Culemaníacos

Una foto de archivo de Leo Messi en el banquillo del Barça / FCB

Una foto de archivo de Leo Messi en el banquillo del Barça / FCB

Semana mágica para los fusilados por Messi en el Barça

Tres de los delanteros que fichó el club para acompañar a Messi en la delantera y que no cuajaron al lado del argentino han vuelto a demostrar su calidad con golazos

Claudia Granja @c_granjafranch

17.09.2018 16:00h Actualizado: 17.09.2018 20:02 h.

4 min

Congeniar con Leo Messi no es fácil. La calidad del argentino está por encima de todos, y si algo exige el '10' azulgrana es que esa técnica y visión de juego sea correspondida con efectividad, es decir, goles y resultados. A la largo de los años, el Barça ha buscado encontrar al '9' perfecto para acompañar a Messi, finalizar sus asistencias y repartir los goles del conjunto culé. 

Por ahora, Messi está feliz con Suárez. El uruguayo ha conseguido reunir todas las cualidades que el argentino ha exigido a sus compañeros durante años y además, forjar una bonita amistad que los hace inseparables y a Luisitio, un intocable. Pero hasta que el charrúa aterrizó en el Camp Nou, el Barça ha contado con estrellas del panorama mundial que tuvieron que abandonar la identidad por la puerta de atrás a causa de las diferencias con el astro argentino. Su liderazgo es incuestionable y Messi manda, independientemente de qué jugador se trate.

En dicha lista de deshauciados del Barcelona se encuentran jugadores que han sido referencias en sus selecciones y han triunfado en el resto de equipos en los que han militado. Debido a su carácter o a su falta de entendimiento con el '10' tuvieron que buscar mejor fortuna en otras entidades. 

Samuel Eto'o

El camerunés fue el primero en vivir el crecimiento de Messi en el Barça. Antes de que el argentino se consagrara en el primer equipo, Eto'o formó una dúpla de ataque junto a Tierry Henry y Ronaldinho. Hasta la llegada de Messi y de Guardiola. Eto'o formó un tridente de ataque que consiguió la Champions en París en el primer año del de Sampedor como técnico azulgrana, pero los motivos extrafutbolísticos propiciaron la salida del ariete el verano de 2009. El camerunés siempre ha asegurado que fue una "salida sucia, poco elegante y con muy poca clase" después, según su opinión, de todo lo que hizo por el club. Por contra, Guardiola no contaba con él y nunca hizo declaraciones al respecto.

El técnico simplemente explicó que su salida se debía a la necesidad de "mirar hacia adelante" después de haberlo ganado todo en la temporada pasada¡ y que todo obedecía a una cuestión de "feeling, de sensaciones", no de "razones futbolísticas". Ahora, con 37 años, Eto'o sigue marcando diferencias. Retirado ya de las principales ligas, el camerunés juega en el Qatar SC que se enfrentó al Al Shahaniya. En el minuto 51 de partido, el exdelantero azulgrana recibió desde banda izquierda un centro que decidió finalizar de tacón para marcar un golazo para recortar distancias en el marcador. 

Además, demostró que sigue siendo un jugador polémico. Se encaró con el portero rival que intentó retener el balón en sus manos para perder tiempo. Carácter y calidad que no se acaban ni con el paso de los años. 

Zlatan Ibrahimovic, uno por otro

El sueco fue el elegido por Guardiola para ser el relevo de Eto'o en la delantera del equipo. Un jugador de calidad, que sería la referencia ofensiva del equipo y que aportaría alternativas al juego posicional del Barça. El sueco no entró con buen pie en el vestuario del Camp Nou. Messi e Ibra nunca se entendieron. Procedente del Inter de Milán, Zlatan solo aguantó una temporada en la entidad catalana. Demasiado ego en un vestuario tan pequeño. El que fuera el '9' del Barça en la temporada 2009-2010 nunca aceptó el rol secundario al que le secundó Messi. 

Tampoco gustaron sus formas a Guardiola, que tras un año en el club decidió mandarlo de nuevo rumbo a Italia. Una operación que, económicamente, fue deficiente. Zlatan fue por aquel entonces el fichaje más caro de la historia del club --45 millones de euros-- y la inversión no cuajó. Guardiola miró por el equipo y dejó de contar con él. Tras recalar en Italia, y posteriormente en el Manchester United --donde sufrió una lesión de larga duración--, el sueco ha decidido acabar su carrera en Estados Unidos donde se ha convertido en el ídolo de masas de la ciudad Los Ángeles.

Este fin de semana, cuando su equipo, Los Ángeles Galaxy, perdía 3 a 0 frente al Toronto FC decidió marcar un gol inolvidable para agrandar su leyenda. Su gol 500 como futbolista profesional al que ya han puesto apodo. 'El cinturón negro'. El sueco recibió un centro frontal y decidió finalizar con una acrobacia para acortar distancias. Seguro que no lo celebró como quería debida a la inferioridad en el marcador, pero de nuevo regaló al estadio una de sus decenas de joyas futbolísticas.

David Villa, se repite la historia

Con la salida del sueco, el Barça decidió recurrir a uno de los delanteros, por aquel entonces, más decisivo del campeonato doméstico. 'El Guaje Villa', procedente del Valencia, por el que se abonaron 40 millones de euros. La historia con el asturiano empezó mejor, pero acabó de la misma forma. Messi, Pedro y Villa fueron el tridente que volvería a conquistar la Champions en Wembley --con goles de los tres atacantes-- pero Messi y Villa tampoco se entendieron nunca. 

La relación mejoró con el tiempo, pero se acabó degrando la última temporada, algo que condenó al asturiano a abandonar la disciplina azulgrana dos temporadas después de haber llegado al club rumbo al Atlético de Madrid. Por todos es recordada la bronca que Messi dio al ex '7' azulgrana en Granada por no pasarle el balón en condiciones.

 

Desde aquel día, y pese a que ambos salieron públicamente a desmentir una mala relación y dejaron el episodio en "rencillas del juego", la relación nunca fue igual. Villa no entendía por qué Messi siempre jugaba todos los minutos y tenía unos privilegios que otros compañeros no. Además, siempre consideró que él era más generoso con el argentino que al revés. Tras su salida, en 2012, Villa triunfó en el Atlético de Madrid ganando la liga y ahora continúa demostrando sus galones en Nueva York. Hace una semana, dio el empate al conjunto neoyorquín con jun golazo de falta en el minuto 85. Un guante en la derecha que no ha perdido calidad pese a sus 36 años.

 
Hoy destacamos