Culemaníacos

Una foto de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça / Twitter

Una foto de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça / Twitter

Xavi Bosch da la cara tras su polémico artículo y atiza a Bartomeu

El periodista explicó públicamente las razones por las que escribió el artículo y se reafirmó después de que nadie le haya podido desmentir

Claudia Granja @c_granjafranch

02.10.2019 15:32h Actualizado: 02.10.2019 15:33 h.

3 min

Un revuelo enorme que todavía trae cola. El artículo de Xavier Bosch en Mundo Deportivo del pasado 28 de septiembre --Así consiguió el vestuario del Barça todo el poder-- todavía es tema de debate en el FC Barcelona. Ocho párrafos en los que el periodista expuso su razonamiento sobre la situación deportiva que vive el equipo y que no pasó desapercibida ni en la junta directiva ni tampoco en el vestuario. 

Las declaraciones de Gerard Piqué tras vencer en Getafe avivaron una polémica que evidentemente se comentó dentro del vestuario. Ejerció de portavoz de la plantilla ante los micrófonos con un discurso que tenía preparado y que sirvió de alerta para algunos medios y algunas voces de la directiva que, según considera el central, filtran información de más

Días después de las declaraciones del zaguero, y con la confirmación de que Bartomeu no forzará un encuentro para rebajar la tensión interna, el causante de todo este revuelo tomó voz en el programa Aquí, amb Josep Cuní de Radio Barcelona.

Alusiones sin desmentidos

Bosch fue entrevistado por su homólogo sobre la situación que ha vivido los días posteriores a las declaraciones de Piqué y sobre el recibo que tuvo de los ataques del central. Cuestionado por si se dio por aludido explicó: "Ahora, sí. En ese momento, cuando lo escuché, no. Estaba muy contento. Habíamos ganado el partido. Encontré que era absurdo decir que alguien escribía al dictado de alguien, o que alguien firmaba artículos que no había escrito". 

Firmeza en sus argumentos

Tampoco parece ser que la situación haya hecho mella en el periodista. Un artículo que en el vestuario se tomó como un ataque directo a su influencia, pero que según Bosch era un tirón de orejas a una directiva que no ha sabido controlar la situación.

Una foto de Gerard Piqué y Josep Maria Bartomeu en el Camp Nou / Twitter

Una foto de Gerard Piqué y Josep Maria Bartomeu en el Camp Nou / Twitter

"Mi artículo hablaba del empoderamiento de los jugadores, pero por lo tanto era una crítica, por los pliegues de la balanza, a quien ha permitido este empoderamiento. Yo les decía tibios y palanganeros a las Juntas Directivas que estos diez años, de grandes éxitos del Barça, como no querían detenerlo, porque querían que siguiera el círculo ganador, pues han ido dando poder, y más poder, a los jugadores” y añadió reafirmándose en su teoría: "Ha pasado una semana de mi artículo en Mundo Deportivo y ni la Junta Directiva, ni ningún jugador, ha podido rebatir ninguna de las 30 afirmaciones que hacía, por las que ellos han ido cogiendo poder".

¿Son verdaderamente los dueños?

Cuando van mal dadas se señala a los jugadores, pero a mitad de temporada es imposible deshacerse de ellos por lo que, normalmente, pagan los platos sucios entrenadores y secretaría técnica. Bosch sostiene que este Barça, que será histórico, ha cogido más poder dados los buenos resultados que ha cosechado en la última década. "Lo han tenido siempre (el poder), pero cada vez más, porque ganando tienes más posibilidades que te digan sí a todo, que es lo que ha estado pasando estos 10 años, por eso puse quién tiene el cuchillo corta el melón".

Las amenazas de Piqué, apoyadas por Messi y Luis Suárez

Las amenazas de Piqué, apoyadas por Messi y Luis Suárez

Asimismo, aseguró que "son muy influyentes. Tienen mucho poder. Está bien. Cada uno mira de tener sus fuerzas. Lo que no puede ser es tener una Junta tibia. Después no estaremos a tiempo de parar esta espiral". Una situación que sostiene con argumentos y con experiencia después de décadas como periodista: "En 30 años haciendo de periodista, vinculado más o menos en el Barça, en un medio o en otro, es una evidencia. Los jugadores son egoístas. Su carrera es muy corta y piensan en ellos. Si hay un jugador y lo fichan para que juegue en su lugar, ya no les gusta".

Bosch sale en su defensa y mantiene firmes sus argumentos, especialmente la apuesta del vestuario por Neymar en detrimento de Dembelé, la permisibilidad del club con los lesionados --haciendo alusión a Umtiti y Suárez-- y asegura que vetan, no que proponen. Más leña al fuego.

 

Hoy destacamos