Culemaníacos

Una foto de la camiseta del Reus / Twitter

Una foto de la camiseta del Reus / Twitter

El Reus necesita un millón de euros antes del domingo para evitar su desaparición

El club catalán, que está en concurso de acreedores, no podrá inscribirse en Segunda B sino resuelve unas deudas antes del 30 de junio

Claudia Granja @c_granjafranch

28.06.2019 13:21h Actualizado: 02.07.2019 13:18 h.

3 min

Situación límite. Así describen el escenario que se presenta en los próximos tres días naturales al Club de Fútbol Reus Esportiu. Tras entrar en concurso de acreedores el pasado 22 de marzo por orden del juzgado mercantil de Tarragona, quien confirmó la insolvencia económica del club, el calendario se ha echado encima de uno de los históricos del fútbol catalán. 

Según informaron fuentes del club a Culemanía, la situación es desesperante. Ni la salida de Joan Oliver, quien dejó una deuda de casi ocho millones de euros en las arcas rojinegras, ni la llegada del grupo inversor norteamericano US Real State Investiment, con Clifton Onolfo a la cabeza, parece que vayan a poder resolver una situación que significaría la desaparición del Reus de forma definitiva. 

Los plazos se cumplen y este viernes es el último día hábil para que la entidad catalana se inscriba en Segunda División B, categoría que corresponde al equipo después de que la Liga expulsara a la entidad catalana durante tres años del fútbol profesional, además de la imposición de una multa de 250.000 euros. Tampoco respondió a su favor el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), que denegó la suspensión cautelar sobre la expulsión de la Liga 123.

Sin respuesta

La decisión del TAD obtuvo respuesta inmediata del club: "Continuaremos trabajando para preservar sus derechos y revertir esta injusta sanción que perjudica gravemente el futuro de la entidad". Una entidad con 104 años de historia que se juega quedar reducida a cenizas. "Ahora es a vida o muerte", explican fuentes conocedoras del caso. La deuda del club asciende a un total de 7,5 millones de euros, pero "la prioridad es encontrar un millón de euros que nos permita inscribirnos antes del domingo en la categoría", relatan preocupadas.

Una foto de archivo de los jugadores del Reus

Una foto de archivo de los jugadores del Reus

"Es la cifra base para reiniciar el proyecto, aunque con el tiempo encima medio millón nos daría margen. Estamos obligados a pagar a los jugadores del filial, al cuerpo técnico y otras deudas con la Liga para poder mantener con vida al club", remachan.

Un club que, de no inscribirse, perdería la plaza y debería empezar de cero, lo que acabaría con la entidad como se entiende hoy en día. Medio millón de euros ahora y otro medio millón a corto plazo para salvar una entidad histórica a la que nadie parece querer o poder ayudar. "Hemos estado hablando con quien nos podría ayudar, hemos movido medio mundo buscando inversores y capital, pero nada". 

¿Y el americano?

Sorprende la incapacidad económica de un club que, pese a estar en concurso de acreedores y bajo el control y supervisión de Verae Abogados y Economistas, cuenta con el capital del Clinton Onolfo quien, según apuntan las fuentes consultadas, parece incapaz de encontrar nuevos aliados para salvar un proyecto que le pertenece: "Está motivado, poniendo todo de su parte para tirarlo hacia delante, el problema es que hace mucho tiempo que tenían que haber ocurrido cosas y su credibilidad está en cuestión, la afición está enfadada. Cuando no pasan cosas y la situación se al pone límite es porque ha faltado tomar medidas que sí estaban en su mano". 

Joan Oliver, quien fuera el máximo accionista del Reus, en sala de prensa / EFE

Joan Oliver, máximo accionista del Reus, en sala de prensa / EFE

Su llegada al club se entendió como la salvación definitiva de la entidad, pero salvo milagro no habrá solución posible. La situación pinta tan mal que ya no esconden la necesidad: "Necesitamos que se conozca el problema para salvar a un club histórico catalán. Cualquier ayuda sería buena, siempre que encaje con el proyecto del club que sería otro de los representantes de Cataluña en el fútbol español, que cada vez hay menos en las categorías más elevadas". 

El Reus espera de nuevo otro milagro, tras la fuga de sus jugadores, el destierro de LaLiga de Segunda y la espantada de Joan Oliver quien, a fin de cuentas, lo empezó todo. 

 
Hoy destacamos