Hablemos del Barça

Marc Vila

Messi sí, pero no

Marc Vila

Marc Vila @MarcVila_m

20.02.2020 09:49h

2 min

Sí al Barça, sí los culés, si a Barcelona pero no rotundo a la junta actual, no a Bartomeu. A Messi no le han convencido las explicaciones del presidente y las publicaciones filtradas son sólo un asunto más de una larga lista de cosas que ya se ha tenido que tragar.

Neymar, Roma, Anfield, Abidal, Valverde y las derrotas pesan más que las alegrías que ha vivido en los últimos años. Messi envía un mensaje tranquilizador para los culés pero perturbador para Bartomeu. El argentino acababa contrato en 2022 y la foto de su renovación no será con Barto si no cambian mucho las cosas de aquí a final de curso.

Messi seguirá pero no le colgará esta medalla a Bartomeu. Messi está harto de los dirigentes actuales pero NO del Barça. Núñez, Gaspart, Laporta, Rosell o Bartomeu quien realmente manda en el Barça es el balón y el balón tiene dueño: Leo Messi. Mientras él juegue seguirá mandando por encima de nadie. Mientras Messi juegue seguirá teniendo el poder del club en sus manos. Y sabéis qué? Me parece que es mejor así. Bendito sea.

This is Barça

Punto número uno: ¿es ilícito que el Barça se gaste 1 millón de euros en una empresa de monitorización de las redes? Lo es, lo hacen la mayoría de clubes y grandes empresas. Hasta aquí lo podemos aceptar, lo que no podemos aceptar es que se ataque a jugadores, ex jugadores y todo el entorno en general.

Punto número dos: ¿sabía exactamente el Barça a que se dedicaba esta empresa? Si es que sí es muy grave y, si es que no, todavía lo es más. 

Y punto número tres: ¿hay algún precandidato detrás de la información publicada? Podría ser pero tanto si es así como no, eso ahora ya es lo de menos. Es irrelevante.

Bartomeu está contra la espada y la pared, en un punto de difícil salida. Desconfianza, muchas dudas y nada claro... Sólo lo puede salvar el equipo y según cómo, ni eso. El sábado el Barça vuelve a jugar en el estadio, el Camp Nou será el termómetro perfecto para saber el estado de ánimo del culé y es que no olvidemos que la masa culé cada vez está más diversificada. Hay dos Barças, el del aficionado presente en las redes y el del socio que vota y va al Camp Nou. Es inverosímil que se haya llegado a esta situación límite la semana donde el equipo había recortado dos puntos al Madrid y la crisis se debía trasladar a la capital. Así es el Barça.

¿Replantearse el estilo?

El Barça ganó al tercer clasificado de la Liga, ante 80.000 personas, y en el Camp Nou se escucharon silbidos por la insistencia en salir con el balón controlado desde la defensa. No soy nadie para juzgar al socio azulgrana pero creo que son totalmente injustos.

Con Valverde nunca se escucharon y con Setién llegan a poco más de un mes de su llegada. Mal, de verdad. Mal. ¿Qué queremos? ¿Jugar al patadón? ¿A la ida y vuelta? Bueno pues sí es así entonces tal vez tendríamos que replantearnos el modelo y estilo con el que tanto nos gusta llenarnos la boca. Lo harán mejor o peor, pero lo intentan. Esta tiene que ser la lectura y la afición debe estar al lado del equipo más que nunca, los necesitan.

No se jugó tan mal y delante estaba un señor equipo, el EuroGeta de Bordalás. Por su parte el Madrid empató contra el Celta, cuarto por la cola. Los de Zidane no pudieron contra un equipo que apenas había sido capaz de puntuar fuera de casa, en los dos últimos partidos en el Bernabéu le han metido seis goles y no he escuchado pitos. Que se diga todo, no nos creamos la película que nos intentan vender. Ni el Barça está tan mal ni el Madrid está tan bien. Esto es así, la diferencia es de solo un punto y el clásico llega en dos semanas. Entonces hablaremos.

 
Hoy destacamos