Culemaníacos

Guardiola, en un partido con el Manchester City | EFE

Guardiola, en un partido con el Manchester City | EFE

Las similitudes del City y el Barça de Guardiola que ganó la Champions hace 10 años

Ambos equipos llegaron a la cima de Europa practicando un juego coral que emocionó al mundo

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

06.05.2021 00:56h

3 min

El 29 de mayo de 2011, Pep Guardiola levantó al cielo de Wembley su segunda Champions League con el Barça. El cuadro culé superó al Manchester United en un encuentro que tuvo como gran protagonista a Leo Messi. Sin embargo, más allá de la figura del argentino, el triunfo blaugrana se sustentó en un juego coral que emocionó al mundo. 

Guardiola, celebrando la Champions conseguida con el Barça en 2011 | EFE

Guardiola, celebrando la Champions conseguida con el Barça en 2011 | EFE

Poco tiempo después, el de Santpedor anunció que ponía el punto final a su etapa en el Camp Nou. Y con ello, se evaporaron también todas sus opciones de ganar la Champions League. Hasta ahora. Justo una década después, diez Guardiola volverá a disputar una final de la Champions. En un ecosistema completamente diferente (se disputará en el Atatürk Olympic Stadium de Estambul), ante un rival distinto (el Chelsea) y dirigiendo a un club que sigue ganando puntos para tener un hueco importante en su corazón (el Manchester City), pero construido a base de billetes, y no potenciando la cantera, como hizo en el Barça.

El sello de Guardiola

Pese a que todo esto invita a pensar que el contexto podría ser completamente distinto, la realidad es que la situación de ambos equipos guarda similitudes sorprendentes, que sin duda llevan el sello de Guardiola. Empezando por la apuesta de un falso 9. En Wembley, ese papel lo desarrolló a la perfección Leo Messi; esta vez, es De Bruyne el que se ha adaptado a jugar en esa posición. El técnico catalán ha conseguido sacar más a sus estrellas colocándolos en un posición idónea para conectar con sus compañeros. 

Los jugadores del Barça, celebrando uno de los goles contra el United | EFE

Los jugadores del Barça, celebrando uno de los goles contra el United | EFE

Y es que ahí reside una segunda coincidencia evidente. En ambos conjuntos, Guardiola ha conseguido armar un grupo de futbolistas de una calidad individual sobresaliente, pero que juntos, todavía son mejores. La gran fortaleza reside en su juego coral. En su capacidad de buscar movimientos de forma constante, para dar salida a sus compañeros y obtener más opciones de atacar la portería rival con el balón. En el Barça, contaba con Busquets, Iniesta y Xavi para liderar esta tarea. En el Etihad, es trabajo de Gundogan, Foden, Bernardo Silva y Fernandinho. 

Por otra parte, en Manchester finalmente Guardiola ha sido capaz de encontrar una defensa de garantías, que no solo cumple en tareas defensivas, sino que también es la primera que participa en la creación de juego. Ruben Dias ha tenido un peso determinante en este crecimiento, junto a la presencia de laterales profundos como Walker y Cancelo o Zinchenko. En el Barça, contaba con Piqué como líder, y Alves y Abidal en las bandas. 

Los jugadores del City celebran un gol contra el PSG / EFE

Los jugadores del City celebran un gol contra el PSG / EFE

Más allá de que el City es el equipo que más dinero ha movido en el último lustro (su balance de fichajes y ventas es de 630 millones, el más alto de Europa), la realidad es que el cuadro skyblue ha demostrado tener un plan. No son solo nombres adquiridos a través de billetera. Guardiola ha sido el punto de unión de todos estos futbolistas privilegiados técnicamente. Y los ha convertido en una máquina que funciona a la perfección. Como hizo en el Barça, o en el Bayern en su momento. 

Tercer entrenador con más títulos de la historia

Los últimos fracasos de Guardiola en Europa enturbiaron un currículum envidiable. Es el tercer entrenador que más títulos ha ganado en la historia del fútbol (30 títulos). Y lo ha hecho en solo 13 años. Lo que significa que acumula un mínimo de dos títulos por temporada. 

En el City, la primera vez que supera los cuartos de final le ha servido ya para llegar a la final. Era una mancha evidente, pese a que ha levantado ya nueve títulos con el club citizen, entre ellos dos Premier League (y está cerca de la tercera). Su papel en Europa era otro de los motivos de sus detractores para criticar su laureada trayectoria.

Pep Guardiola en un partido del City / EFE

Pep Guardiola en un partido del City / EFE

Ahora, la realidad es que el próximo 29 de mayo, diez años después, tendrá la oportunidad de ser el cuarto entrenador de la historia con tres Copas de Europa (Paisley, Ancelotti y Zidane) y el sexto que logra el trofeo con dos clubes distintos (Happel, Hitzfeld, Mourinho,Heynckes y Ancelotti). Sumando la que ganó como jugador, se quedaría a una de las cinco que lograron Miguel Muñoz y Ancelotti, omnipresente en este listado.

Guardiola no se cansa de dejar sin argumentos a todos los que le critican. Pero es que, más allá de los títulos, de lo que de verdad saca pecho Guardiola es de dotar de una personalidad y de dejar su sello en el juego de todos los equipos por los que pasa. Y eso si que es indiscutible. 

Hoy destacamos