Culemaníacos

Una foto de archivo de Quique Setién / EFE

Una foto de archivo de Quique Setién / EFE

Quique Setién, un entrenador perfil Barça

El técnico cántabro ha dado un nuevo estilo al equipo andaluz y cumple con los requisitos del juego azulgrana

Claudia Granja @c_granjafranch

09.11.2018 10:59h

5 min

El Barça está a la espera. La confianza en Ernesto Valverde es irrefutable y aunque aún es pronto, el club sondea posibles recambios al mando del banquillo en caso de que el técnico extremeño rechace la prolongación de su contrato para la temporada 2019-20. Algunos nombres que se han puesto sobre la mesa son Blanc o, más recientemente, Rubi. 

La respuesta está en manos del Txingurri. Una decisión que también estará marcada por los títulos y la respuesta del vestuario a su metodología. Febrero y marzo se postulan como los meses clave para anunciar una noticia que de momento se antoja esperanzadora para el barcelonismo: la continuidad de Valverde durante un tercer año. Así lo prevé su contrato, firmado por dos años más un tercero opcional. 

Partido para ojeadores

Este domingo vuelven diversos exjugadores azulgrana al Camp Nou vestidos de verdiblanco. Marc Batra y Cristian Tello visitarán el que fue su estadio, donde se espera que el Barça pueda mantener el liderato de la clasificación frente a un Betis diferente, pero cuestionado. Un partido que vale tres puntos y que además servirá para analizar diversos aspectos del juego a la dirección deportiva, especialmente del banquillo rival.

Quique Setién se sentará por tercera vez en el banquillo del Camp Nou como técnico visitante tras llevar a cabo una revolución en el conjunto andaluz en su primera temporada y que mantiene esta segunda. Un partido de máxima exigencia y con estilos muy similares.

El entrenador cántabro le ha dado otro estilo a un Betis sumido en la mediocridad durante la última década. Clasificados para la Europa League la pasada temporada, Setién continúa fiel a su estilo de juego, que casualmente, coincide con el gusto azulgrana.

Inicios

El que fue jugador del Racing de Santander y el Atlético de Madrid ha tenido la oportunidad de elaborar un equipo a su antojo y gusto. Aun así, mucho antes de recalar en el Betis, Setién heredó --dados los resultados-- la fama de entrenador milagro. Inició su carrera como técnico en el Racing, el curso 2001-02. Por aquel entonces era el director general deportivo, pero la destitución de Gustavo Benítez lo llevo al banquillo. Ascendió al equipo a Primera División y continuó en los despachos del club una temporada más. 

Los siguientes años no fueron fáciles. Destituido del Polideportivo Ejido y con una corta carrera en la Selección de Guinea Ecuatorial por la falta de profesionalidad, aterrizó en el CD Logroñés en la 2007-08 de donde también fue despedido. Hasta que volvieron los ascensos. En 2009, firmó por el Lugo y en la temporada 2010-11 ascendió al equipo a Segunda División tras una temporada en la categoría de bronce. Mantuvo al club en esa categoría y en 2014 dijo adiós a la entidad gallega.

Una foto de Quique Setién en el banquillo de la UD Las Palmas / EFE

Una foto de Quique Setién en el banquillo de la UD Las Palmas / EFE

Poco descanso tuvo, cuando llegaron las necesidades de Las Palmas. En octubre de 2015 el equipo insular presentó al cántabro tras destituir a Paco Herrera en la jornada 8 de liga. Su objetivo era lograr la permanencia y así lo hizo tres jornadas antes de finalizar la competición, en un año espectacular para el cuadro isleño. Continuó en Canarias, pero en marzo de 2017 anunció que no seguiría al frente del equipo tras asegurar nuevamente su permanencia.

Un Betis a su parecer

Varias acometidas después --en 2014 y 2016--, el equipo sevillano pudo hacerse con los servicios del cántabro el 26 de mayo de 2017. Con una primera temporada espectacular, Setién continúa su segundo año al frente del conjunto andaluz. La clasificación en puesto de Europa League en su primer año al mando del banquillo verdiblanco --sexto con con 60 puntos y por encima de su eterno rival el Sevilla-- le dio el crédito suficiente para hacer un equipo a su gusto. 

Tras las incorporaciones el curso pasado de Marc Bartra, Andrés Guardado, Javi García, el Betis ha completado su plantilla con el japonés Takashi Inui, así como Sergio Canales y los dos porteros Pau López y Joel Robles. William Carvalho, Antonio Barragán y la cesión de Giovani Lo Celso. Un equipo de grandes jugadores capaces de responder a las exigencias del entrenador. 

Fiel a su estilo

Quique Setién es fiel a su forma de entender el fútbol y por fin ha encontrado un equipo que cree y está capacitado para desarrollar su estilo. Su similitud más cercana con el Barça es la posesión del balón. En Sevilla se le ha cuestionado por su obsesión de salir jugando en corto y dicha obsesión le ha costado algún gol en contra al Betis, pero el cántabro continúa con su apuesta futbolística. Un estilo que combina con la salidas en largo y que se vio a la perfección frente al Celta de Vigo. 

Una foto de archivo de Quique Setién / EFE

Una foto de archivo de Quique Setién / EFE

El primer gol del Betis tan solo necesitó de tres pases. Saque en largo de Pau López, recibió Guerrero que condujo, cedió para a Lo Celso que de tacón asistió a Loren Morón. Un golazo que se contrapone al gol de este jueves frente al Milán, cocido y trabajado. Jugada rápida y trenzada, de medio a banda y al segundo palo. Un equipo con infinidad de registros al que se le ha cuestionado la falta de gol por exceso de estatismo de sus jugadores al asediar el área rival. 

Setién cree que en el juego de posesión, la elaboración del juego y el avance progresivo de las líneas que se compagina con los contraataques y balones largos. Un estilo que encaja a la perfección con lo que se requiere a un entrenador azulgrana. Hasta la fecha, el club catalán no se ha planteado su contratación, pero es uno de los nombres que podría entrar en una futura lista si Valverde rechazará ampliar su contrato.

Los contras: todavía no ha manejado ningún vestuario grande, pero conoce la Liga a la perfección tras su paso por Las Palmas y ahora el Betis.

Le gusta el estilo azulgrana

Setién es un técnico distinto, pero con dejes azulgrana. Tiene buena relación con la prensa y su plantilla actual cuenta con las que en su día fueron las futuras estrellas del barcelonismo. Antonio Sanabria, Cristian Tello, el pretendido Sergio Canales o el más reputado Marc Bartra, por el que recientemente ha protagonizado un polémico episodio para el beticismo. 

El técnico comentó en una entrevista a RAC1 la conversación que mantuvo con el central: "Algo no estarás haciendo bien para que estés aquí en el Betis, un equipo que en teoría es menor que los otros dos que has estado y con menos potencial". Una recomendación que ha sentado como un jarro de agua fría a la afición bética y que ha obligado al técnico a rectificar públicamente durante la rueda de prensa previa al partido contra el Milán: "Suelo tratar de decirles a los futbolistas todo lo que debo para que mejoren, para que den lo mejor de sí mismos... Tengo una gran comunicación con Bartra, nos entendemos perfectamente, él sabe que tiene que mejorar algunas cosas. Normalmente nos ponemos siempre de acuerdo”.

Y añadió: "Bartra nos está dando muchísimas cosas, quiero que esté en la selección y quiero que vuelva a un equipo de la élite más absoluta porque tiene capacidad para ello". Unas declaraciones que ahondaron en la herida y por la que tuvo que disculparse a través de Twitter

 

Hoy destacamos