Dagoberto Escorcia @Dagoesco

13.01.2020 09:02h

2 min

Lo peor de la Supercopa de España para el Barça no fue perder contra el Atlético de Madrid. La derrota fue inmerecida e injusta. El Barça dominó, llevó la iniciativa y creó muchas oportunidades de gol, lo que confirma que por muy bien que juegues no siempre la victoria te sonríe. Pero lo peor vino después, cuando corrió la noticia de que Óscar Grau y Eric Abidal estaban en Qatar. Oficialmente fuentes del club dijeron que la presencia del ejecutivo y el secretario técnico estaba programada de antemano para visitar a Ousmane Dembele, que está realizando su recuperación en Doha.

Sin embargo, el trasfondo de la presencia de Grau y Abidal en Qatar no era otro que intentar convencer a Xavi Hernández para que sea el próximo entrenador del Barça. Pero pronto se supo que sobre la mesa de Xavi, los enviados de la directiva del Barça dejaron una oferta para sustituir a Ernesto Valverde en plena temporada, cosa que el club no ha desmentido. Y es aquí donde la directiva de Josep María Bartomeu se ha pegado un tiro en el pie.

De todos es sabido que Xavi tiene un compromiso con Víctor Font, reconocido socio barcelonista que ha comenzado muy pronto a preparar su candidatura a la presidencia del club. No hay nada de malo en pretender contratar a un profesional que en cierta forma ya ha pactado su vinculación con un serio adversario. Lo verdaderamente malo y donde la directiva comete un error es en intentar fichar a alguien y no lograrlo. Y más cuando se trata de un hombre de la Masia que está deseando volver al club. Ir a por él y no traerlo es hacer el ridículo. Y no creo que sea por incapacidad de Grau y Abidal, simplemente porque no era el momento de ir a por Xavi.

Si hay directivos descontentos y desesperados por la gestión de Valverde al frente del equipo no tienen más remedio que esperar al final de temporada para tomar esta decisión. Un club grande como el Barça no debe plantearse la sustitución del técnico en plena competición. Decisiones como esa pertenecen al pasado, y se tomaban cuando el equipo no tenía ninguna opción de luchar por un título. Pero no cuando es líder en la Liga y sigue vivo en la Champions. Habrá que ver cómo acaba este paso grotesco que ha dado la directiva y cuál será su explicación ante semejante acción tan grotesca.

 

Hoy destacamos