Culemaníacos

Una foto de archivo de Riqui Puig frente al Boca Juniors / EFE

Una foto de archivo de Riqui Puig frente al Boca Juniors / EFE

Riqui Puig o el resurgir del Barça B

Los chicos de García Pimienta ya vuelan en la categoría de bronze con Riqui Puig comandando la nave

Claudia Granja @c_granjafranch

01.10.2018 13:04h

2 min

El Barça B ha retomado la senda de las victorias y los tres puntos después de un inicio de temporada difícil. Tras perder frente al Alcoyano y el Ejea en las dos primeras jornadas de campeonato, los chicos de García Pimienta empiezan a tomarle la media a la categoríade bronze. 

Desde entonces no saben que es perder. Un empate y tres victorias han catapultado a los azulgrana a la cuarta posición de la tabla. Diez puntos que saben a gloria y que confirman la mejor noticia del filial: la mejora del juego y la apuesta firme de 'Pimi' por el estilo Barça.

Riqui Puig, en la sala de máquinas

La promesa de La Masia que deslumbró en la pretemporada por Estados Unidos con el primer equipo, Riqui Puig, se ha hecho un hueco en el equipo. Desde que consiguió hacerse con un puesto en el once frente al Peralada, el de Matadepera ha demostrado su carácter en el terreno de juego y García Pimienta ha sido incapaz de sentarle. 

Concidiencia o no, el filial ha conseguido representar en la máxima expresión el estilo azulgrana y consecuentemente conseguir resultados positivos con el mediocentro como cerebro del equipo. Todo apunta a que su titularidad será indiscutible. Acompañado de Carles Aleñá en la dirección del equipo y que ha aportado la experiencia de Segunda División, el centro del campo del filial es un escándalo. 

Estilo innegociable

El filial tiene como proridad recuperar la plaza perdida la temporada pasada en la categoría de plata. No se prevé una temporada fácil. Campos difíciles, rivales duros de roer y un estilo que de juego que en campos de dimensiones más reducidas es más asequible de defender. 

El técnico azulgrana lo tiene claro. Ascenderán o no fieles a su estilo. Cueste lo que cueste. 'Pimi' apostó desde un inicio por la paciencia y la elaboración y ya empiezan a cosechar resultados favorables. Con los desajustes defensivos resueltos, el filial ha demostrado una solvencia defensiva envidiable y una sala de operaciones intratable. Desde el club la apuesta es firme; el ascenso es primordial para que las promesas de la entidad puedan adaptarse con mayor facilidad al primer equipo. 

Cada vez más maduros

Con un 4-3-3 como base del equipo y la posesión del balón como leitmotiv del juego, el Barça se postula como uno de los firmes candidatos a jugar la fase de ascenso. La liga será larga, pero la prioridad es el estilo. Un estilo que Puig representa a la perfección. El equipo ha mejorado en todas las fases y sabe sufrir, un aspecto fundamental en una categoría donde reina el físico y los partidos de ida y vuelta. 

El filial quiere imponer el estilo de la casa a toda costa. El Mini frente al Olot firmaron su mejor partido de la temporada. Posesión, gol y aguante. Exactamente lo que pide 'Pimi'. El sábado tienen una nueva prueba frente al Atlético Baleares. 

 

Hoy destacamos