Culemaníacos

Ricky Rubio, Víctor Claver y Marc Gasol celebran el triunfo en la final del Mundial / EFE

Ricky Rubio, Víctor Claver y Marc Gasol celebran el triunfo en la final del Mundial / EFE

Ricky Rubio y Marc Gasol, una dupla letal con ‘ADN Barça’

Fueron los dos puntales de la selección española en el Mundial de China

Pau Beya Acero @pbeya96

16.09.2019 18:03h

3 min

Lo volvieron a hacer. Han pasado los años y han cambiado los jugadores, pero la selección española permanece en lo más alto del baloncesto mundial. No estaba entre las grandes favoritas, pero a diferencia de Serbia, Estados Unidos Francia, ofreció su mejor nivel en el momento de la verdad y se convirtió en la campeona del mundo por segunda vez en su historia, trece años después de lograrlo por primera vez.

Ha sido una época dorada para el baloncesto nacional. Entre el triunfo de Japón en 2006 y el de China este pasado domingo, España ha cosechado dos platas y un bronce olímpico, tres oros, una plata y dos bronces europeos, a lo que hay que sumar los dos campeonatos mundiales ya mencionados. La plata en el Eurobasket de 2007 y la debacle ante Francia en el Mundial de 2014, celebrado en España, han sido dos de las pocas decepciones que ha provocado una selección que se ha instaurado en la élite europea y mundial del baloncesto.

Dos de los grandes culpables de que España no haya perdido esta hegemonía pese al adiós de jugadores como Navarro han sido Ricky Rubio Marc Gasol. Debían ejercer de líderes en China y no han decepcionado. El base fue nombrado mejor jugador (MVP) del torneo gracias a sus actuaciones estelares en la fase final. El pívot lo acompañó en el quinteto ideal del campeonato dejando partidos tan memorables como el que firmó ante Australia.

ADN Barça

Más allá de los éxitos cosechados con la selección española a lo largo de los últimos años, las carreras de Marc Ricky guardan otra similitud: ambos vistieron la camiseta del FC Barcelona. No ofrecieron el mismo rendimiento y tampoco dejaron el mismo legado, pero el club azulgrana significó un antes y un después en su trayectoria deportiva.

Marc Gasol con el trofeo del Mundial / EFE

Marc Gasol con el trofeo del Mundial / EFE

Por lo que respecta a Gasol, debutó con el equipo catalán en 2003 y, esa misma temporada, los blaugranas levantaron la Liga ACB. Estuvo dos temporadas más en el Palau, pero nunca llegó a despuntar. Tras el oro mundial en 2006, decidió cambiar Barcelona por Girona, donde brilló defendiendo los colores del Akasvayu.

Especialmente en su segundo curso. Recibió once veces el premio a mejor jugador de la jornada de la ACB y al final de la campaña fue nombrado el MVP de la competición. Tras destacar en GironaGasol cruzó el charco el verano de 2008 rumbo a los Memphis Grizzlies, emulando así a su hermano Pau. Tras más de una década en el equipo de Tennessee, donde se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia de la franquicia, fue traspasado a Toronto Raptors en febrero de 2019. Meses después de llegar a Canadá, logró el ansiado anillo de la NBA. Esto, sumado al oro mundial, hace del 2019 un año inolvidable para Marc Gasol.

Talento precoz

La trayectoria de Ricky es completamente diferente. Destacó desde muy pronto, llegando a debutar en la ACB con solo 14 años defendiendo los colores de La Penya. En lo que a edad se refiere, Rubio siempre fue un paso por delante del resto. Llegó al FC Barcelona en 2009, con solo 18 años, pero ya era una estrella del baloncesto europeo. Su impacto fue inmediato: ese curso, el cuadro azulgrana ganó la Supercopa ACB, la Copa del Rey y la Euroliga. Solo se le resistió la Liga ACB, trofeo que ganaría un año más tarde.

Ricky Rubio con el trofeo del Mundial / EFE

Ricky Rubio con el trofeo del Mundial / EFE

 

En 2011, dos años después de llegar al Palau, cruzó el charco rumbo a Minnesota. Tenía tan solo 20 años, pero ya no era una promesa, sino una realidad. En Europa lo había ganado todo y solo le faltaba triunfar en América. Pocos meses después de su fichaje por los Timberwolves, sufrió una grave lesión de rodilla que lo apartó de las pistas durante meses, privándole de poder defender la plata olímpica con España en los Juegos Olímpicos de 2012

Como ha hecho a lo largo de su trayectoria, Rubio se sobrepuso y con el paso de los años fue mejorando en el tiro, la dirección del juego y su peso en el equipo. En 2017 fue traspasado a los Utah Jazz, equipo que le dio la oportunidad de jugar unos playoffs de la NBA por primera vez en su carrera. Ricky nunca ha parado de mejorar y el éxito de España en este Mundial no se entiende sin su aportación ni liderazgo. Tampoco sin Marc Gasol. Dos jugadores con ADN Barça que, junto con Claver, Llull, Rudy y compañía han devuelto a la selección a lo más alto.

 
Hoy destacamos