Culemaníacos

Víctor Valdés da instrucciones a sus compañeros durante su última etapa en el Barça / EFE

Víctor Valdés da instrucciones a sus compañeros durante su última etapa en el Barça / EFE

El recuerdo más feliz de Víctor Valdés como jugador del Barça

El portero catalán guarda una pieza de gran valor de su trayectoria como azulgrana

Guillem Andrés

21.05.2020 16:00h Actualizado: 21.05.2020 16:05 h.

2 min

Víctor Valdés es uno de los mejores porteros de la historia del Barça. Sin embargo, algunas circunstancias como su salida tras la lesión o su corto paso como entrenador del juvenil no le han hecho justicia a su gran rendimiento durante 10 temporadas defendiendo la portería azulgrana.

Una de las actuaciones más recordadas de su carrera es la de la final de Champions de 2006 en París; de la que esta pasada semana se cumplieron 14 años. En el inicio de partido el Arsenal se volcó en ataque y Valdés tuvo que achicar agua en dos claras ocasiones de Henry. Primero en un mano a mano y pocos minutos después en un disparo lejano. De este modo, el portero fue uno de los héroes de aquel título.

Por tal de mantener fresco el recuerdo, Valdés conserva una pieza de gran valor: la camiseta con la que jugó en el Stade de France. "Lo único que guardo de mi etapa bajo palos, fuera de lo que mi memoria llegue a recordar... Eternamente agradecido por vuestros mensajes estos últimos días. #Paris2006", plasmó en las redes sociales.

El sufrimiento de Valdés

El hecho de guardar solo una camiseta también va muy acorde a su personalidad y a lo que vivió durante su etapa como futbolista. En un Informe Robinson detalló que “desde los 8 hasta los 18 años para mí el jugar de portero cada fin de semana ha sido un sufrimiento constante de algo que no me gusta hacer y que no entiendo”.

Un primer paso para su mejoría fue asistir a terapia, pero la final de París también tuvo un peso especial. Ya hace años confesó en Barça Tv que “aquella noche me dio fuerza para seguir en el Barcelona muchos años más, sin ese partido quizá no habría durado tanto. Superé las críticas". Cabe recordar, por lo tanto, que en sus primeras temporadas tampoco lo tuvo fácil y había un debate en si tenía que jugar él o Jorquera, ya que alternó grandes paradas con algunos errores clamorosos.

Clave en los grandes momentos

Víctor Valdés era de aquellos futbolistas que se crecen en el los grandes escenarios. La final de París es uno de los grandes ejemplos. Asimismo en la Champions de 2009 también tuvo un papel fundamental. Primero en las semifinales frenó las oportunidades de Drogba. En la final de Roma, además, el Barça no salió bien al campo pero el equipo pudo sobrevivir en los primeros minutos gracias a las paradas de Valdés.

 

Hoy destacamos