Culemaníacos

Riqui Puig en un encuentro con el Barcelona/ Depor

Riqui Puig en un encuentro con el Barcelona/ Depor

Las suculentas ofertas que no seducen a Riqui Puig

Riqui Puig mantiene su deseo de quedarse en el Barça y entrar en los planes del primer equipo

Guillem Andrés

21.04.2020 15:20h Actualizado: 21.04.2020 16:25 h.

3 min

La cantera del Barça está llena de talento. Sin embargo, en los últimos años los jugadores de la casa no han tenido muchas oportunidades en el primer equipo. Después de la cesión de Carles Aleñá al Betis, Riqui Puig podría seguir el mismo camino. El Diario Sport, por el contrario, afirma que el centrocampista no tiene intención de salir del Barça. A su vez, esta decisión estará condicionada al papel que se espere de él.

Lo que ya parece evidente es que la Segunda B se le ha quedado pequeña. Incluso si el Barça sube a la categoría de plata, difícilmente se quedaría en el filial. De este modo hay dos opciones: que se aposente en el primer equipo o que se marche cedido. Su intención es la de quedarse, e incluso Sport asegura que aceptaría tener ficha del Barça B pero con dinámica del primer equipo.

Las posibles salidas

Un jugador de la calidad de Riqui Puig es evidente que tendrá varias opciones de foguearse en otro equipo. El jugador de la Masia ya tiene la madurez necesaria para aposentarse en Primera División y de ofertas no le faltaran. El Barça no lo venderá, pero sí que podría buscar una cesión. En este sentido el Betis está muy bien posicionado e incluso en Estadio Deportivo afirman en portada que Setién puede acercarlo al equipo verdiblanco.

Aleñá, junto a Riqui Puig en un entrenamiento del Barça | FCB

A su vez, Sport también informó hace unos días que el Celta de Vigo, el Granada y el Ajax se han puesto en contacto con el Barça para preguntar sobre su cesión. Ante estas opciones, por lo tanto, habrá que ver cuál es la idea del club y qué cree el propio jugador que es mejor para su futuro. Hasta día de hoy, su voluntad sigue siendo quedarse.

Setién pone el freno de mano

En su presentación, Quique Setién inculcó un mensaje de esperanza hacia los jugadores de la Masia dejando claro que les daría oportunidades. En sus primeros partidos, además, contó con Riqui Puig en un hecho que aportó aire fresco a los defensores de la cantera. Sin embargo, poco a poco, se aferró a los habituales y el catalán dejó de entrar en las convocatorias.

En los últimos días Setién ha dado un seguido de entrevistas que han ido en la línea contraria de la idea que propagó en su presentación. Primero de todo, en TV3 afirmó que “a los canteranos aún les faltan algunas cosas que les van a hacer más competitivos y lo que hacemos desde el cuerpo técnico es exigirles para que alcancen el máximo nivel”.

Riqui Puig, Eder Sanabria y Quique Setién en una imagen de archivo / FC Barcelona

Horas más tarde también detalló en Rac1 que “el Barcelona necesita ganar todos los partidos. No te puedes permitir el lujo de perder partidos si quieres estar arriba". Finalmente lo remató en la SER explicando que "a mí no me han convencido del todo para jugar más de lo que lo han hecho”.

Estas declaraciones, por lo tanto, son un golpe bajo ante las expectativas que se crearon tras su llegada. De este modo es evidente que se ha priorizado la exigencia de los resultados. Incluso Ansu Fati dejó de tener minutos en los últimos partidos. A todos estos, también hay que ver qué sucederá con Álex Collado y Monchu.

Exceso de mediocentros

Una de las tareas más importantes que tendrá que hacer este verano el Barça es la de desprenderse de varios jugadores para dar paso a aquellos que tendrán que sustentar al equipo en el futuro. Ahora mismo la plantilla cuenta con Busquets, De Jong, Arthur, Arturo Vidal, Rakitic y en ocasiones Sergi Roberto. De cara a la próxima temporada hay que añadirle la probable vuelta de Aleñá, la más dudosa de Rafinha, los nuevos fichajes y la opción de Riqui Puig.

Messi, Ansu Fati, Riqui Puig y Arturo Vidal celebran el gol contra el Granada / EFE

Es evidente, por lo tanto, que hay un exceso de mediocentros y que el Barça se tendrá que vender a algunos de ellos. Los más expuestos a salir son Rakitic y Arturo Vidal. El croata ya manifestó el fin de semana que nadie le había llamado para renovar, cuando su contrato termina en 2021. A su vez, el Inter de Milán se interesó por el chileno en el mercado de invierno y podría ser una buena opción para traer a Lautaro Martínez.

De mismo modo, el Barça también trabaja con las opciones de traer a un mediocientro joven y ofensivo. Entre los deseados están Saúl Ñíguez y Fabián, pero habrá que ver si el club tiene suficiente capacidad económica para afrontar estos fichajes.

 
Hoy destacamos