos a mano con el portero y los fallamos. Y el Madrid va y mete un gol que le pega Vinicius con no sé qué, rebota en la pierna de Piqué y le pasa por encima al portero, que la tenía parada. Ante eso, no hay nada que hacer. Y perdemos la liga porque al Madrid le pitan seis penaltis y nosotros entramos en una fase jodida porque hay muchos problemas allí dentro”.

Setién dando instrucciones en el Madrid-Barça / EFE

Setién dando instrucciones en el Madrid-Barça / EFE

Deudas pendientes

Es importante destacar que la entidad culé todavía mantiene un asunto pendiente con Quique Setién. Se trata de la liquidación tras el despido que ocurrió al finalizar la temporada 2019-20. El año pasado los abogados del director técnico decidieron formalizar una demanda contra el Barça, especialmente por la ausencia de una comunicación clara para resolver esos temas.

A día de hoy sigue sin haber una respuesta clara, ni siquiera con la nueva directiva de Joan Laporta, algo que deja en constancia en la conversación que tuvo con Jot Down. "Después de las elecciones, les di un mes y llamé por teléfono a Carlos Naval para que le dijera al presidente que quería hablar con él. Al día siguiente, me llamó el vicepresidente y le dije que, si querían entrar en una negociación antes del juicio, yo estaba dispuesto a negociar no ya el dinero sino los plazos. Me estuvo intentando volver a convencer de que les perdonara el dinero y volví a decir que no. Estuvo muy simpático conmigo y tal, y después de tres o cuatro conversaciones en un mes, me dijo: «Bueno, mañana te paso una oferta». Y hasta hoy. Han pasado dos meses", aclaró.

 
Hoy destacamos